4 comments

Oscars: Una Historia de Grandes Injusticias y Decepciones (1970-2012)

by on 25 febrero, 2013
 


PARTE 1 (1929 – 1969)

En el año 1970 se escribió una nueva página en la historia de los Oscars, esto es porque Midnight Cowboy se coronó como Mejor Película y se transformo en la primera y única en lograrlo bajo la calificación de X, esto sería que ningún menor de 17 años podía ver el film. Sin embargo ese mismo año Easy Rider: Buscando mi Destino, uno de los films bisagra de finales de los sesenta y comienzos de los setenta, no lograba si quiera una nominación en la máxima categoría. Dos años más tarde, en 1972, el gran Stanley Kubrick vería nuevamente pasar el premio frente a sus ojos cuando otra de sus obras maestras, La Naranja Mecánica, perdía frente a Contacto en Francia. El Oscar entregado en 1973 a El Padrino, dirigida por Francis Ford Coppola, no tiene discusión, pero es importante recordar que algunas de las otras películas nominadas fueron Cabaret de Bob Fosse y Deliverance de John Boorman. El Golpe, película protagonizada por Robert Redford y Paul Newman, es definitivamente una divertida comedia ambientada en el mundo de los estafadores y se alzó con el premio en 1974, pero para lograrlo dejó en el camino a El Exorcista, Último Tango en Paris de Bernardo Bertolucci, Sérpico de Sidney Lumet, Luna de Papel de Peter Bogdanovich y Gritos y Susurros de Ingmar Bergman. En 1975 El Padrino II se convirtió, con toda justicia, en la primer secuela en ganar el premio máximo y para esto venció a films como  Chinatown de Polanski, La Conversación del mismo Coppola, Lenny de Bob Fosse, A Woman Under the Influence de John Cassavetes y El Joven Frankenstein de Mel Brooks. 1976 fue otro de esos grandes años para la historia del cine, Atrapado Sin Salida, de Milos Forman resulto ganadora imponiéndose a otros clásicos como Barry Lyndon de Kubrick, Tarde de Perros de Lumet, Tiburón de Spielberg, Nashville de Robert Altman, la opera rockera Tommy, La Historia de Adela H de Truffaut y Amarcord  de Fellini. 1977 resultó un año especial para la Academia, Estados Unidos pasaba por una situación difícil tanto política como socialmente hablando y todo parecía indicar que el premio quedaría entre tres películas que explotaban al máximo y a la perfección esa situación: Taxi Driver de Scorsese, Network de Lumet y Todos los Hombres del Presidente de Alan J. Pakula. En cambio el premio fue para una película que proponía exactamente lo contrario: Rocky, film escrito y protagonizado por Sylvester Stallone y dirigido por John G. Avildsen que mostraba el triunfo de un hombre a pesar de las situaciones adversas que le habían tocado vivir. Así llegamos a 1978, año en que Woody Allen se llevo a casa un merecido Oscar por Annie Hall, dejando atrás al “pan y circo” de George Lucas y su Star Wars y a films como Encuentros Cercanos del Tercer Tipo de Spielberg.

oscars1_800x526

La década de los ochenta no comenzó para nada bien. Ese mismo año el drama familiar Kramer vs. Kramer se imponía a películas como All That Jazz de Bob Fosse, Apocalypse Now de Coppola, Desde el Jardín (último trabajo de Peter Sellers), Manhattan de Woody Allen y Alien de Ridley Scott. No quedan dudas que Kramer vs. Kramer es un buen film, pero lamentablemente no resistió el paso del tiempo tan bien como gran parte de las otras cintas estrenadas ese mismo año. Algo parecido ocurrió un año después, en 1981, cuando otro drama familiar se llevaba el premio por sobre El Hombre Elefante de Lynch, la superior secuela de Star Wars: El Imperio Contraataca y Toro Salvaje de Scorsese, quien perdería una y otra vez a lo largo de los años. Gente Como Uno, de Robert Redford, resultó ganadora. ¿Quién no conoce el tema principal de Carrozas de Fuego? El film ganó inmerecidamente el Oscar como Mejor Película en 1982 dejando atrás a Los Cazadores del Arca Perdida de Spielberg y el romance épico comunista Reds, de Warren Beatty.  Un dato de color se dio en 1984, si bien la ganadora del Oscar fue La Fuerza del Cariño, una película que hoy se considera casi un clásico conseguía mas nominaciones a los premios Razzies a lo peor de Hollywood que a la preciada estatuilla dorada, estamos hablando de Scarface, de Brian de Palma y protagonizada por Al Pacino. Otro caso para indignarse fue el que ocurrió dos años después, en 1986, Out of Africa de Sydney Pollack le quitaba el premio de las manos a películas como El Color Purpura de Steven Spielberg, Testigo en Peligro de Peter Weir, Brazil de Terry Gilliam, Volver al Futuro de Robert Zemeckis y Ran, la última obra maestra de Akira Kurosawa. Ese mismo La Historia Oficial se coronaba como Mejor Película Extranjera y traía el primer Oscar para la Argentina. Los años ochenta no se iban a despedir tan fácilmente, el film bélico Pelotón, escrito y dirigido por Oliver Stone, se imponía frente a Hanna y sus Hermanas de Woody Allen, La Misión de Roland Joffé, Aliens de James Cameron y Terciopelo Azul de David Lynch. Mientras que en 1988 El Último Emperador se alzaba con el premio mayor y Los Intocables, de Brian De Palma, ni siquiera figuraba entre las nominadas a Mejor Película.

La década del noventa vio quizás más injusticias y decepciones que ninguna. La historia arranca bien temprano en el año 1990. Una película que, hasta ese momento, había cosechado muy pocos premios durante la temporada se hizo con el oro por sobre Nacido el 4 de Julio de Oliver Stone, Mi Pie Izquierdo de Jim Sheridan, La Sociedad de los Poetas Muertos de Peter Weir y Crímenes y Pecados de Woody Allen. La ganadora terminó siendo Conduciendo a Miss Daisy. Martin Scorsese sería robado nuevamente en 1991 cuando uno de sus mejores films, Buenos Muchachos, volvía a casa con las manos vacías ya que la Academia decidió entregar el Oscar a Kevin Costner y su bodrio Danza con Lobos. Algunos otros film que participaron de esa elección fueron Ghost y El Padrino III. Saltamos a 1995 y encontramos otro año donde había demasiadas cosas buenas para elegir. ¿Eligió sabiamente la Academia? La ganadora: Forrest Gump. Las perdedoras: Sueños de Libertad de Frank Darabont, Pulp Fiction de Tarantino, Quiz Show de Robert Redford y Ed Wood, el mejor film de Tim Burton. 1996 fue el año de Mel Gibson y su sobrevalorada Corazón Valiente, algunas de las películas que merecían mejor suerte fueron Il Postino de Michael Radford, Babe (SI, la del “chanchito valiente”), Casino de Scorsese y Los Sospechosos de Siempre de Bryan Singer. Otro de esos bodrios que a la Academia de Hollywood le gusta premiar se alzó con el Oscar en 1997, El Paciente Inglés de Anthony Minghella dejo a Fargo de los hermanos Coen y a The People vs. Larry Flynt  de Milos Forman con las manos vacías. En 1998 la Academia se dejo encandilar por los millones de dólares en recaudación y lo records batidos por Titanic, entregándole la suma de, no más ni menos que,  11 Oscars incluyendo el de Mejor Película, dejando sin nada a otras ampliamente superiores como Mejor, Imposible de James L. Brooks, The Full Monty de Peter Cattaneo, Good Will Hunting de Gus Van Sant y con guión de Matt Damon y Ben Afflect, L.A. Confidential de Curtis Hanson y Boogie Nights de Paul Thomas Anderson. Los noventa se despidieron en una nota bien alta, en 1999 Shakespeare Apasionado le robaba el Oscar a Rescatando al Soldado Ryan de Steven Spielberg.

oscars01

Así llega el nuevo milenio y con el uno de los actores más sobrevalorados de la historia: Russell Crowe, y aquí, con toda su sabiduría, la Academia le entrega los Oscars a Gladiador y Una Mente Brillante respectivamente, obviando por completo a films como Naufrago de Zemeckis y Requiem for a Dream de Aronofsky en 2001 y Mulholland Dr. de David Lynch, Memento de Nolan y Los Excéntricos Tenenbaums de Wes Anderson en 2002. El musical volvió a ponerse de moda en el 2003 gracias a la victoria de Chicago, quien inmerecidamente obtuvo el premio por sobre El Pianista de Roman Polanski. No existen dudas de que filmar tres películas juntas y del tamaño de El Señor de los Anillos en tan solo un año es un arduo trabajo, pero eso se decidió premiar al esfuerzo por sobre el resultado y El Retorno del Rey se llevó la estatuilla en 2004, a pesar de ser un film injustificablemente largo y redundante, la tercera parte de la trilogía fue elegida por sobre Rio Místico de Clint Eastwood y Perdidos en Tokyo de Sofia Coppola. En 2006 llega otro de eso momentos que solamente quienes votaron pueden saber que les estaba pasando por la cabeza en ese entonces. Crash, el buen film coral sobre el racismo en Los Ángeles se alza con un premio que nadie veía venir sobre películas sumamente superiores como Brokeback Mountain de Ang Lee, Munich de Steven Spielberg  y Buenas Noches, y Buena Suerte de George Clooney. La Academia tomo una sabia decisión en el 2010 cuando no se dejo engañar nuevamente por James Cameron y sus espejitos de colores que fue Avatar, dándole el premio al film dirigido por su ex-esposa Kathryn Bigelow, The Hurt Locker. District 9 de Neill Blomkamp, Bastardos Sin Gloria de Quentin Tarantino y Up de los estudios Pixar también fueron algunas de las merecidas nominadas. El premio fue a lo seguro en el 2011 cuando El Discurso del Rey se lo llevo a casa y no se animó a galardonar a películas un poco más jugadas como fueron Red Social de Fincher e Inception de Nolan. Así llegamos al 2012, la última parada antes del final de esta nota. Ese año la ganadora fue El Artista, un film original y arriesgado para la época en que vivimos, mudo y en blanco y negro, definitivamente un buen film, pero no a la altura de películas como Medianoche en Paris de Woody Allen o Hugo de Scorsese, films visualmente hipnóticos y narrativamente intocables.

Eso fue todo amigos, espero que hayan disfrutado de este repaso por la historia de los Oscars. ¿No están de acuerdo con algo? ¿Insulté alguna película que no debía? No dejen pasar la oportunidad de insultarme ustedes a mi entonces aquí debajo. Mientras tanto, ¿qué sorpresas nos deparará el 2013? En muy poco tiempo más lo sabremos.

  • Pepona

    yo te insulto. CUALQUIERA con lo de Shakespeare In Love, es una gran peli. Y sobrevalorada será Social Network, un plomo de un loser americano que nunca superó a la chica que lo dejo. So what?

    La historia vengará a Ben y le dará muerte a directores como Haneke. Con una almohada, total viejo ya está.

  • http://twitter.com/fapascual Francisco Pascual

    espectacular la nota, pueden haber diferencias pero no en mi caso. totalmente de acuerdo con la sobrevaloracion de russell crowe, que la verdad no pudo hacer NADA en los miserables. con respecto a lo de shakespeare in love… sisi linda peli, pero el premio iba definitivamente era para saving private ryan. solo espero que tengamos spielberg para rato, un gran director que le hubiesen robando menos caminando en el barrio mas feo de buenos aires. igual que scorsese, uno de los mejores de todos los tiempos. ojala algun dia se haga justicia.

  • Pingback: Oscars: Una Historia de Grandes Injusticias y Decepciones (1929-1969) - Alta Peli - El Cine Posta()

  • Merch Fisdel

    no te voy a permitir que no pongas el asalto a mano armada que se comió El Cisne Negro en 2011. Y jugátela un poquito con Argo, mínimo poné que le ganó a Los Miserables y Django, o del voto cantado a Amour como mejor películas extranjera; obvio que iba a ganar, si también estaba en mejor película en general.