Noticias

4 Películas independientes que esperamos que se estrenen

Nota por el 01/09/2017
 

La película independiente norteamericana ha desarrollado una identidad única en parte gracias al Festival de Cine de Sundance, que se celebra anualmente las dos últimas semanas de enero en el poblado de Park City, en el estado de Utah. Pero, ¿qué pasa cuando estas películas viajan al extranjero? ¿Cuántas de esas películas llegan hasta nosotros y logran extenderse fuera del círculo de los festivales? El Festival de Cine de Locarno ha desarrollado una cierta reputación para permitir a los europeos descubrir lo mejor de las películas independientes estadounidenses.

Creado en 1946, este festival es un referente para los cinéfilos, quienes acuden cada agosto a la localidad situada en la región más meridional de Suiza para disfrutar de cine de autor, estrenos mundiales, y descubrir quién se hace con el preciado Leopardo de Oro.

El Festival de Cine de Locarno es el tercero más antiguo, detrás de Cannes y Venecia. Se especializa en producciones independientes y aquello que conocemos como cine de autor, de todas las partes del mundo. Es considerado por los críticos de cine como el “más grande de los festivales pequeños”.

“Otros festivales se basan en viejas costumbres, mientras nosotros preferimos volar a zonas no exploradas, ampliando los límites del género y apostando por un cine que se deja contaminar por el documental”

Señala el actual director artístico del Festival de Cine de Locarno, Carlos Chatrian, quien ocupa el cargo desde el 2012.

Ahora bien, esclarezcamos el término “cine independiente”, ya que hoy en día resulta más vago que nunca. Por suerte los festivales de cine son el mejor lugar para buscar su definición en evolución.

El cine independiente nace como contraposición a las grandes productoras y distribuidoras. Nació con cineastas como John Cassavetes en el cine independiente norteamericano o Tony Richardson en el Free Cinema inglés.

Su historia es larga y tendida y los títulos que podemos encontrar bajo esta denominación son de lo más diversos, desde Shadows de Cassavetes de 1959; a Perros de la calle de Quentin Tarantino, pasando por Clerks, ópera prima de Kevin Smith, o Extraños en el paraíso de Jim Jarmusch. Este tipo de cine se olvida del glamour, de los grandes escenarios, los fastuosos vestuarios y maquillajes, desarrolla temas cotidianos abundando en aquellos considerados tabú por la industria.

Más contemporáneo a nosotros es aquel tipo de cine denominado indie. El cine indie busca alejarse de lo establecido y experimentar en todo en cuanto le sea posible: en la temática que explotan sus historias, muchas veces centrándose en temas sociales y marginales; en sus personajes, sus ambigüedades y contradicciones; en su finales abiertos y estructuras narrativas nada preestablecidas; como así también en experimentar con el lenguaje narrativo y la fotografía.

Entre el cine indie y el cine independiente existen una gran cantidad de similitudes y comparten mucho más entre ellos dos que con el resto de los géneros cinematográficos. El cine indie y el cine independiente, además de las características de su historia, hacen uso de sus particularidades narrativas y estéticas para ser calificados como tal. Ambos se alejan de las grandes producciones y distribuidoras, buscan una independencia y libertad solo posibles cuando se utilizan fuentes de financiación para el proyecto distintas a las tradicionales. La película es concebida con un propósito artístico y no como una mercancía, y -obviamente- ambos son explotados en los circuitos de festivales internacionales de gran prestigio.

Lo que el Festival de Sundance presenta como novedad, el Festival de Cine de Locarno lo selecciona y exhibe al público europeo, y finalmente algún día, con suerte, llega a estas tierras latinoamericanas para que de forma (mayormente) legal podamos verlo. Más allá del revuelvo y recelo que generan los servicios de streaming, en estas situaciones se transforman en nuestros aliados, porque nos presentan algunas de estas películas independientes,exhibidas y galardonadas en festivales internacionales, y de alguna manera las acercan a un tipo de público que no acostumbra consumir cine de festival.

El Festival de Cine de Locarno reafirmó su esencia ecléctica en su 70º cumpleaños, y desde Alta Peli te adelantamos 4 películas norteamericanas independientes que funcionaron bien para las audiencias europeas y que podrían estrenarse en nuestro país.

4 Películas independientes que esperamos que se estrenen

Good Time

Dirigida por los hermanos Ben y Joshua Safdie, este drama protagonizado por Robert Pattinson fue exhibido en la Sección oficial de Cannes.

Connie (Robert Pattinson) y Nick Nikas (Ben Safdie) son hermanos que viven en los bajos fondos de Queens. El segundo tiene una discapacidad mental, mientras que Connie es extremadamente astuto y tiene un plan: robar un banco para que los dos puedan retirarse a vivir tranquilos al campo, en Virginia. Naturalmente, nada saldrá como lo planeado.

Good Time es un retrato más que veraz del mundo del hampa, tan honesto como brutal y humano. Cada secuencia se filma como si la toma hubiera sido robada, la cámara tiembla dramáticamente consiguiendo una inmediata sensación de intensidad y velocidad. Colores vibrantes, sonido y desempeño que intensifica la miseria de ese mundo. Se ha dicho que esta es la mejor interpretación de Robert Pattinson hasta la fecha, por suerte su personaje se aleja por completo de aquel ídolo adolescente pálido que nos brindó en Crespúsculo.

Person to Person

Un cuento neoyorkino. Dirigida y escrita por Dustin Guy Defa, con un notable y ecléctico elenco que incluye a Abbi Jacobson, Michael Cera, Tavi Gevinson, Philip Baker Hall, Benny Safdie y varias caras famosas más. Comedia coral, que nos presenta una orquesta de personajes coloridos con sus relaciones personales y problemas inesperados en el transcurso de un día.

Una película densa, con narraciones entrelazadas que ciertamente no se sienten forzadas, agradable e incómoda a la vez. Un retrato de placeres efímeros plagado de observaciones irónicas, partiendo de la premisa: “n una ciudad con 8 millones de personas hay algunas buenas historias”.

Quizás es la que más se asemeja estéticamente al estereotipo de película de Sundance, porque está rodada en un maravillosamente texturizado 16 mm.

Beach Rats

Escrita y dirigida por Eliza Hittman, una producción situada en Brooklyn. Ganadora del premio a mejor director en el último festival de cine de Sundance, es también una de las películas independientes que esperamos que se estrenen.

Un adolescente sin rumbo lucha por escapar de su vida. Mientras intenta encontrar su identidad propia, equilibra su tiempo entre sus amigos delincuentes, una posible nueva novia, y los hombres mayores que encuentra en internet.

Protagonizada por Harris Dickinson, Madeline Weinstein y Kate Hodge.

Película encuadrable en el género indie estadounidense de “coming of age”, incluye banda sonora electrónica de sintetizador, diálogos murmurados y varios deseos silenciados. Este estudio del viaje de un joven a través del auto-descubrimiento y la auto-traición, ha sido considerado como una película autentica, cruda, oscura y soñadora.

 En El Séptimo Día

El primer largometraje para cine de Jim McKay en 12 años, muestra un lado de Nueva York que rara vez se vislumbra en el cine contemporáneo. La película sigue una semana en la vida de un grupo de trabajadores mexicanos en el área de Sunset Park en Brooklyn (otra vez Brooklyn). Un homenaje compasivo, cálido y profundamente humano a la existencia cotidiana de los trabajadores indocumentados que, como tantas otras personas, se comprometen a despertar y trabajar. Una película humilde y auténtica. No presenta grandes giros dramáticos, pero mantiene una línea de fondo emocional, la película de McKay es un alivio a pequeña escala de la clase de narración excesivamente complicada que domina las películas convencionales.

En El Séptimo Dia veremos las humillaciones cotidianas que sufren estos trabajadores por parte de sus jefes, contra quienes no tienen recursos para defenderse. Los vemos apiñados en un solo apartamento, extendidos sobre colchones y sofás, durmiendo donde sea que puedan encontrar habitación.

Fernando Cardona es la estrella protagonista y se muestra sumamente seguro y cautivador. La película captura la cruda realidad trás la política de la inmigración indocumentada: tengamos en cuenta que las pequeñas empresas dependen de estos trabajadores (y dependen, en gran parte, de tratarlos como ganado), y a pesar de ello Estados Unidos continúa siendo un oasis de salvación que está vivo en los corazones de los inmigrantes.

Sundance para descubrir películas independientes, inspiradoras e influyentes. Locarno para reafirmarlas. Aunque no seamos visitantes asiduos de festivales podemos disfrutar de buenos films, por eso estás son las películas independientes que esperamos que se estrenen en nuestro país