Noticias

5 razones para amar a Paul Rudd

Nota por el 05/07/2017
 

Paul Stephen Rudd, quien hoy tiene 47 jóvenes años, es actor, guionista y productor, entre otras cosas, pero además es un ser adorable. En Alta Peli tratamos de entender por qué es que lo bancamos tanto.

Es hijo de dos ingleses pero nacido en New Jersey, por lo cual el humor inglés corre por sus venas aunque no conserve el acento. Su personalidad está marcada por la ironía, el sarcasmo y un agudo poder de observación de la realidad. Su carrera arrancó con innumerables bolos en series y películas durante la década del noventa, porque antes que un actor Paul es un remador incansable. En 1995 saltó totalmente a la fama, y a las tapas de las revistas para adolescentes, con su papel de Josh en Clueless, el inteligente y sensible ex hermanastro de Cher (Alicia Silverstone). Para continuar enamorando corazones de jovencitas, en 1996 fue Paris, el conde, en Romeo+Juliet, la adaptación del clásico de William Shakespeare realizada por Baz Luhrmann con Leonardo Di Caprio y Claire Danes en los papeles protagónicos.

Ahora sí, sin más preámbulos, aquí van las 5 razones para amar a Paul Rudd

Razón 1:

Es multifacético. Hace de todo. Porque a pesar de que hoy ya es un actor consagrado, acepta todo tipo de papeles, desde hermano idiota, a la voz de Darren en una película animada clase R sobre salchichas que hablan, hasta el periodista cuya colección de perfumes entraría en el libro Guiness de los records (Anchorman).

Seguro no sabías que el Sr. Rudd hizo una audición -fallida-  para el papel de Di Caprio en Titanic (lo contó en The Late Late Show with James Corden); como tampoco que protagonizó un anuncio de Super Nintendo en los 90.

Gran parte de su éxito actual se lo debe a Judd Apatow, quien lo dirigió en Ligeramente embarazada, Virgen a los 40 y Bienvenido a los 40, y quien incluso le permitió besarse y acostarse (en la ficción, claro está) con su esposa, Leslie Mann

Razón 2:

Es lindo y gracioso, es raro encontrar un espécimen que reúna los dos atributos. Tampoco se toma en serio a sí mismo, y en gran cantidad de películas en las que participa se la pasa bailando y cantando. Pensemos en el final de Role Models, donde después de pelear en una batalla épica por Cacedonia maquillado como Paul Stanley (guitarrista de Kiss) tiene tiempo de recuperar el amor de Beth (Elizabeth Banks) con una canción terriblemente desafinada. Y si todavía dudan de sus dotes en el canto y el baile, piensen en la escena final de Virgen a los 40, en la que baila Aquarius junto a Seth Rogen.

Lo sabemos, siempre le dan el mismo tipo de papel, el de joven normal de más de 30 que tiene problemas de pareja y trabajo, pero no nos importa, porque Paul Rudd le imprimirá su estilo a cualquier personaje, aunque le toque hacer de un escritor retirado, divorciado, que perdió a su hijo y se gana la vida cuidando a un adolescente con distrofia muscular (The Fundamentals of Caring).

Razón 3:

Mike Hannigan. Cualquiera que se autoproclame fan de Friends amará este personaje, y por añadidura, amará a Paul Rudd. Mike será el novio de Phoebe durante las temporadas 8, 9 y 10, apareciendo en 18 episodios.  La química entre los personajes los llevará a casarse. Mike es formalmente un abogado, pero abandonó esa carrera para dedicarse a lo que le apasiona, el piano. Los dos personajes más singulares y exóticos que tiene la serie para ofrecernos. Gracias Joey por gritar Mike! en el Central Perk y darle un lugar en la comedia más famosa a Paul Rudd.

Razón 4:

Si hay algo que caracteriza a este comediante, es la buena predisposición y el carisma que le imprime a cualquier entrevista que le realizan. Basta con googlear su nombre para descubrir cientos de videos. Tiene más apariciones en los medios haciendo de sí mismo que papeles como actor. Visitó 16 veces a Jon Stewart, 5 a Conan O’Brien, 3 a Jimmy Fallon y participó de 6 capítulos de Saturday Night Live. En fin, donde se presente llamará la atención de los televidentes. Está claro que este hombre le pone onda a la situación.

Razón 5:

Es un superhéroe. Aunque el más pequeño de todos, el único capaz de robarle a los Vengadores, él es Ant-Man. Gracias a este personaje, Paul Rudd se ha convertido en un héroe de acción, aunque -por suerte- no ha perdido su veta de comediante. Si lo pensamos bien, fue el primer superhéroe que incorporó el humor al mundo cinematográfico de Marvel, despejando el camino para que luego llegue Deadpool a romper con todo.  Esperamos al 2018 para poder ver la segunda entrega, Ant-Man and the Wasp, de la que ya sabemos que el supervisor de efectos visuales será el mismo que el de Doctor Strange. En ese mismo año, Scott Lang/Ant-Man aparecerá también en Los Vengadores: la guerra del infinito, primera parte. Parece que hay Paul Rudd para rato.

Si necesitaban más razones para amar a Paul Rudd, su voz aparece en dos episodios de Los Simpson, en uno haciendo de sí mismo y en otro del Dr. Zander. Y si aún necesitan más razones, vean este video:

Lo que viene

The Catcher Was a Spy, donde Paul Rudd será Moe Berg, un deportista de Estados Unidos de las Grandes Ligas de Béisbol que más adelante fue espía durante la Segunda Guerra Mundial. Dirigida por Ben Lewin y basada en el libro del mismo nombre de Nicholas Dawidoff. Compartirán escena con Rudd, Guy Pearce y Paul Giamatti.