Noticias

El argumento de Children of Men: la narrativa de Logan… 10 años antes

Nota por el 30/10/2017
 

El año 2017 será recordado por presentar una de los mejores películas de superhéroes: Logan. Pero hubo una joyita escondida que salió diez años antes y cuenta –aunque no lo crean– exactamente la misma historia. Hablamos, por supuesto, de Children of Men (2006), de Alfonso Cuarón.

¿Children of qué..? ¿Alfonso cuánto?

Si no sabés nada respecto al argumento de Children of Men, te estás perdiendo de ver una de las más logradas películas de ciencia ficción distópica de los últimos años. Es muy, muy, muy buena, y se la alabó especialmente por su apartado técnico, una fotografía impresionante y una serie de destacados planos-secuencia que ingresaron a los registros del cine como lo mejor que se ha visto.

La película nos habla de un futuro no muy distante (de hecho, es el año 2027) en el cual los recursos se volvieron muy escasos y, por motivos desconocidos, las mujeres ya no pueden tener bebés.

A Alfonso Cuarón lo tienen, ¿no? El mexicano tiene un pool de películas bastante reducido, pero destacó especialmente en el 2013 con Gravedad, esa impresionante historia protagonizada por Sandra Bullock y George Clooney.

 

Tiene otras gemas ocultas también, como el drama de fantasía A Little Princess (si no lo vieron, háganlo) y la tercera parte de la saga de Harry Potter: El prisionero de Azkaban.


ACLARACIÓN IMPORTANTE: se presentan #spoilers tanto para Logan como para Children of Men. Si no las vieron, están a tiempo… y después se vuelven para acá, claro.

La narrativa de Logan, diez años antes

Comencemos con las similitudes más obvias: ambas películas presentan un futuro distópico. Logan se ubica en el año 2029 mientras que el argumento de Children of Men ocurre en el 2027.

Además, ambas son clasificación “R” (mayores de 18 años). La violencia es abundante y ambas tramas presentan a un protagonista relativamente viejo (Clive Owen, por un lado, Hugh Jackman por el otro) cansado, sin energías, alcohólico, en un trabajo monótono y banal, rodeado de un mundo caído en desgracia.

El mundo que presentan las dos historias, de hecho, es más parecido de lo que aparenta en primera instancia. Por ejemplo, en ambas los animales se extinguieron. Y mientras que la civilización sobrevive, lo hace con un sentimiento de desgastante impotencia.

Ex héroes sumidos al alcohol

Hablemos un poco de los protagonistas. Clive Owen (un actor tremendo que no tiene nada de qué arrepentirse… bueno, quizás sí de King Arthur) se pasa (casi) toda la película con una petaquita de whisky encima. Lo mismo sucede con el personaje de Hugh Jackman, quien va de botella en botella durante gran parte del primer acto.

Los dos son, de alguna forma, ex héroes. Logan fue Wolverine, un mutante que salvó al mundo en repetidas ocasiones en el pasado. Theo, el personaje de Clive Owen, fue un activista que peleó por mejorar al mundo, pero luego de la muerte de su hijo cayó en una profunda depresión.

La contraparte femenina

El argumento de Logan se dispara cuando él se ve obligado a ayudar a una chica joven y tranquila que resulta ser el primer mutante en 20 años. El argumento de Children of Men no es muy diferente: por cuestiones del azar, Theo se ve forzado a ayudar a una chica joven y tranquila que resulta ser la primera mujer embarazada en 20 años.

¿Coincidencia? ¡CREO QUE NO! (O sí, quién sabe).

Lo importante es que las dos historias presentan el conflicto de forma similar: la cuidadora mujer de esta persona tan especial es asesinada por los chicos malos y ellas quedan a cargo de nuestros héroes protagonistas.

Si bien, vale aclarar, en Logan la mujer asesinada (quien estaba a cargo de Laura, alias X-23) era una extraña, mientras que Julianne Moore tenía un apego mucho más especial con Clive Owen.

La narrativa repetida

Entonces los protagonistas quedaron solos y a cargo de una chica extraña que podría significar, potencialmente, la salvación de la humanidad. El resto de la película, considerando las distancias en géneros, se la pasan luchando y protegiéndolas para llevarlas hasta un lugar seguro: el “Proyecto Humano” en la película de Alfonso Cuarón, y el “Eden”, en la cinta del director James Mangold.

Hasta sus viejos mentores (Charles Xavier en Logan y el fumado personaje de Michael Caine en Children of Men) reciben muertes horribles e inesperadas por parte de los villanos alrededor del segundo acto del guión. Otra coincidencia interesante que es preciso destacar.

¿Ah? ¿No sabías que Xavier muere en Logan? Así es: una de las escenas más tristes de la película, especialmente para aquellos que no lo vieron morir tres películas atrás.

R.I.P, Patrick Stewart, ahora estás en un lugar mejor… ¿interpretando a Merlín en la nueva película sobre el mito artúrico?

Lo curioso es que ambos personajes mueren de formas parecidas, en una ambiente rural (una especie de granja) donde el protagonista decidió pasar la noche mientras escapada de los antagonistas.

La llegada de los aliados: el tercer acto

Por último, Theo y Logan encuentran ayuda en aliados desconocidos para el climax de la película. En Logan, Wolverine recibe un mágico tratamiento médico en el campo de refugiados, con los otros chicos mutantes a quienes ayuda a atravesar la frontera canadiense.

Theo, por su lado, también recibe asistencia de algunas personas del Proyecto Humano, que le dan una mano para atravesar los peligros junto a la mujer y su bebé recién nacido. Quizás la gran diferencia está en el desenlace, que tiene consecuencias muy distintas para cada uno de ellos. Por cierto, el final de Children of Men es uno de los más hermosos que vi en cinéfila vida.

Amé Logan tanto como cualquier otro, y la considero una de las favoritas de este año. Esta nota no busca desmerecerla, sino simplemente poner en evidencia que también hay muy buenas historias, con narrativas originales, que muchas veces pasan desapercibidas. En resumen, el argumento de Children of Men es magistral y fresco. Una película imperdible.