Conectate con nosotros

10 éxitos de bajo presupuesto

Cine

10 éxitos de bajo presupuesto

10 éxitos de bajo presupuesto

A sus realizadores les costó un huevo (en el caso de las damas, un ovario) y la mitad del otro conseguir la plata: es que nadie daba dos pesos por ellos. Pero el destino quiso que -a pesar de sus humildes cifras- estas películas consiguieran tocar una vibra y esparcir tal influencia en el público que más de un ejecutivo de marketing de los grandes estudios quisieran para si. A continuación repasamos 10 éxitos de bajo presupuesto.

10 éxitos de bajo presupuesto

Actividad Paranormal

Aunque no es santa de mi devoción, tengo que reconocer que lo que consiguió Oren Peli con este found footage es algo muy difícil de ignorar. 15.000 dólares de presupuesto y el aval de Steven Spielberg (quién alegó no haber podido salir de su habitación tras ver una copia de la película que le hizo llegar el director) bastaron para que la peli llegara a las salas y se hiciera con la friolera de 107 millones de dólares en su recorrido comercial.

The Full Monty

La odisea de cinco desempleados obreros del acero que ven la posibilidad de hacerse unos mangos siendo bailarines de striptease, fue un fenómeno que resonó más allá de su Inglaterra originaria. Partiendo de un presupuesto de apenas 3.5 millones de dólares, recaudó 257 millones alrededor del mundo. Mucho tuvo que ver con esta cifra las cuatro nominaciones al Oscar que obtuvieron, incluida la de Mejor Película.

Halloween

Para 1978, John Carpenter se había ganado la reputación de ser un director que podía sacar películas de buena calidad partiendo de presupuestos bajos. Moustapha Akkad nunca estuvo tan contento como cuando acertó al elegirlo y vio que los 325.000 dólares invertidos (de los cuales la mitad fueron a parar para el alquiler de las cámaras Panavision utilizadas en el rodaje) se multiplicaron en una ganancia de 47 millones de dólares. No solo dio pie a la popularización del slasher, sino que fue durante mucho tiempo la película independiente más redituable de todos los tiempos.

El Mariachi

A esta altura del campeonato, una historia que ya es leyenda: Robert Rodriguez quiso hacer su primera película y, después de someterse a sendos experimentos cientificos, juntó suficiente dinero para hacer una película sobre un Mariachi que llega a un pueblo en busca de trabajo y no termina encontrando otra cosa más que problemas con los narcos de la zona. 8.000 dólares costó hacerla y recaudó 2 millones, lo que no parece la gran cosa, pero bastó para lanzar a la fama a Rodriguez y que Columbia Pictures apostara a dejarle hacer una secuela protagonizada por Antonio Banderas.

Clerks

A base de sus vivencias como empleado de una tienda y chistes sobre “miembros y flatulencias”, como a él le gusta describirlo, el director Kevin Smith se hizo de un nombre en la industria. Con 27.000 dólares que juntó de tarjetas de crédito hasta dejarlas secas, terminó recaudando 3.2 millones de dólares, y se convirtió en uno de los grandes referentes actuales a la hora de construir una película enteramente a partir de los diálogos.

Night of the Living Dead

114.000 dólares fue lo que le costó al gran George A. Romero dar inicio a uno de los más perdurables subgéneros del horror. Con una recaudación de 30 millones de dólares a nivel mundial, dio pie a innumerables secuelas e influenció a tantos otros cineastas y diseñadores de videojuegos al día de hoy (te hablo a vos Resident Evil). Dicen las malas lenguas que Romero quiso adaptar Soy Leyenda, de Richard Matherson, pero como no podía costearse los derechos hizo la gran Murnau en Nosferatu (que es en realidad una adaptación no avalada de Drácula de Bram Stoker)

Viernes 13

Hay dos versiones sobre cómo ocurrió esta película. Una, la de su director, Sean S. Cunningham, que afirmó sesudamente su deseo de contar una historia sobre “el temor a morir a una edad temprana”. La otra, la de su guionista, Victor Miller, que afirma que con el hype generado por el éxito de taquilla de Halloween, Cunningham le pidió que básicamente se copiara de ella. Sin importar tanto cuál versión es la verdadera (aquí nos inclinamos por la de Miller), 500.000 dólares costó filmarla y resultó ser un negocio redondo al recaudar 59 millones, amen de engendrar secuelas y remakes.

El Proyecto Blair Witch

El found footage tenía algún que otro antecedente durante los 90, pero no fue sino hasta 1999 con esta película de Daniel Myrick y Eduardo Sanchez que el formato se popularizó masivamente. Si hasta el día de hoy se siguen rodando películas con esta estética. Nada mal para una película que costó 60.000 dólares hacerla y recaudó 248 millones a nivel mundial. También tuvo algo que ver el que haya sido uno de los primeros casos en donde probó ser útil lo que ahora se conoce como “marketing viral“.

Mad Max

El Cine Australiano apenas existía hasta que de golpe y porrazo un médico devenido cineasta, llamado George Miller, lo puso en el mapa. La primera aventura de Max Rockatansky costó 300.000 dólares y terminó recaudando mas de 100 millones. El dato inútil: fue la primera película del cine australiano en usar el formato Cinemascope.

American Graffiti

Inicialmente, ningún estudio quería distribuir la segunda película de George Lucas, la cual filmó en 28 días con un presupuesto de 777.000 dólares. Con Richard Dreyfuss y Ron Howard (antes de encontrar la fama como director) encabezando el reparto, terminó recaudando 140 millones y obteniendo cinco nominaciones al Oscar. Cuatro años más tarde, el caballero se despacharía con Star Wars y el resto es historia conocida.

Estos son los 10 éxitos de bajo presupuesto que se nos vienen a la mente. ¿Te acordás de algún otro? Hacénoslo saber en los comentarios.

 

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba