Conectate con nosotros

Alta Peli

Cine y maternidad: contracciones en pantalla grande

Cine

Cine y maternidad: contracciones en pantalla grande

Cine y maternidad: contracciones en pantalla grande

El embarazo, el parto, el puerperio y la maternidad son estados para los que nadie está realmente preparado, no hay manuales ni ideales. Las representaciones de estos momentos de la vida son de lo más diversas, y el cine también nos brinda su particular y variada mirada: bucear la maternidad en el mundo del séptimo arte puede ser algo gratificante o terrorífico, está plagado de películas que nos plantean la maternidad como el estado ideal, y tantas otras que la representan como la llegada del próximo anticristo; incluso hemos llegado a presenciar el parto de un “alien”. En las próximas líneas te proponemos un viaje de cine y maternidad, un mundo que por suerte no incluirá contracciones, noches sin dormir, ni pañales que cambiar.

cine y maternidad

Mi reciente enfrentamiento con la cruda (y hermosa a la vez) realidad de la maternidad, me hizo pensar en las ideas preconcebidas que tenía de la misma: muchas venían de mis familiares y amigos, pero muchas otras venían de las ideas que el cine y la televisión plantaron en mi cabeza.

Un miedo muy tangible en mis últimas semanas de embarazo tenía que ver con romper bolsa en la calle (como Charlotte cuando se encuentra con Big en la película de Sex and the city), y eso -no caben dudas- se lo debo a las muchas películas que plantean esa rotura de bolsa como si fuera una catarata, ese no llegar al hospital y parir en los lugares más impensados (cual Natalie Portman en Where the Heart Is haciéndolo en un supermercado). Por otro lado, creo que nadie nos enfrentó a una imagen tan realista de parto como Judd Apatow en Ligeramente Embarazada, atreviéndose a mostrarnos a un bebé coronando en pleno parto (se acuerdan?)

A pesar de que obviamente hay interpretaciones extremadamente dramáticas de la maternidad en las películas, los mensajes principales nos hacen sentir acompañadas, e incluso esbozar sonrisas de “yo también pasé por eso”. A veces es bueno recordar que está bien reír, llorar y cometer errores como madre, y las películas pueden transformarse en experiencias catárticas para las mujeres embarazadas.

El cine no te prepara para la vida real, tampoco pretendemos que así sea, así que si estás embarazada, acabás de ser madre, estás atravesando el puerperio, o solo tenés curiosidad, aquí te dejamos un listado de cine y maternidad (ojo que nos estamos centrando en los primeros encontronazos con la maternidad, después podrá haber otras listas de madres del cine o bien de otras instancias de la misma).

Cine y Maternidad

Tully (2018)

La más sincera de todas las películas que encontrarás en este listado. Diablo Cody (guionista, la dirección queda en manos de Jason Reitman) se propuso aquí contar una verdad incómoda sobre la maternidad y el embarazo. Tully es cruda y no se preocupa por reemplazar las verdades con historias tontas y sentimentales. Veremos a una Charlize Theron irreconocible (recordemos que meses antes se había estrenado Atomic Blonde, donde realmente es una bomba) y totalmente entregada al papel de Marlo, una madre de familia exhausta que está por parir a su tercer hijo.

Una mirada aguda, entretenida y diferente del embarazo y de algunos de los desafíos que lo rodean. Tully no es una película feliz: es una película real, expone los miedos naturales ante la llegada de los hijos y su inminente crecimiento. De visión obligatoria, aunque el final no conforme a todos.

Away we go (2009)

Dirigida por Sam Mendes (el señor Belleza Americana) Away we go (o Un lugar donde quedarse) cuenta la historia de una joven pareja que espera su primer hijo y recorre los Estados Unidos buscando el lugar ideal para quedarse y cimentar la familia. Cuando Burt (John Krasinski) y Verona (Maya Rudolph) se enteran de que van a tener un niño, entran rápidamente en una crisis, se dan cuenta que el lugar donde viven no es el más apto; además, como los padres de Burt están a punto de mudarse, ya no podrán contar con su ayuda.

Deciden entonces emprender este viaje en busca de un lugar para echar raíces, un viaje marcado por situaciones absurdas que conjuga a la perfección el humor y la ternura, pero sin caer en el sentimentalismo. Llegando al final, Away we go nos regalará una enseñanza, la de comprender que un hogar no se cimenta en lo material, sino en lo sentimental. Todo este viaje será debidamente acompañado por una excelente banda sonora que incluye canciones de Bob Dylan, George Harrison y Lou Reed.

Baby Mama (2008)

Kate Holbrook (Tina Fey) es una abnegada ejecutiva de clase alta, soltera, que desea tener un bebé, pero descubre que ella no podrá llevarlo en su vientre y por ende parirlo. Entonces buscará una solución, contratar a Angie Ostrowski (Amy Poehler), una mujer bastante gritona, muy opuesta a ella, para ser su sustituta. Angie se mudará para que Kate pueda supervisar sus hábitos y el progreso de ese embarazo. La cosa se tornará, como es de prever, en una sucesión de roces y diferencias, secretos y confesiones, que acabarán en la amistad más forzada y típica del universo.

Baby Mama nos ofrece una historia sustentada en la química existente entre Tina y Amy. Michael McCullers (el guionista de varias Austin Powers) nos lleva a lugares que nunca esperaríamos: no ingresen al mundo de Baby Mama buscando un sketch de Saturday Night Live, en lugar de eso, encontrarán un retrato bastante sentimental y conmovedor de dos mujeres que aprenden a crecer y evolucionar con la ayuda de la otra.

Claro que a mitad de la película uno ya sabe lo que va a pasar, pero eso no significa que no podamos disfrutar de la frescura de ciertos momentos de su guión.

Qué esperar cuando estás esperando (2012)

Adaptación del best-seller más popular sobre el embarazo, con más de 20 millones de ejemplares vendidos. Cinco parejas están a punto de conocer las emociones, los temores y los desafíos que supone el ser padres. Una comedia romántica, coral, un poco superficial y reiterativa, sustentada en las caras conocidas de sus tantos protagonistas: Cameron Diaz y Justin Timberlake, Jennifer Lopez y Rodrigo Santoro, Anna Kendrick y Chace Crawford, Elizabeth Banks y Ben Falcone, Brooklyn Decker y Dennis Quaid.

Kirk Jones aborda la adaptación de uno de los libros de autoayuda para embarazadas más conocidos (escrito por Heidi Murkoff). Pese a que parece una tarea difícil adaptar un escrito sin personajes ni historia, en realidad resultó más sencillo de lo esperado. El guión de Shauna Cross y Heather Hach recoge el texto de Murkoff no exactamente como una guía, sino que se sirve de diversas historias protagonizadas por distintos personajes (y diferentes tipos de embarazos) para luego ir cruzando las tramas. Vamos a encontrar a la extremista del cuidado del físico enfrentándose a cambios corporales, la escritora de libros para bebés y lactancia que se deberá tragar algunos de sus consejos, la pareja joven que acaba de conocerse y lidia con un embarazo no buscado, y otros ejemplos más.

Está claro que esta cinta no pretende ser recordada por más de lo que es: una película para pasar un buen rato, que de seguro disfrutará mucho más una mujer embarazada.

Nueve meses (1995)

Adaptación de la francesa Neuf Mois, comedia de Chris Columbus (el director, entre tantas otras, de Papá por siempre) protagonizada por Hugh Grant. Todo huele a años 90.

En aquellos años había comedias románticas de Hugh para todos los gustos, no podía faltar una para el estado de embarazo. En Nueve meses, Grant interpreta a un hombre inmaduro que lo tiene todo (hasta un Porsche rojo) cuya novia, Rebecca (Julianne Moore), queda embarazada inesperadamente. Se pasará los 103 minutos de duración de la película confundido, torpe, y desmayándose cuando ve una epidural.

Nueve meses resultará una repetición de tópicos sobre parejas que se enfrentan a una paternidad en principio no buscada ni deseada.

Inofensiva y convencional. Sin duda, lo mejor y lo que nos hace volver a verla, es el ginecólogo ruso interpretado por Robin Williams (QEPD). Una mención especial merece también la pareja de Tom Arnold y Joan Cusack. Más allá de todo lo simpático, el lugar que se le da a la mujer y al supuesto instinto maternal ya huele a viejo, y a un Hugh Grant que ya pasó de moda.

Leonera (2008)

Ahora es el turno de una película argentina y el planteo de uno de los escenarios más crudos: maternar en la cárcel.

Dirigida por Pablo Trapero y nominada a la Palma de Oro en el Festival de Cannes, Leonera nos enfrenta a la historia de Julia (Martina Gusmán), una joven acusada del asesinato de su novio. Aunque las circunstancias del crimen no están claras, acabará ingresando en prisión. Abatida y embarazada deberá adaptarse a su nueva vida allí, donde nacerá su hijo Tomás.

Trapero buscará el realismo más descarnado utilizando planos detalle y numerosos primeros planos que mostrarán la intimidad de los personajes, haciéndonos sentir encerrados.

Una historia totalmente creíble, sobria y natural, que empieza con una chica embarazada que es encarcelada por asesinato y deja al público sin saber si es culpable, para acabar por contarnos una historia de instinto materno y de lucha por sobrevivir en un entorno hostil.

Imperdibles los créditos iniciales con aquella canción infantil que combina perfectamente la dulzura y amargura que representa Leonera.

Juno (2007)

Diablo Cody, la mujer detrás de Tully, también escribió Juno, otra película dirigida por Jason Reitman, una de las representaciones más francas del embarazo adolescente. La estudiante de secundaria Juno MacGuff (Ellen Page) es tan peculiar como encantadora, y también está embarazada de manera inconveniente de Paulie (Michael Cera), su compañero de escuela. Mientras él se desentiende del problema, Juno investiga el camino del aborto, pero luego, para sorpresa de todos, toma una decisión: tendrá el niño y lo dará en adopción. Así es que mientras continúa asistiendo a clases y su panza crece “como un planeta”, se embarcará en la búsqueda de los adoptantes ideales: los encontrará en la pareja conformada por Jason Bateman y Jennifer Garner.

El embarazo de Juno afectará sus relaciones con sus padres y su novio; las presiones de un bebé entrante también repercutirán en la pareja aparentemente perfecta de padres adoptivos.

Sincera, inteligente y agridulce, no necesita exagerar a sus personajes; un guión más que original para este comedia indie (con un maravilloso soundtrack) que le abrió las puertas a Ellen Page, al igual que a Diablo Cody y Jason Reitman, valiéndole un Oscar al mejor guión original.

Un feliz acontecimiento (2011)

Película francesa dirigida por Rémi Bezançon, adapta una novela de Éliette Abécassis. La llegada de un bebé cambiará drásticamente la vida de una pareja, convirtiéndola en un verdadero calvario. Un feliz acontecimiento habla con humor y ternura de la felicidad, y también de las dificultades de ser padres jóvenes.

El director francés ya nos había demostrado su experiencia en desdramatizar auténticos dramas, y en plantear la crudeza de lo cotidiano mediante el sentido del humor, en su película anterior: El primer día del resto de tu vida

Ahora nos enfrenta a una historia que normalmente el cine calla o embellece: la manera en que un embarazo transforma la vida de una mujer y quienes la rodean, y de qué manera la quebranta y asusta.

Es curioso cómo el tono de la película va variando a medida que avanza el proceso de maternidad. Al principio predomina la comedia: se habla de cómo se llamará el bebé, cuál será su sexo, de los cambios hormonales, del sexo durante el embarazo. Una vez que nace la criatura, el tono gira hacia el drama, mostrándonos a una mujer que no se siente capaz de ser la clásica mamá protectora y de sacrificar muchas de las cosas que hacía antes; en definitiva, siente que el bebé le está robando su vida.

Difícil de encasillar en un género, una película con la que en algún momento te vas a identificar.

La maternidad te atraviesa y algunas de estas películas también, ¿cuales agregarías a nuestro listado de cine y maternidad?

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba