Conectate con nosotros

En defensa de Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald

Cine

En defensa de Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald

El universo de Harry Potter desde su creación cinematográfica no paró de extenderse, desde todo tipo de merchandising (ropa, libros, juguetes), hasta videojuegos de azar como las maquinas tragamonedas, todas estas extensiones pensadas en el fandom fueron bien recibidas por el público que ama al pequeño hechicero adolescente. Inclusive cuando Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos se estrenó allá por el 2016, la crítica y los fans acompañaron la expansión del universo mágico creado por Joanne Rowling. Sin embargo, con la llegada de la secuela, la película en cuestión se ha visto contra la cuerdas por parte de la prensa especializada. AltaPeli es un bastión del Mundo Mágico, por eso hoy nos ponemos en Defensa de: Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald.

El crimen es no encontrarle la magia

Demasiada agua ha pasado bajo el puente desde que se estrenó la última película de Harry Potter, por lo que los fans más acérrimos del WizardingWorld miraban con desconfianza la historia original que Rowling estaba escribiendo basada solamente en una enciclopedia ficticia que expandía el universo de HP antes de la conclusión de la trama original.

Sin embargo, con la llegada de Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos el público supo hallar todo lo que amaba de la saga de Rowling, sumado a un elenco protagonista de grandes actores, por lo que la primera parte fue un éxito total y se tomó la decisión de ampliar de tres a cinco películas las precuelas del Mundo Mágico. Lamentablemente con la segunda parte el éxito no fue el deseado debido a varias cuestiones, es por eso que nos ponemos en Defensa de: Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald.

Mucho se ha criticado la interpretación de Eddie Redmayne: no es que el oscarizado actor entregue un personaje medio ñoño o desangelado, es que su tímido e introvertido Newt Scamander contrasta totalmente con la valentía y el coraje de Daniel Radcliffe y su Harry Potter. Pero esto se debe a que Scamander es un Hufflepuff, mientras que Potter es un Gryffindor: diferentes casas, distintos valores, pero un mismo objetivo de derrotar al mal.

Otro aspecto del que se han derramado ríos de tinta y arena virtual es sobre la inclusión de Johnny Depp como el antagonista principal, esto se debe principalmente a los escándalos personales que el histriónico actor ha protagonizado en los últimos años, sumado a sus problemas con la bebida y los estupefacientes.

Todo esto significó un cumulo de problemas para el actor, llegando al punto que hasta Disney ha planteado reiniciar la saga de Piratas del Caribe prescindiendo totalmente del texano. Sin embargo, Rowling y los involucrados en la cinta han defendido a capa y espada la decisión de fichar a Johnny como Grindelwald, lo que le ha valido también un rechazo por parte de la prensa y un cierto sector de fans que en detrimento de la película han optado por intentar boicotear la cinta como una suerte de protesta.

Dejando de lado la historia personal de Depp, su papel como Grindelwald resulta bastante interesante, sin entrar en momentos cómicos y con una escena potente donde brinda un discurso que visto desde su lógica tiene argumento suficiente para intentar poner patas arriba el Mundo Mágico y el Muggle. Por lo que la trama que se desarrollará a lo largo de las tres películas restantes promete ser más adulta e interesante y no un mero pretexto para vender entradas, y es que Rowling siempre encuentra la forma de que todo en su increíble universo cuadre a la perfección.

Por otra parte, esta es una película llena de guiños y alusiones hacia el universo creado por Rowling, por ello para quienes crecimos al lado de los protagonistas de la saga de HP es genial captar las referencias a las que se hace durante la historia. Además, es imposible soslayar la increíble cantidad de efectos especiales y los animales fantásticos que por momentos parecen reales. En una época donde las imágenes generadas por computadora son un estándar, es digno de destacar los encomiables efectos especiales que inundan la gran pantalla.

Quizás el mayor problema al momento de ponerse en defensa de Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald sea la dirección de David Yates, quien ha dirigido absolutamente todas las cintas de HP desde Harry Potter y la Orden del Fénix (2007), por lo que su visión sobre el Mundo Mágico se empieza a notar desgastada y casi rutinaria, como quien conduce todos los días por la misma ruta, por lo que urge un cambio de dirección antes que el hastío consuma al director y a la saga. Apartando este detalle los ingredientes para una saga interesante están presentes: una historia más seria y adulta, grandes personajes, enormes actores, efectos impresionantes, animales entrañables y la magia de siempre.

1 comentario

1 comentario

  1. Luciano Sivori

    29/11/2018 en 09:36

    Mmm… para mí el mayor pecado de la peli es que, en el afán de buscar complacer al fan, se puso en jaque la continuidad de la franquicia. Por un lado hay inclusiones super innecesarias que rompen con el cánon (¡mini spoiler alert!) Dumbledore dando Defensa contra las Artes Oscuras, lo de McGonagall, lo de Nagini… ufff… la verdadera identidad de Credence.
    Comete el mismo error que las precuelas de Star Wars en muchos sentidos. Esto de querer ser más que las originales, buscar explicar orígenes de todo, contarnos cosas re importantes que, convenientemente, nunca se mencionaron en la saga original. No sabría ni por donde empezar a explayarme sin arruinar toda la trama. Es una peli que podría haber sido un 8-9 si se hubiera trabajado mejor, pero quedó en un 5/10, un potencial desperdiciado.

Deja un comentario

Más en Cine

Arriba