Conectate con nosotros

Alta Peli

En defensa de Star Wars: The Last Jedi

Cine

En defensa de Star Wars: The Last Jedi

En defensa de Star Wars: The Last Jedi

Un año ha pasado desde que el episodio VIII llegó a las salas. La controversial película dirigida por Rian Johnson no hizo más que abrir una grieta gigantesca entre los fans del núcleo duro, que la odiaron, y aquellos que vieron con buenos ojos los giros argumentales que introdujo la cinta. Hoy nos ponemos en defensa de Star Wars: The Last Jedi para mostrar que no todo es blanco o negro en la galaxia muy muy lejana, y sobre todo que una vuelta de tuerca a veces puede ser tan refrescante como una gaseosa casi congelada.

En defensa de Star Wars: The Last Jedi

En una época de retroalimentacion constante y de egos inmensos, es común que artistas del medio del cine interactúen con sus fans, ya sea mostrando su día a día o intercambiando opiniones, algo impensado hace un tiempo atrás. Lo primero que tenemos que destacar al ponernos en defensa de Star Wars: The Last Jedi es el enorme amor con que Johnson se dirigió hacia los fanáticos de Star Wars, quienes se cansaron de enviarle diatribas al director a través de redes sociales. Pero el cineasta supo ponerse a la altura de la situación y responder las interpelaciones de forma amigable y respetuosa, algo no muy común en una cloaca llena de toxicidad como lo es internet hoy.

En defensa de Star Wars: The Last Jedi

Poniendo la mira directamente en el episodio VIII, si vamos a ubicarnos en defensa de Star Wars: The Last Jedi es menester hacer énfasis en una cuestión determinante, algo que hizo las veces de terremoto causando la grieta que divide a aquellos que alaban el giro argumental de la historia, y aquellos que se rasgan las vestiduras con los cambios impuestos en el último episodio.

Es que el odio demostrado hacia The Last Jedi alcanzó cuotas ridículas si tenemos en cuenta la buena acogida que tuvo El Despertar de la Fuerza, más todo esto se debe a que el episodio VII es un refrito de la cinta original que fundó la saga: todos amamos Una Nueva Esperanza por lo que la cinta dirigida por J.J. Abrams no hace más que evocar el mismo sentimiento de amor hacia dicha película.

«Deja que el pasado muera, mátalo si es necesario»

The Last Jedi se posiciona entonces como una verdadera nueva película de Star Wars, una historia original sin recalentados ni escenas calcadas, nuevos giros que hicieron virar la trama hacia lugares desconocidos y muy muy lejanos. Es ahí donde nace el odio hacia la obra de Johnson: el cineasta propuso algo nuevo, y a (casi) todo el fandom no le gustó el rumbo tomado por la saga.

Es aquí donde más fuerza hacemos al defender Star Wars: The Last Jedi porque banco el hecho de que se haya intentado proponer algo nuevo y diferente; para Rian Johnson hubiera sido fácil calcar El Imperio Contraataca y dejar a todos contentos; sin embargo optó por el camino difícil, alejándose del lado oscuro al proponer una historia diferente. Quienes esperaban ver un refrito del episodio V salieron decepcionados de las salas de cine. En pleno furor de remakes, reinicios e ideas refritas, se agradecen las propuestas de alguien que se anima a patear el tablero, explorar nuevos horizontes y debatir abiertamente con aquellos quienes lo critican.

Todo esto sin hacer énfasis en las escenas de acción filmadas de forma magistral como el enfrentamiento que llevan adelante Kylo y Rey, una manteca desde lo visual y lo sonoro, una fotografía preciosa filmada en exteriores verdaderos (sin pantallas verdes insulsas), y por supuesto no se puede dejar de nombrar al encomiable trabajo realizado por John Williams: su aporte hace que esta película, la menos Star Wars de todas, sea un poquito más entrañable.

critica Star Wars: The Last Jedi

Es cierto que la película tuvo fallos, y al ponernos en defensa de Star Wars: The Last Jedi no vamos a negar que no es perfecta, ni mucho menos. Incluye momentos casi rozando la ridiculez como el incidente con “Leia Poppins”, o el agregado de Rose a quien percibimos más como una suerte de personaje forzado –inclusive el mismo Johnson admite que la agregó a último momento– que no aporta a la trama nada más que momentos metidos con calzador.

Como dijimos antes, Star Wars: The Last Jedi es la menos Star Wars de todas, pero intenta explorar nuevos horizontes y abrir nuevos caminos para darle otro enfoque a la saga antes de que se transforme en una auto celebración película a película.

Tras toda la arena que se ha levantado con el episodio VIII, tendremos que esperar un año más para poder conocer cómo concluye finalmente esta trilogía que ha sabido recibir en solo una película más odio que toda la trilogía de Anakin. Recomendamos que si se quedaron con un mal sabor de boca, no es mala idea darle un nuevo visionado a una cinta que abrió muchos caminos interesantes.

2 Comentarios

2 Comments

  1. Franco Toska

    21/12/2018 en 17:36

    Personalmente a mi no me molestó que hayan hecho un cambio en la saga, sino que el cambio que hicieron no resultó. Creo que todos esperábamos mas de Luke. Toda la peli anterior fue para encontrar a Luke quien al final ni siquiera salio de la isla, y el «entrenamiento» hacia Rey fue una visión que no sirvió para nada. La trama de Finn y Rose también fue en vano, y muchas cosas mas. En conclusión, el problema no es que hayan hecho algo diferente, sino que eso diferente fue malo, vació y sin sentido, en mi opinión.

  2. Cosme Fulanito

    27/12/2018 en 09:44

    Si, había dos caminos. Calcar Episodio V o hacer algo nuevo. Bien, hizo algo nuevo, ahora eso no se traduce en una buena película. Episodio VIII es mala porque no propone algo nuevo, argumentalmente está tan mal planteada que el final no deja un gancho copado, que de ganas de ver lo que viene, por lo contrario el efecto que genera es antipático. Esto de «no pero hizo algo diferente» no es motivo de elogio a menos que te salga bien. SW perdió toda la fuerza con VIII.

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba