Conectate con nosotros

Alta Peli

La tercera no es la vencida: 5 de las mejores terceras partes del cine

Cine

La tercera no es la vencida: 5 de las mejores terceras partes del cine

La tercera no es la vencida: 5 de las mejores terceras partes del cine

Muchas veces nos defraudan, muchas veces sirven de cierre a una trilogía, y tantas otras sirven para abultar los bolsillos de los productores. Pero en más ocasiones de las que te imaginás, esas terceras partes son dignas y geniales para pasar algo más que un buen rato. Aquí la prueba de ello: un repaso que demuestra que las terceras partes SI pueden ser buenas.

Army of Darkness (1992)

Antes de la remake del 2013 y de que se convirtiera en un producto televisivo (Ash vs Evil Dead), Sam Raimi decidió darle un cierre a la historia de Ash Williams, o algo así. Su título original ya no fue Evil Dead, sino Army of Darkness (El ejército de las tinieblas), porque Universal quería capturar la atención de más espectadores, sin importar si habían visto o no las entregas anteriores. Aquí acompañamos nuevamente a Bruce Campbell, un poco más crecido, en una cinta no tan centrada en el horror, que combina la aventura y la comedia. Viajamos a Inglaterra al siglo XIII, la edad media, la tierra de los valerosos caballeros, pero nadie es tan valeroso como Ash, quien va a demostrar ser el héroe que están necesitando para derrotar a las fuerzas del mal. No logrará superar a sus antecesoras, habrá perdido su estética de bajo presupuesto, pero vale la pena.

Batman: El caballero de la noche asciende (2012)

Nolan eligió un gran Batman (Christian Bale), de eso no hay dudas, y desde el principio concibió su visión como una trilogía. Arrancó en el 2005 con Batman Begins, subió la vara en el 2008 con El caballero de la noche, y cerró el círculo en el 2012 con 165 minutos de pura acción. En la historia de esta película hace 8 años que Batman desapareció, dejó de ser el héroe que ciudad Gótica necesitaba para enaltecer al fallecido Harvey Dent. Un perfecto final para esta trilogía con un archienemigo gigante interpretado maravillosamente por el Sr. Tom Hardy, que -entendemos por los papeles que elige- disfruta cuando sus personajes tienen la boca tapada. La calidad se mantiene hasta el último segundo del metraje. Christopher Nolan sabía lo que hacía.

Volver al futuro 3 (1990)

Para muchos es la peor de la famosa trilogía de Robert Zemeckis, pero convengamos que en la comparación con otras terceras partes gana por afano, aun con sus errores (¿por quá será que no usan la gasolina del Delorean que el Doc esconde en 1885 para ser encontrado en 1955?). Acá nos trasladamos a 1885, y la última aventura de Marty y el Doc se transforma en western con homenajes al género por doquier, donde además de la eterna rivalidad con el clan Tannen vamos a ver cómo el Doctor Emmet Brown descubre el amor. Brillante por donde la mires, en el momento de su estreno no tuvo el mismo éxito de taquilla que sus predecesoras, pero es un gran final para esta saga, y lo mejor es que Universal optó por no seguir explotando la franquicia, porque el resultado probablemente hubiera destrozado todo.

Toy Story 3 (2010)

Ganadora de 2 Oscar, la tercera entrega de los juguetes que hablan vino a tocar los corazones de todos los mortales. ¿Por qué? Porque Pixar se dio cuenta que aquellos que habíamos visto la primera, allá por 1995, crecimos y tuvimos que donar/regalar/tirar nuestros queridos juguetes. Entonces revivió aquella historia abandonada en 1999 y nos volvió a traer a Woody, Buzz, Andy y a TODOS los que esperábamos ver en la gran pantalla, y en 3D. Tiene acción, tiene humor, tiene aventura y te toca el corazón. Crecimos con Toy Story y la historia creció con nosotros. Esperemos que la cuarta entrega no defraude.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (2004)

Técnicamente este caso es diferente, ya que no se trata de una trilogía, sino de una saga de 8 películas basadas en los exitosos libros de J. K. Rowling que siguen la vida del joven mago Harry Potter. Las primeras dos entregas habían resultado edulcoradas y se centraron sobre todo en la presentación de los personajes y el mundo mágico que los rodea. En la tercera, la cosa cambió, le asignaron la dirección al mexicano Alfonso Cuarón  y rompió todas las reglas. Hizo una película mucho más sombría y adulta de 137 minutos de duración, en la que vamos a viajar en el tiempo y a disfrutar de inesperados giros en la trama. De las mejores que tiene la saga del mago con la cicatriz para ofrecernos, la disfrutarán incluso quienes no conocen mucho de este mundo, no saben quá es muggle ni una snitch dorada o ni siquiera vieron las dos primeras.

Estos son solo algunos ejemplos de las mejores terceras partes del cine, seguro hay muchas más que demuestran nuestra teoría de que la tercera no siempre es la vencida. ¿Quá otra buena tercera entrega recordás?

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba