Conectate con nosotros

Alta Peli

Las películas de James Wan

Cine

Las películas de James Wan

Las películas de James Wan

Para quienes les suena el nombre pero no lo ubican claramente dentro del mundo cinéfilo (quizás por no ser fervientes adeptos al cine de terror), les cuento que James Wan es un director joven de origen malasio, caracterizado por darle un tratamiento muy personal a sus películas. Es un director con perfil bajo, pero lo que se puede ver a través de sus films es ambicioso: enaltece con sus enfoques al cine de terror más puro. A lo largo de los años se fue animando a involucrarse en otros proyectos por fuera del género, sabiendo salir bien parado en las películas de acción y hasta en el tan cuestionado y comentado “cine de superhéroes”. Hoy vamos a repasar su mundo a través de 5 películas de James Wan.

Las películas de James Wan

Death Sentence (2007)

Es tal vez una de las películas más «simples» de la filmografía de James Wan. Basada en la novela homónima de Brian Garfield, es principalmente un film de acción , con un toque de thriller, y actores grosos como Kevin Bacon o el grandísimo John Goodman. Lo malo: a medida que avanza, la película se va desinflando.

Nick Hume (Kevin Bacon) es un padre feliz y ejemplar que tiene una familia donde todo marcha sobre ruedas, hasta que en una estación de servicio unos delincuentes le matan al hijo y él es el único testigo. Ahí es donde se le desmorona el mundo a Nick y decide hacer justicia por mano propia, viendo que la policía no iba a ayudarlo.

El guion y la construcción de personajes se caen mucho antes del tercer acto, aunque para quien quiera entretenerse y ver un par de tiros puede resultar unos buenos 100 minutos. Resulta irónico que el hecho de ser tan inverosímil la haga tan buena y tan mala al mismo tiempo. En resumen, es una película donde quiere mostrar que no existe la justicia a cualquier precio, pero llevado al extremo ridículo.

Insidious (2010)

Entramos al hábitat que le resulta más cómodo a las películas de James Wan. Terror clásico y moderno al mismo tiempo, con su sello, tirando la carne al asador pero con criterio y sin apurar el fuego. Está lejos de ser pretenciosa y al final deja ganas de querer ver un poco más de la historia de la familia Lambert.

Insidious, o La noche del demonio como fue su traducción en los cines argentinos, cuenta la historia de la familia Lambert, quienes se mudan a una casa donde lamentablemente el hijo de la pareja, Dalton Lamert (Ty Simpkins), tiene una especie de accidente y entra en coma. Es ahí donde Josh (Patrick Wilson) y Renai (Rose Byrne) se dan cuenta que su hijo se encuentra en un plano astral donde es canal para atraer a los demonios y espíritus.

Las historias de casas embrujadas, por lo general, son las que más miedo dan porque todos conocemos o escuchamos de alguien que ha vivido alguna situación paranormal en casa propia o ajena. Si quieren asustarse, aquí tienen el camino de entrada a pasar una noche con la luz prendida y rezando para que ninguna vieja siniestra con la cara desfigurada se te aparezca en los pies de la cama.

Esta película sabe representar al género propiamente dicho de terror, con su oscuridad, la creación de un ambiente tenso, manteniéndonos al borde del sillón sabiendo que siempre puede pasar algo más. Los personajes que se van presentando realmente generan que uno se estremezca, porque no son almas en pena sino seres malignos con la intención de seguir haciendo el mal en nuestro plano terrenal. Resumiendo, Insidious no será «LA» película de terror, pero sí una que entretiene y asusta en partes iguales; te hace pasar un buen o mal rato dependiendo de cuántos dedos uses para taparte los ojos.

Aquaman (2018)

En mi opinión entra en el TOP 3 de las películas de James Wan, porque se anima por primera vez a meterse no solo en el “cine de superhéroes” sino que además lo hace desde el fondo del mar, creando una civilización nueva para ese tipo de cine.

Era doble el riesgo de James Wan al encararla, ya que no solo había que contar la historia para los nuevos espectadores y los acérrimos defensores del “no toquen a mi ídolo”, sino que además había que despegar a Arthur Curry -mejor conocido como Aquaman- del imaginario colectivo de ser el personaje que habla con los peces y nada más, como suelen referirse despectivamente para con el icónico personaje de DC.

James Wan logra convertir a Aquaman (Jason Momoa) en un verdadero superhéroe, resultando una gran película de acción y aventura, con un personaje intentando encontrar su lugar al debatirse entre la vida en la tierra o la vida en su Atlantis como rey de los océanos. En esa aventura de la búsqueda de su identidad van a suceder distintas situaciones donde podrá demostrar quién es, si realmente es digno de llevar el tridente de Neptuno o debe cedérselo a su hermanastro Orm (Patrick Wilson), que lo reclama de forma prepotente y sin piedad contra el que se cruce en su camino.

Jason Momoa es un actor que no se destaca por su prestancia actoral, entonces James Wan logra resaltar en el personaje su físico imponente y sus interacciones con grandes actores y actrices como Nicole Kidman (Atlanna), Willem Dafoe (Vulk) y Amber Heard (Mera); es ahí donde el producto final de Aquaman como superhéroe es efectivo y logra derribar muros de prejuicios.

Saw (2004)

Si bien no fue la primera de su filmografía, esta película es la que da el puntapié inicial al mundo según James Wan. Es una película que se puede encasillar dentro del género de terror por lo sórdida que es, la angustia que genera y la desesperación que trasmiten dos personajes encerrados dentro de una habitación con un cuerpo tirado en el medio del cuarto, a pocos metros de cada uno.

La idea es original. Dentro del género, se corre de los espíritus, las casas embrujadas, los fantasmas y los asesinos seriales como estábamos acostumbrados: acá James Wan va generando el climax de la película por medio de flashbacks que van contando la historia de estos dos sujetos y cómo llegaron a estar atrapados en esa habitación.

Tal vez, el mensaje final intentando dar una clase de ética a los personajes principales, se pierda entre la adrenalina y la sangre derramada de las pruebas a las que son enfrentados para poder salir de allí.

The Conjuring (2013)

Diría que es la mejor película dirigida por James Wan. Tiene lo mejor del género de terror, construye un clima donde hasta los seres siniestros y los jump scare se corren a un costado para darle lugar a la construcción de los personajes, del ambiente, a la interacción de la pareja Warren (Patrick Wilson y Vera Farmiga). Incluso el cartel de The Conjuring sugiere mucho más de lo que dice: una casa al fondo que invita a acercarte pero sabiendo que no se puede jugar con ella, y como peaje vemos la cuerda presta para que entre el cuello de quien se anime efectivamente a adentrarse en esa mansión.

Toda la película es un goce dentro de esa incomodidad en el sillón del espectador. Mención aparte para una Vera Farmiga que realmente se siente como si estuviera padeciendo todo lo que la rodea; tiene una belleza magnética para construir su personaje.

Así es como cerramos este repaso por 5 películas de James Wan, encontrando un denominador común: es un director dispuesto a entretener y a la vez incomodar, que se agarra de lugares conocidos para darles una vuelta de tuerca haciendo que parezcan completamente distintos.

1 comentario

1 comentario

  1. Marcelo

    10/09/2019 en 00:20

    No conocía a este director. Muy buen reporte!

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba