Conectate con nosotros

Alta Peli

Los Beatles y el cine

Cine

Los Beatles y el cine

Los Beatles y el cine

Todos conocen a Los Beatles, sus canciones son mundialmente cantadas, reversionadas e imitadas. Las bandas tributo proliferan en las más extrañas latitudes. Sin embargo, no es tan común celebrar la intervención de Los Beatles en el cine. El cuarteto de Liverpool (John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr) protagonizó en conjunto cinco largometrajes, pero seamos sinceros, no se trata de joyas del séptimo arte: en su mayoría son bastante ridículas y burlescas.

Nuestro objetivo es analizar el impacto, no solo musical, inspirando a artistas de todas las disciplinas creativas, quienes usaron sus canciones como trampolines para libros, pinturas, películas, y más. Como esto es Alta Peli, nos centraremos en la fantástica fusión de Los Beatles y el cine.

los beatles y el cine

Son numerosas las  formas en que la banda afectó y continúa afectando a la cultura popular; el cine no es una excepción. Quién no se acuerda el montaje de Forrest Gump (1994) en el que John Lennon comparte escena con Forrest en una entrevista en el show televisivo de Dick Cavett. O quizás recuerden al joven Matthew Broderick en el clásico de John Hughes, Ferris Bueller’s Day Off (1986), bailando Twist and shout  (Marcelo Tinelli también lo hizo). O tal vez quedó grabado en sus retinas el inicio de Austin Powers: International Man of Mystery, un claro homenaje a los primeros minutos de la película A Hard Day’s Night de The Beatles.

Los Beatles, explotando su costado actoral,  filmaron cinco películas: A Hard Day’s Night (1964, dirigida por Richard Lester), Help! (1965, también de Richard Lester), Magical Mystery Tour (1967, dirigida por Bernard Knowles, Paul McCartney y John Lennon), Yellow Submarine (1968, de George Dunning) y Let It Be (1969, con dirección de Michael Lindsay-Hogg). Esta última es la diferente, de corte documental, tal vez la más importante del grupo.

Además de participar en películas como grupo, ninguno de los cuatro miembros de la banda estuvo totalmente desvinculado del séptimo arte: a lo largo de las distintas etapas de sus carreras, cada uno de ellos entró a la industria cinematográfica por una puerta diferente.

John Lennon actuó en un papel secundario en  How I Won the War (1967), también dirigida por Richard Lester, y después de la separación de Los Beatles realizó varios cortometrajes experimentales junto a su pareja Yoko Ono.

Luego de la separación de Los Beatles, George Harrison se lanzó como productor ejecutivo en películas como Life of Brian (1979), de Terry Jones, y Time Bandits (1981), de Terry Gilliam.

Ringo Starr participó junto a Peter Sellers en la comedia The Magic Christian (1969), de Joseph McGrath. La carrera actoral del baterista de Los Beatles es de las más prolíficas continuando hasta la fecha, e incluye trabajo de doblaje (prestó su voz para un personaje de Las chicas superpoderosas).

Paul McCartney ha sido productor ejecutivo de varios documentales sobre su propia carrera. Además, dirigió el cortometraje documental Grateful Dead (1995), compuesto por fotografías de un concierto de esta banda tomadas por su ex esposa Linda. En 2012, dirigió el video musical de su canción My Valentine que protagonizaron Johnny Depp y Natalie Portman.

Pero eso no es todo, los cuatro de Liverpool han sabido inspirar cientos de películas de las más diversas maneras, a partir de su historia como banda o a partir del éxito que los rodeó, utilizando sus canciones como banda sonora o bien utilizando la letra de alguno de sus éxitos como disparador para una historia original. Estas son algunas de las películas (hay muchas más) que no existirían sin John, Paul, George y Ringo.

Aquí va nuestra selección de imperdibles en esta conjunción de Los Beatles y el cine

I wanna hold your hand (1978)

La primera aparición de los Beatles en el Show de Ed Sullivan marcó un momento decisivo para la cultura mundial. El director Robert Zemeckis (si, el de Volver al futuro) decidió utilizar ese evento histórico como punto de partida para su película de 1978, I Wanna Hold Your Hand (en español se tituló Locos por ellos). La comedia se sitúa en 1964, sigue a seis adolescentes de Nueva Jersey que escapan para ver a Los Beatles actuar y con la esperanza siempre presente de cruzarse con sus ídolos. En el camino, aprenderán nuevas cosas sobre la amistad y el crecimiento. Una película simpática que lleva a la pantalla grande la locura de la Beatlemanía.

Backbeat (1994)

La poco conocida historia del quinto Beatle, Stu Sutcliffe, es narrada en este relato sobre los primeros días de la banda y sus primeros conciertos en Liverpool y Hamburgo, Alemania.

Este drama basado en hechos reales es la primera película dirigida por Iain Softley, y rememora los primeros pasos de los integrantes del grupo «The Beatles» antes del éxito que les acompañó entre 1963 y 1970, pero también cuenta la historia de un triángulo amoroso entre dos mejores amigos.

Sutcliffe es amigo cercano de John Lennon y es quien será el bajista original de la banda, acompañándolos en sus primeros recitales. Sin embargo, la amistad se tensará cuando Sutcliffe se enamore de una estudiante de arte alemán y comience a cuestionar su compromiso con la banda.

Ganadora del Premio BAFTA a mejor banda sonora, debemos destacar un John Lennon muy bien interpretado por el entonces debutante Ian Hart.

Across the universe (2007)

Se trata de un musical dirigido por Julie Taymor, con ‎Jim Sturgess‎ y‎ una joven Evan Rachel Wood mucho antes de convertirse en la protagonista de la serie Westworld. Ambientado en los años 60, en la época de las turbulentas protestas contra la guerra, años de liberación mental y rock’n roll.

El musical funciona muy bien como tal. El guión es muy previsible, pero las canciones de Los Beatles y sus representaciones visuales ayudan a mantener nuestra atención (aunque odie profundamente la escena de Strawberry Fields Forever). Quizás podría considerarse como una yutaposición de videos musicales de 133 minutos, pero aún así no podés dejar de verla.

The Rutles: All You Need Is Cash (1978)

All You Need Is Cash (en referencia a All you need is love) es una película para televisión de 1978 en formato falso documental, dirigida por Eric Idle y Gary Weis, narrando la historia del grupo de rock ficticio The Rutles, una clara parodia de The Beatles.​

Esta parodia es una creación del Monty Python, Eric Idle. Fue emitida originalmente como una pequeña sección en el programa Saturday Night Live, sin embargo el éxito fue tan inmenso que se decidió producir un largometraje.

Con un humor super ácido refleja cómo un grupo musical empieza de cero, inicia su exitosa subida a la fama hasta acabar con una irreparable separación, aquí con matices al desastre y canciones genialmente absurdas como «Cheese and Onions».

Se trabaja la mitología de los Beatles con una mezcla perfecta de crueldad y amor, lográndolo tan brillantemente que el mismo George Harrison aceptó aparecer en un cameo. Una gran combinación de Los Beatles con Monty Python.

I am Sam (2001)

En esta historia de un padre, Sam Dawson, que padece una discapacidad mental y debe luchar para ganar la custodia de su pequeña hija, la relación con la banda británica es bien diferente. La banda de sonido de esta película, dirigida por Jessie Nelson, usa temas del grupo pero en otras voces. Se dijo que inicialmente Jessie Nelson intentó conseguir los derechos de estas canciones, pero parece que se embarcó en una de las tareas más difíciles y costosas, con lo cual se vio obligada a encargar a varias bandas y solistas que las versionaran (Sarah McLachlan, The Black Crowes y Eddie Vedder, entre otros) con un resultado más que satisfactorio.

Además de presentar al personaje de Sam como un fanático de los cuatro de Liverpool, las canciones se van entretejiendo con la trama y no están simplemente como fondo musical. Sí, pueden ser excusas, pero ¿quién no disfruta una banda sonora íntegra de Los Beatles?

Nowhere Boy (2009)

Lanzada para coincidir con lo que habría sido el cumpleaños número 70 de John Lennon, esta película ofrece una mirada conmovedora a sus primeros años, con énfasis en los conflictos familiares que ayudaron a definir su relación con los demás y con la música. Aunque incluye la formación de The Quarry Men, la historia se centra en el doloroso pasado de Lennon con su madre Julia y su estrecho vínculo con su tía Mimi. Anhelando una familia normal, John se escapa al nuevo y emocionante mundo del rock and roll donde su genio incipiente encuentra un espíritu afín en el adolescente Paul McCartney. Una imagen dulce y sorprendentemente reflexiva que nos presenta a John justo cuando él y el rock se descubren mutuamente.

Con Aaron Taylor-Johnson (a quien tal vez recuerden de Kick Ass) como John Lennon, y Thomas Sangster como Paul McCartney.

Paul is dead (2000)

Es 1980 en una pequeña ciudad de Alemania Occidental. Las vacaciones de verano acaban de comenzar y para Tobías (12), un fanático de los Beatles, los días se hacen eternos. Él sueña con tener una banda propia junto con su hermano mayor Till. Pero Till acaba de empezar a salir con su primera novia y, por lo tanto, tiene otras cosas en mente.

Un buen día, un hombre misterioso aparece en la ciudad conduciendo un VW escarabajo blanco, con el volante en el lado derecho. Tobías está convencido de que ha visto la placa patente de ese coche antes. Revisa sus LP y encuentra sus sospechas confirmadas: es el auto que se ve en la portada de Abbey Road. Su instinto detectivesco despierta y descubre una extraña historia que sucedió en 1966: Paul McCartney murió en circunstancias misteriosas y fue reemplazado por un doble por su manager, Brian Epstein. Tobías comienza a investigar el caso, creyendo que se enfrenta al asesino de Paul McCartney.

Dirigida por Hendrik Handloegten, aquel detrás de Good bye, Lenin!

Dias de vinilo (2012)

Y en nuestras tierras también hay películas que no existirían sin Los Beatles. Esta comedia romántica, dirigida por Gabriel Nesci, sigue a cuatro amigos atravesados por la música: Damián (Gastón Pauls), Facundo (Rafael Spregelburd), Luciano (Fernán Mirás) y Marcelo (Ignacio Toselli). Sus vidas se ven alteradas por amores y desamores en el momento en que uno de ellos les informa que se va a casar. Aquí Marcelo es el líder de una banda tributo a los Beatles, así que escucharemos algunos retazos de las canciones, se evocarán las vestimentas y peinados de los fabulosos cuatro, y se introducirá (con fórceps) una alusión a Yoko Ono.

Un retrato de amistad, amor y vaivenes emocionales que nos recuerda un poco a Alta Fidelidad.

Aun hay más

Si llegaron hasta aquí (felicidades y gracias) se merecen descubrir la nueva película de Danny Boyle (aquel detrás de Trainspotting y Slumdog Millionaire), escrita por Richard Curtis (Notting Hill, Love Actually), que llegará a nuestras salas en septiembre de 2019. Yesterday parte de la premisa: ¿te imaginás vivir en un mundo donde nadie conoce a Los Beatles excepto vos?

Y si aún se quedaron con ganas de más de esta relación de Los Beatles y el cine, en el canal de Youtube SgtPepperChannel se tomaron el trabajo de compilar 100 referencias a los cuatro de Liverpool en películas.

1 comentario

1 comentario

  1. Adriana

    12/03/2019 en 17:06

    Muy buen relato, muy completo y ameno
    Adriana

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba