fbpx
Conectate con nosotros

Alta Peli

Los problemas del cine de Marvel

problemas del cine de Marvel problemas del cine de marvel

Cine

Los problemas del cine de Marvel

Los problemas del cine de Marvel

Con Civil War comenzó la Fase Tres del Universo Cinematográfico de Marvel y en pocos días ya tuvo una mejor aceptación tanto de la crítica como de la taquilla que sus predecesoras directas, pero eso no impide que nos detengamos a pensar en algunos de los problemas del cine de Marvel que se viene.

El universo se sigue expandiendo…

A lo largo de ocho años el MCU presentó trece películas y cinco series con un total de nueve temporadas, teniendo prometidas además de otras tantas para los próximos años. Aunque la franquicia arrancó lenta hoy garantiza dos estrenos por año con expectativas de llegar a tres dentro de no mucho y el universo compartido obliga a planear anticipadamente varias películas con equipos de trabajo diferentes para poder mantener la coherencia no sólo con las anteriores sino con las que vendrán en el futuro. Es una estructura que le ha ganado la comparación con una serie de TV donde distintos directores pueden hacerse cargo de varios capítulos pero responden a la idea general que tiene un showrunner de la temporada completa, por lo que la libertad que pueden tener para dejar su sello en ese fragmento del universo que les confiaron es limitada, atados no sólo por los márgenes de estilo que se estableció para el conjunto sino también por la obligación de incluir algunos personajes o subtramas sólo porque serán necesarios más adelante de alguna forma que desconocen en una película que hará otra persona. Esa unidad de estilo que en principio aporta el beneficio de capturar un público creciente que va a ver una película sólo porque pertenece al conjunto, eventualmente puede revertirse y transformarse en uno de los problemas del cine de Marvel si el público viejo comienza a sentir aburrimiento por ver siempre lo mismo.

problemas del cine de Marvel problemas del cine de marvel

… y ya hay demasiado para ver

Siguiendo con esa comparación, entrar al MCU por Civil War es el equivalente a empezar una serie por los últimos capítulos de la segunda temporada, justo en el momento en que se están resolviendo historias de personajes ya presentados y preparando el camino para lo que vendrá en la tercera, por lo que si alguien quisiera ponerse al día ya no le alcanza con ver una o dos películas. Es algo todavía manejable, las historias no suelen ser tan complejas y cuando aparece alguna referencia importante rara vez sea algo que algún amigo no pueda explicar desde la butaca de al lado, pero el nivel de conexión que genera en el público nuevo ya no es el mismo que en los que vienen siguiendo la franquicia completa y en el futuro cercano la fuente de referencias puede volverse tan grande que podríamos terminar armando cuadros sinópticos para entender un chiste que empezó dos películas atrás, sobretodo cuando se trata de personajes o subtramas no tan conocidas. Estamos llegando al punto en que se vuelve real la posibilidad de dejar parte del público afuera, ya sea por nuevos o por distraídos y deberán manejar con astucia esa cantidad de información para mantener el interés de los fans sin intimidar a las nuevas generaciones que entran al género.

Un público diverso

Eso lleva a otro de los problemas del cine de Marvel de los próximos años que es la necesidad de complacer a un público cada vez más grande y diverso. Desde un principio tuvieron el desafío de presentar un producto que complaciera a los exigentes fans del género pero que a la vez pudiera atraer a un público menos entendido, pero ocho años capturando público implica además que en una sala se junte gente con veinte años de diferencia y que los productores pretendan encontrar un balance entre lo que ambos esperan ver, una estrategia que suele resultar en puntos intermedios que no fanatizan a nadie. Una estrategia más arriesgada es focalizar en un espectro más acotado y explotarlo más intensamente, algo que después de la experiencia de Deadpool esperabamos que otros se atrevan a intentar con mayor frecuencia pero aunque hay rumores de que la próxima Spiderman apuntará a un público más infantil, Marvel planea seguir reservando esas propuestas más arriesgadas para sus series de Netflix mientras sus películas sigan disparando al torso con una escopeta.

Se agotan los personajes más populares

problemas del cine de Marvel problemas del cine de marvel

La editorial tiene un centenar de personajes que podría adaptar a la pantalla, pero sólo un puñado de ellos son realmente conocidos para el público que no lee comics con cierta frecuencia y para peor, algunas de esas franquicias más populares no están en manos de Marvel porque los vendió mucho antes de darse cuenta del negocio que implicaba hacer ellos mismos las películas. Lógicamente, las Fase Uno y Dos se basaron en esos personajes capaces de llamar la atención  de un público lo más amplio posible, pero después de encabezar dos o tres películas en solitario además de las grupales, personajes como Iron Man, Capitán America o Thor ya se están quedando sin jugo que exprimirles, obligando a incorporar nuevo material que permita mantener el ritmo para que los ejecutivos puedan seguir agrandando su yate cada año.

Durante la Fase Dos se apostaron por franquicias que en el mejor de los casos sólo conocía un público bastante reducido como Guardianes de la Galaxia y Ant-Man, dos experimentos que sorprendieron al público con propuestas más descontracturadas de lo que estaban acostumbrados a ver. Inevitablemente seguirán con las incorporaciones pero los esfuerzos que hicieron para llegar a un acuerdo con Sony para tener a Spider-Man y sus obvios ataques contra el último fracaso de los Cuatro Fantásticos dejan en claro que el mayor sueño de Marvel es volver a tener a todos sus hijos descarriados bajo el ala para no tener que escarbar tanto entre personajes desconocidos ni reinventar historias como las de Wanda y Pietro sólo para contentar a los abogados.

El principal éxito de esta franquicia es haber logrado establecer una continuidad lo suficientemente previsible y estable como para convocar público a las salas con cierto nivel de seguridad incluso con algunos productos que no enloquecieron al público. Pero esa previsibilidad que fue su punto fuerte puede convertirse en uno de los grandes problemas del cine de Marvel del futuro si en vez de cambiar para superar los nuevos desafíos que se le avecinan se queda atascado en una fórmula que funciona hoy pero que no hay garantías de que lo siga haciendo.

4 Comentarios

4 Comments

  1. Nashua

    14/05/2016 en 11:07

    No se si estoy tan de acuerdo, por dos motivos. El primero es la disolución entre las divisiones Marvel de TV y Cine. Las referencias que existen en las películas hacia las series son nulas… ninguna, ni una sola. Para las películas Marvel las series no existen, aunque convivan en un mismo universo creativo. El Agente Coulson sigue muerto, nada se sabe sobre Daredevil o Jessica Jones, el pasado de la Agente Carter vio algo de luz en El Soldado de Invierno pero poco más. Es sabida la poca o nula relación entre Kevin Feige y con él de Marvel Studios (que reportan exclusivamente a Disney desde hace algunos meses) y los encargados de llevar adelante los proyectos televisivos Marvel. Para seguir las tramas del UCM solo basta con mirar las películas de las diferentes franquicias y aún así, en algunos casos las conexiones son bastante débiles. Las series sí han tirado del cine para generar mayores audiencias; caso de Agents of SHIELD que vincula su trama de turno a las películas que van saliendo o de las series Netflix que mechan alguna que otra referencia. Incluso si prestamos atención fue en la primera temporada de Daredevil donde más guiños teníamos hacia las películas, tanto Jessica Jones como la segunda temporada del Hombre sin miedo carecieron prácticamente de ellas.

    Lo segundo; Marvel tiene un sin fin de personajes la mayoría muy poco conocidos por el público. En Uruguay que es desde donde escribo, no se bien la razón, pero son mucho más conocidos los personajes DC que los de Marvel. Aún así la Casa de las Ideas ha tomado la dirección que más allá de grandes personajes lo que intentan es contar historias que atraigan a la mayor cantidad de público posible al cine. Estaba claro cuando se inició esto en 2008 que sin Spiderman y los X-Men, compartidos los derechos de Hulk con Universal, etc. lo primordial era generar historias atractivas, verdaderos blockbusters más el contexto que por un personaje en particualr (basta ver a DC tirar únicamente de la popularidad de sus iconos para llenar las salas y caer en la cuenta de que no alcanza solo con eso). Marvel lo demostró con Ant-Man que suena casi como una sátira del viejo Clark Kent y sin embargo se las arregló para mostrar un producto de calidad dentro de los canones del género.

    Creo que desde Disney le harán un monumento a Kevin Feige, el gran cerebro detrás de esto. Basta con ver la introducción de Black Panther en Civil War y recoger las sensaciones de quienes asistieron a la película para ver que le personaje gusta, o prestar atención al casting de Dr. Strange un personaje extraño para estas latitudes pero con un actor como Benedict Cumberbatch con un carisma y una banca de fans muy importante.

    • Matias Seoane

      15/05/2016 en 22:20

      Para estar en desacuerdo, pareces bastante de acuerdo!
      Antes que nada, gracias por tomarte el tiempo de dar esta opinión tan detallada.

      Esta nota se enfoca en las películas y las series podrían dar para un artículo aparte porque como bien decís aunque están dentro del mismo universo las conexiones son por ahora mínimas. No están las puertas cerradas para que en algún momento eso cambie, pero aparentemente no hay planes de que suceda en el corto plazo. (¿Será Inhumans el comienzo?) Los Heroes for Hire no son de cruzarse mucho con los Avengers asi que tiene sentido que eso se mantenga en las series (no tendría mucha gracia ver a iron Man peleando con la mafia, no?), aunque sería menos extraño que se cruzaran con Spiderman ahora que entró al universo.

      Que Marvel se atreva a usar personajes como Ant-Man tiene sentido hoy, pero antes de la Fase Uno era una apuesta arriesgada que ningun productor se hubiera jugado a hacer, de la misma forma que seguramente DC no haría una película de Detective Marciano antes de tener bien asentados como mínimo a otros miembros mas conocidos del grupo como Mujer Maravilla, Acuaman y Flash. La estrategia parece ser empezar por personajes que el público masivo ya conoce para después colgar de ese éxito a otros menos populares, no porque no puedan ser muy interesantes esos personajes de seguna línea, sino porque lo ven como un negocio más riesgoso. Ya lo hizo Marvel, lo está haciendo DC. A la Liga de la Justicia le quedan varios por explotar aún, pero los Avengers ya están empezando a pedir una renovación sobre todo si quieren mantener el ritmo de tres películas por año.

      De este lado del río también son mucho mas famosos los principales de DC, pero al mismo tiempo creo que Marvel tiene mas personajes conocidos en una segunda línea. Es decir, aunque si le pedis nombres de superheroes la mayoría pensaría primero en Batman y Superman, lo mas probable es que no puedan nombrar mas que cuatro o cinco de DC. Eso no pasa tanto con Marvel y a cualquiera que le interese un poco el género podría nombrar a varios Avengers, unos cuantos XMen o en cada uno de los Cuatro Fantásticos (en todo esto tuvo mucho que ver las series animadas de los 80s/90s). No los nombraría primeros, pero seguro que nombrarían a muchos mas.
      Y ahi creo que el MCU corre con ventaja en el largo plazo, porque mientras que ya están metiendo personajes poco conocidos con bastante buena aceptación, no sé si DC se bancaría hacer veinte películas sin empezar a usar varias personificaciones de Flash o Linterna Verde.

      • Nashua

        15/05/2016 en 22:52

        El artículo se articula valga la redundancia sobre dos pilares fundamentales que intentan explicar «Los Problemas del Cine de Marvel»:

        Primero: «El universo se sigue expandiendo… y ya hay demasiado para ver (…) en el futuro cercano la fuente de referencias puede volverse tan grande que podríamos terminar armando cuadros sinópticos para entender un chiste que empezó dos películas atrás.» En el primer párrafo claramente explico porque esto no es así necesariamente.

        Segundo: «Se agotan los personajes más populares» (…) La editorial tiene un centenar de personajes que podría adaptar a la pantalla, pero sólo un puñado de ellos son realmente conocidos para el público que no lee comics con cierta frecuencia y para peor, algunas de esas franquicias más populares no están en manos de Marvel.»

        En síntesis son los dos grandes problemas que plantea la nota, con ninguno de ellos estoy de acuerdo por razones que he explicado largamente en mi primer comentario.

        Con respecto a la comparación con la JLA, los Avengers si por algo se han destacado es por los continuos cambios en su formación cuestión que Feige seguramente lleve adelante también en el cine.

        El gran problema de la industria del blockbuster superheróico es la sobresaturación del género. El creer que por pertenecer a él será un éxito sin más. Pasa con las series: Agent Carter y Constantine por citar un par de ejemplos, el Marvel Most Wanted que no terminará nunca de ver la luz del día… Al igual que sucedió con el Western cuando salían de a montones en historias super clichés y monotemáticas. El gran acierto de Marvel ha sido explotar el cine de superhéroes sin hacer necesariamente cine de superhéroes… tenemos opera espacial, cine de espionaje, cine de aventura cuasi mitológicas, vendrá Dr. Strange y con él la parte más mística de este universo, etc. Marvel transformó un subgénero del cine de aventuras en un abánico temático hace algunos años impensado; esto ha evitado al menos el cine, ver el mismo producto una y otra vez con un cambio estético y poco más.

        Gracias por tomarte el tiempo para contestar, saludos desde Uruguay.

        • Matias Seoane

          15/05/2016 en 23:58

          – Tenes razon con lo del título, en realidad era «los Problemas del cine de Marvel que se viene» como dice el copete (se habra perdido en alguna edicion/correccion) porque intento analizar los desafíos que va a tener esta Fase Tres que promete cambiar (al menos en parte) lo establecido hasta ahora.

          – Tambien estoy muy de acuerdo en que han sabido hacer varios géneros de películas dentro del mismo universo y eso es algo que suma mucho. Por más que agrega dificultades a los cruces espero que lo sigan haciendo.

          -Yo tampoco creo que una película sin personajes famosos tenga que ser
          un fracaso o no pueda ser buena. Pero sí que tiene desafíos extra que
          otras no tienen y eso a veces puede amedrentar a los productores, que en
          el fondo suelen buscar negocios más que otra cosa. Ojala Ant-Man y GoG sirvieran para cambiar eso.

          – En cuanto a lo del universo… bueno, son visiones. Yo no creo que sea lo mismo ver Avengers sin haber visto las individuales de Iron Man o Capitan America. No tanto por la trama en sí, por los personajes. Independizarlas del todo les va a quitar la poca profundidad que tienen por ahora y no creo que eso sea algo bueno.
          Que las series avancen en paralelo (al menos por ahora, por eso no las inclui en el analisis pero las nombro porque en el futuro podria cambiar) no cambia la situacion de que se siguen agregando personajes recurrentes continuamente. Aun falta mucho para el estreno y ya el numero que se maneja para Inifity Wars es enorme, no les va a ser nada fácil coordinarlos. En las tres que ya hicieron fueron muchos menos y estuvieron varias veces al borde de que se les vaya de las manos.

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba