Conectate con nosotros

Marketing y trailers: el caso de Branded

Cine

Marketing y trailers: el caso de Branded

Marketing y trailers: el caso de Branded

En un Moscú futurista, donde las marcas corporativas han creado una población desilusionada, un hombre se esfuerza por desbloquear la verdad detrás de una conspiración que disparará una épica batalla contra las ocultas fuerzas que controlan a nuestro mundo. O, por lo menos, eso vendía el avance de Branded (Código oculto).

 Branded

Never trust a trailer

Todos sabemos que no podemos confiar en los trailers. Están preparados para endulzarnos. Son creaciones artificiales destinadas específicamente para que vayamos a pagar la entrada al cine. En Alta Peli en más de una ocasión hemos hablado de esos avances engañosos en el cine.

El último trailer para Infinity War emocionó a todo el mundo, pero luego resultó que muchas escenas icónicas del avance nunca aparecían en la película. ¿Cuántas veces nos decepcionó una película porque “no era lo que vendían los avances promocionales? ¡Quiero ver a todos los Avengers corriendo como en esa famosa toma!

escena del trailer de infinity war que no está en la película

De hecho, la creación de trailers “no oficiales” que hacen que una película se vea completamente diferente al producto final es uno de los géneros más queridos entre las artes que vemos dispersarse por Internet.

Está el ejemplo de The Shining editada como una comedia romántica para toda la familia, la clásica película de Los Diez Mandamientos como una comedia adolescente, Mary Poppings como un slasher de terror o la serie Luke Cage como una simpática sitcom de los años ´90.

El caso de Branded

Yo ya estoy cansado de los avances que te mienten descaradamente, editándose de tal forma que el producto final no tiene absolutamente nada que ver con lo que promocionaron en un principio. Exactamente eso me pasó con Branded (2012), traducida en Latinoamérica como Código oculto.

Se trata de una producción rusa e independiente que, paradójicamente, está hablada en inglés. Tiene algunas escenas memorables, otras bizarramente geniales, unos efectos de (muy) dudosa calidad y un par de momentos que son un absoluto WTF!.

Este era el avance. Díganme si no pinta una película lo suficientemente delirante y entretenida como para mirar con amigos y un par de cervezas encima.

Lo cierto es que no sé si esta película es una basura absoluta o un potencial clásico de culto. Su ritmo es desbalanceado, hay escenas que no tienen nada que ver con nada y –por supuesto– no pega en lo absoluto con el estereotipo de películas norteamericanas. Hay algo en el argumento que recuerda al cine de Kubrick, pero solo superficialmente.

Yendo a lo concreto: esperaba una divertida película sobre monstruos y me encontré con una exposición soporífera sobre la maldad inherente del capitalismo. Un intento de relato donde cualquier tipo de lógica se va por el inodoro.

Hay quienes van a poder encontrar la profundidad entre los límites de lo absurdo que presenta la historia, pero yo la encontré apenas llevadera y, por sobre todo, fallida.

Pero: ¿es eso, o hay algo más? Para una película que habla sobre los peligros de la publicidad, quizás hay una ironía en el hecho de que no pueda cumplir con las expectativas de su propia (y extraña) campaña de publicidad.

codigo oculto

A lo mejor, el caso de Branded era exactamente lo que quería demostrar. Para exponer los falsos que son los comerciales, los creadores de la película hicieron exactamente lo mismo con su avance. Vendieron un producto que no tiene nada que ver con las expectativas.

Quizás estos muchachos rusos son tan visionarios como incomprendidos. O tal vez estamos ante un futuro clásico de culto que utiliza el metalenguaje para probar su propio punto. A lo mejor es una experimentación al estilo La desaparición de Haruhi Suzumiya, donde los creadores repitieron OCHO VECES el mismo capítulo a su audiencia.

Prefiero no revelar demasiado de la película para que cada uno pueda tener su propia opinión al respecto. Sin duda es original y bastante diferente a lo que uno está acostumbrado. Pero diferente no siempre es sinónimo de calidad. El caso de Branded (que vi hace ya varios años) me recordó a Sorry to Bother You, la cual vi hace apenas unos días. Ambas películas son, en realidad, cosas muy diferentes de las que vendían sus avances.

¿Futuro clásico de culto?

Branded recuerda también un poco a Cabin in the Woods (de hecho, ambas salieron por la misma época) en cuanto a lo bizarro de la propuesta y las expectativas que yo tenía.

Cuando vi Cabin in the Woods por primera vez (la esperaba con muchas ansias) la odié. Me pareció una basura, un experimento burdo, una parodia con actuaciones pésimas, diálogos clichés y momentos olvidables. Tuvo mucho que ver la gente con la que la vi (gente cerrada a películas fuera de lo convencional).

Con el tiempo la fui apreciendo mucho más. Hoy ya la vi tres o cuatro veces y la considero una obra maestra del cine de terror metatextual. No solo es terriblemente divertida, sino que además todo lo que muestra es adrede y tiene cosas espectaculares. Es tremendo cómo me fue cambiando la cabeza para comenzar a ver esta historia con mejores ojos.

Hoy en día la banco a muerte.

Entonces, no sé… quizás el caso de Branded necesita tiempo de maduración para determinar si es un posible clásico de culto o si está destinada al olvido eterno. A lo mejor, la forma en la que se promocionó tuvo sus motivaciones. A lo mejor la historia funciona de formas que todavía no comprendo del todo.

Véanla. Después me cuentan.

2 Comentarios

2 Comments

  1. suro

    20/10/2018 en 06:29

    Me pasó con Frozen. El primer teaser prometía algo super hilarante onda los sketches de La era del hielo. Me puedo fumar que no tenga nada que ver con eso. Pero que encima los fragmentos de ese teaser ni hayan asomado en el film me cabreó muchísimo.

    Una rusa con la que me pasó de llevarme un chasco es Guardians. Mostraron las mejores tomas con los mejores efectos en el trailer, hasta podría jurar que retocaron digitalmente a la chica del grupo para que se vea más voluptuosa. Pero lo peor es que ocultaron de raiz uno de los peores garrones del film: El villano. Que parecía “El Pepo” con esteroides…

    • Luciano Sivori

      24/10/2018 en 10:14

      De hecho, me pasó exactamente lo mismo con esas dos películas que mencionás. Odio bastante Frozen, pero es complicado admitirlo en público porque empezás a recibir tomatazos. “Guardians” me había comprado con el trailer y es una porquería importante.

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba