Conectate con nosotros

Mito platónico: la alegoría de la caverna en el cine

alegoría de la caverna en el cine

Cine

Mito platónico: la alegoría de la caverna en el cine

Mito platónico: la alegoría de la caverna en el cine

¿Qué tienen en común películas de géneros tan dispares como The Lego MovieMatrix, The Village y The Truman Show? Quizás que, a nivel narrativo, todas son interpretaciones modernas de un mito antiguo creado por el filósofo Platón. En esta nota revisamos la alegoría de la caverna en el cine.

Mito platónico: la alegoría de la caverna en el cine alegoría de la caverna en el cine

La alegoría de la caverna en el cine

Estás encadenado en una cueva oscura, forzado a mirar una pared al frente. Estuviste así desde tu nacimiento: no conocés otra cosa. Sobre la pared solamente podés ver sombras de figuras y objetos iluminados por un fuego que se posiciona detrás tuyo. Estas sombras parecen moverse autónomamente, constituyen lo único que vos (prisionero) visualizás. Son tu realidad.

El cuento relata cómo, con el tiempo, las cadenas de los prisioneros en aquella caverna se van volviendo invisibles, se van internalizando. Aquella vida es la normal, la única posible. Pero un día un prisionero se despierta sin cadenas. No entiende nada. Su cuerpo está más aliviado, aunque también se siente confundido y angustiado.

Se horroriza ante la existencia de un mundo fuera de la caverna. Su primera reacción es querer volver a encadenarse y retornar a la comodidad, a lo seguro. Es imposible. Ahora ya sabe que hay otra realidad, y no hay vuelta atrás.

cine y platón alegoría de la caverna en el cine


¡Atención! Puede haber mínimos #spoilers sobre algunas películas en esta nota.

The Matrix (The Wachowskis, 1999)

A esta altura del partido, nadie pone en duda lo mucho que Matrix modificó la forma de ver y hacer cine. Más allá de su impresionante apartado visual, se trata de una de las películas argumentalmente más complejas de las últimas dos décadas. Es, además, una fascinante reinterpretación actual de la alegoría de la caverna en el cine.

Thomas Anderson (Keanu Reeves) es un programador que frecuentemente se encuentra con una críptica frase: la Matrix. Eventualmente conoce a Morpheus (Laurence Fishburne), quien lo ayuda a salir de la caverna. La realidad que el protagonista conoce no es más que una simulación creada por máquinas.

Aparentemente, la humanidad funciona como fuente de energía para las máquinas, una suerte de experimento del cerebro en un balde. Ahora Anderson es capaz de experimentar la verdadera realidad y tiene que luchar para lograr que todos los demás prisioneros puedan ser finalmente liberados de la opresión.

The Lego Movie (Phil Lord, 2014)

Curiosamente, hay mucho de esto también en The Lego Movie (película subvalorada si las hay). La historia sigue la vida de Emmet, un don nadie bonachón que se entera –de un momento a otro– que es el Elegido. Utilizando la técnica del “Camino del Héroe” (y con innegables guiños a Matrix) termina descubriendo una terrible verdad sobre su mundo donde todo parece ser increíble.

Uno de los puntos que establece el mito de la caverna es la necesidad de crear una resistencia que se oponga al poder instituido, que luche contra lo que se considera “normal” o convencional. The Lego Movie está llena de mensajes ocultos y alusiones a esta temática.

The Village (M. Night Shyamalan, 2004)

The Village también toma prestado el concepto y lo aplica a una pequeña comunidad de Pennsylvania en los años 1800´s.

Para muchos, ésta fue la última buena película de Shyamalan hasta la llegada de Fragmentado. Los residentes de la ciudad viven en constante miedo por “aquellos de los que no hablamos”, monstruosas figuras que se esconden entre los bosques que rodean al pueblo.

Los niños han nacido y crecido en esa comunidad, no conocen nada más allá de los bosques. Lucius Hunt (Joaquin Pheonix) decide que quiere conocer más, pero los ancianos del lugar hacen lo posible para detenerlo y evitar que salga a investigar.

El protagonista está convencido de la necesidad de romper sus cadenas y salir de aquella cueva que es su pequeño pueblo. ¿Hay algo más además de su aldea? ¿Qué motiva a los monstruos a acechar los bosques? Y, más importante, si lograra salir y encontrar que hay otra realidad afuera: ¿volvería a su pueblo para compartir el descubrimiento con todos los demás?

The Truman Show (Peter Weir, 1998)

No es posible hablar sobre la alegoría de la caverna en el cine sin referirse a The Truman Show.

Truman Burbank (Jim Carrey) vive una vida aparentemente normal. Lo que desconoce es que su vida es un show de televisión, una suerte de Gran Hermano que se transmite todos los días del año a todo el mundo exterior.

El show involucra muchísimo trabajo, cientos de cámaras y docenas de actores interpretando a la gente que interactúa día a día con Truman. En esta nota, de hecho, calculamos cuánto costaría hacer este reality show en la vida real.

Todo cambia, por supuesto, cuando Truman comienza a sospechar de la falsedad de todo lo que lo rodea. Cuanto más investiga, más comienza a sentirse extrañado y decepcionado. Al final de la película (uno de los finales más hermosos de la historia) logra romper sus cadenas y escapar de la cueva.

Otros ejemplos del mito platónico

Podríamos mencionar muchos otros casos interesantes. El de Synecdoche, New York (2008) es ciertamente notable. Se trata de la obra maestra de Charlie Kaufman (acá pueden leer mi análisis completo).

Básicamente la historia es una inversión de la analogía de la cueva. Luego de una serie de eventos fatídicos, Caden Cotard (Phillip Seymour Hoffman) quiere hacer de su propia vida una obra de teatro. De esa forma, progresivamente va abandonando la realidad para ingresar (y encadenarse) a su propia cueva.

En Stranger than Fiction (2006) –quizás la mejor interpretación de Will Ferrell– un hombre que planea meticulosamente cada uno de sus días descubre que su mundo no es real. Todo se pone bastante raro cuando empieza a escuchar cómo una narradora omnisciente narra cada detalle de su existencia.

La ciencia ficción ha coqueteado con la existencia de otras realidades en muchas gloriosas películas de los años ´90. El éxito de Matrix fue tan devastador que incluso opacó a sobresalientes producciones del género que salieron más o menos al mismo tiempo. Piso 13 (1998), eXistenZ (1999) y Dark City (1998) también aprovechan el mito de la caverna para su narrativa.

Si les interesa este tema filosófico, en esta nota reseñé “Salir de la caverna”, un espectáculo de Dario Sztajnszrajber que fusiona la alegoría de Platón con lo cotidiano, el rock nacional, el poder, las cadenas invisibles y, básicamente, nuestra propia existencia.


Hay muchas otras películas que utilizan la alegoría de la caverna en el cine. ¿Se te ocurre otro ejemplo? 

 

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba