Conectate con nosotros

Alta Peli

¡Bonjour! 5 películas francesas fundamentales

Cine

¡Bonjour! 5 películas francesas fundamentales

¡Bonjour! 5 películas francesas fundamentales

¿Así que te interesa el cine francés pero no sabés ni por dónde arrancar? En esta nota te recomendamos una por género, para que tengas tu guía de iniciación. Ésta es nuestra selección de 5 películas francesas fundamentales.

películas francesas fundamentales


De Francia para el mundo

Desde que los hermanos Lumière inventaron el cinematógrafo en París de 1895 (el nacimiento oficial del cine), Francia ha sido uno de los principales exponentes del séptimo arte.

En 1937 Jean Renoir dirigió La gran ilusión, considerada una de las mejores películas de todos los tiempos. Dos años más tarde dirigió La regla del juego, superándose nuevamente.

Durante los años de posguerra surgió la “nouvelle vague”, una “nueva ola” de producción cinematográfica francesa que se destacó por la experimentación, el simbolismo, el cine de autor y grandes dosis de improvisación. Hablamos de Jean-Luc Godard, François Truffaut, Claude Chabrol y Jean Pierre Melville, entre otros.

Más adelante, en la década del 80, llegarían Léos Carax y Luc Besson. En los ´90: Jean-Pierre Jeunet (Delicatessen, La ciudad de los niños perdidos). Más tarde, una de las más imprescindibles: Amélie (Le fabuleux destin d’Amélie Poulain), con la hermosa Audrey Tautou.

El cine francés realmente explotó todo su potencial en los años 2000, donde el país se consolidó como uno de los países más influyentes en el desarrollo del cine como medio de entretenimiento.

Francia es el segundo país más ganador del Oscar a Mejor Película Extranjera. The Artist se llevó 5 premios de la Academia, incluyendo mejor película, en 2011. Su festival anual en Cannes se ha convertido en el más publicitado del mundo. Obtener premios allí es un gran honor para cualquier cineasta.


5 películas francesas fundamentales

Mi consumo de cine francés es bastante alto, a tal punto que creo poder ubicarlo cómodamente en un tercer o cuarto lugar (siendo primero el cine norteamericano y segundo el cine local argentino).

Para seleccionar 5 películas francesas fundamentales lo que hice fue separarlas en diferentes géneros: comedia, nouvelle vague, policial negro (cine negro), thriller/suspenso, y cine experimental. Son cinco categorías en las que, creo yo, Francia tiene imperdibles exponentes.

Comencemos.

1) Una de comedia: Le placard (2011)

El tour francés tiene que comenzar por acá, porque es adonde el país realmente sobresale. Desde las más populares, con humor directo y sencillo, hasta las más refinadas, hay una gran tradición de divertidas comedias que son de un estilo muy diferente al que nos tiene acostumbrados Hollywood.

Amélie (2001) y Untouchable (2011) ya son consideradas grandes clásicos y son muy conocidas por todos. Si no las vieron, tendrían que hacerlo. Especialmente la primera, bella fábula de Jean-Pierre Jeunet que es hermosa desde su estética y banda sonora.

Ruby & Quentin (2003, con Gérard Depardieu) es una interesante comedia de acción mientras que Tímidos anónimos (un fenómeno de taquilla en Francia de 2010 que no pasó por los cines locales) es una deliciosa comedia romántica que se destaca por trabajar el problema de la timidez con muchísima sinceridad.

Otras buenas opciones son el clásico La cena de los idiotas (1988) y La ilusión de estar contigo (2016), inspirada en la conocida obra maestra de Gustave Flaubert.

Ahora, si yo tengo que recomendar una comedia para “meterse” en el cine francés, no me queda otra que elegir El placard (2001), con ese increíble actor que es Daniel Auteuil.

El protagonista, un trabajador de una fábrica de preservativos, se entera que va a ser despedido. Un vecino le recomienda que se haga pasar por gay, de manera que los directivos sientan el peligro de dar una imagen homofóbica que pueda perjudicar el negocio.

Como toda buena comedia de enredos, los problemas comienzan a aparecer rápidamente. Especialmente cuando su compañero (Gérard Depardieu, ¿el mejor actor francés de todos los tiempos?) pasa de ser vulgar y “macho” a descubrir que podría estar enamorado de su compañero de trabajo.

2) Una de drama / nouvelle vague: Los 400 golpes (1959)

François Truffaut es palabras mayores. Y si la idea es hablar de películas francesas fundamentales no puedo dejar afuera a la que es considerada su mejor obra y un fiel exponente del movimiento Nouvelle Vague antes mencionado.

Los 400 golpes es importante por su carácter histórico. Marcó el inicio de la nueva ola francesa y disparó la carrera actoral de Jean Pierre Léaud (gran actor fetiche de Truffaut).

Antoine Doinel es un adolescente testigo de los problemas conyugales de su madre. Cuando la ve en compañía de otro hombre, la culpa y el miedo lo arrastran a una serie de mentiras que lo van calando profundo. Él sueña con conocer el mar y traza un plan con su amigo René para escaparse lejos.

3) Una de cine negro: Alphaville (1965)

El cine negro y los policiales tuvieron su mayor explosión en los Estados Unidos de los años ´40 y ´50, indudablemente. Pero el género también creció en Francia, donde los cineastas veían en Hitchcock un modelo a seguir. De hecho, la expresión “cine negro” es originaria del francés film noir.

Los años 60 en Francia son sinónimo de cine negro. Hasta el último aliento (Jean Pierre Melville, 1966), Breathless (Jean-Luc Godard, 1960), El clan de los sicilianos (Henri Verneuil, 1969), etc.

Más cercano a nuestro tiempo tenemos policiales como Los ríos de color púrpura (2000) y Un profeta (2009).

Yo, sin embargo, recomendaría ir hacia algo más de culto. Alphaville (1965) no solo es considerada una de las películas más importantes de Jean-Luc Godard, sino además uno de los primeros ejemplos del sub-género conocido como ciberpunk. Una que anticipó elementos de Blade Runner y que logró una fusión de géneros nunca antes vista.

El detective Lemmy Caution llega a Alphaville, la capital de una galaxia que se parece demasiado a París. Acá la gente se comporta de forma rígida, mecánica, sin sentimientos. El lugar está dominado por un ordenador central dictador que busca eliminar todo sentimiento de las personas para dirigir a la sociedad por el camino de la razón más pura.

Encubierto como periodista, Caution tiene una vital misión: localizar al profesor Von Braun y destruir su creación: Alpha 60. Todo se complica cuando conoce a Natacha, la bella hija del profesor, de quien se enamora. Analicé esta película en una nota para mi blog.

4) Una de thriller / suspenso: Caché (2005)

Francia tiene excelentes thrillers en su haber. Point Blank (2010) y Tell No One (2006) son tremendos. Elle, de Paul Verhoeven, resonó mucho allá por 2016: Isabelle Huppert interpreta a una exitosa ejecutiva de una empresa de videojuegos. Luego de ser asaltada de forma violenta en su propia casa por un intruso, sale a buscar venganza.

Ese mismo año se estrenó Raw, que fue una de mis favoritas de aquella época. Al ingresar a la facultad, Justine (Garance Marillier) descubre un mundo tan peligroso como seductor. Obsesionada por encajar con el grupo, se aleja de sus principios y come carne cruda por primera vez. Las mortales consecuencias no tardan en llegar. Esta producción es inquietante, en gran parte incómoda, aunque terriblemente hipnótica. Una manera atroz y grotesca de pasar hora y media sin poder pestañear. La ópera prima de la francesa Julia Ducournau está plagada de virtudes y sostiene el relato gracias a tremendas actuaciones, perturbadoras escenas y algunos giros argumentales bien logrados.

Pero hay todavía una más inquietante, tensa e hipnótica que merece su recomendación en esta guía de películas francesas fundamentales.

Michael Haneke es un artista enorme que merece su propia nota. Prácticamente cada una de sus producciones se ubican entre lo mejor que tiene Francia para ofrecer: The White Ribbon (2009), Amour (2012), Funny Games (1997).

Para mí alcanzó su máximo nivel de excelencia con Caché.

Georges es un burgués de manual: tiene una gran casa, un programa literario en televisión y una vida acomodada con su mujer e hijo adolescente. Todo cambia cuando empieza a recibir unos paquetes anónimos que contienen cintas de vídeo, grabadas desde la calle, y unos dibujos inquietantes cuyo significado es un misterio. No sabe quién se los envía, pero las secuencias que aparecen en las cintas se vuelven cada vez más personales.

Escribí un análisis detallado de esta fascinante película por acá.

5) Una de cine experimental: Holy Motors (2012)

Dentro de lo que es el cine experimental, tengo a dos autores para destacar antes de llegar a mi selección.

Primero, hay tres películas súper raras de Quentin Dupieux que necesitan ver. Reality (2014) es una comedia sobre el perfeccionismo, pero construida alrededor de repeticiones e imperfecciones. En Wrong (2012), un hombre se despierta una mañana solo para descubrir que su perro, Paul, ha desaparecido. Decir que es extraña realmente no le hace justicia. Por último, Rubber (2010) es un homenaje a la sinrazón y una obra maestra del cine surrealista.

Dupieux –quien escribe, dirige, edita y coloca el sonido de todas sus películas– parece obsesionado con la idea de distorsionar la realidad en su máximo esplendor.

Luego tenemos al conocido (¿y sobrevalorado?) Gaspar Noé, de quien no soy demasiado fan. Si bien es argentino, se radicó en Francia y su cine pertenece a ese país. Noé tiene un estilo muy marcado en el cual la violencia se establece como pilar fundamental. Es uno de los exponentes más fuertes del realismo francés.

Irreversible (2002) es lo suficientemente popular, incluso entre espectadores ajenos a la filmografía francesa. También tiene películas controvertidas como Love (2015) y Climax (2018), aunque para mí su mejor producción es Enter the Void (2009), que la recomiendo ampliamente.

Pero la gran ganadora del cine experimental francés –y una de las películas más surrealistas y extrañas que vi en mi vida– es Holy Motors, de Léos Carax.

Otra película que analicé con detalle, tiene como protagonista al camaleónico Denis Lavant, quien interpreta no a dos, ni tres, ni cuatro… ¡sino once roles diferentes en un misma película! Y todos los hace con soberbia. Si no vieron Holy Motors, se están perdiendo de una de las experiencias cinéfilas más extrañas de nuestros tiempos.


Estas son las 5 películas francesas fundamentales que recomiendo ver, divididas por géneros. ¿Cuál otra agregarían a la lista? ¡Pueden dejar sus comentarios!

2 Comentarios

2 Comments

  1. Alfredo Sivori

    22/01/2019 en 16:08

    Las últimas peliculas franchute que ví fueron: “Le tulip noir” y “Le marginal” .. suficiente para mi ! Muy buena nota Lupa..

  2. Austin

    20/02/2019 en 12:57

    La haine de Mathieu Kassovitz 1995

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba