Conectate con nosotros

Razones por las que tenés que ver Poker Night

Cine

Razones por las que tenés que ver Poker Night

Razones por las que tenés que ver Poker Night

Un detective novato (Beau Mirchoff) es invitado a una noche de poker contra los mejores policías de la ciudad. Mientras cada uno relata sus mejores casos, un psicópata asesino se encuentra obrando un siniestro plan entre las sombras. En esta nota te contamos por qué tenés que ver Poker Night.

Ganando el derecho de piso

por qué ver poker nightCuando te convertís en un detective en Warsaw, Indiana, tenés que ir a la Noche de Poker, donde jugás contra los mejores policía. Ellos te cuentan sus historias: sus éxitos y fracasos. Stan Jeter es el novato en aquella reunión, pero cuando sale del juego un psicópata lo atrapa y lo encierra en un sótano. Utilizando las historias que escuchó aquella noche, debe desafiar a su captor, salvarse a sí mismo y también a la misteriosa chica encerrada con él.

Poker Night es un intrigante thriller que cuenta con una buena premisa y una narración atractiva. Tiene un aire indudable a la franquicia de El juego del miedo combinado con Los sospechosos de siempre, Seven y una edición al mejor estilo Guy Ritchie (que, para mí, es el punto más fuerte de la película).

Al igual que en la saga El juego del miedo, la película funciona con dos tramas paralelas pero interconectadas. Una es la noche de poker en sí, donde cada veterano relata sus casos en un intento de “enseñarle” la mejor manera de ser policía al nuevo detective. La segunda trama es ciertamente más interesante y sucede tres días después, donde ese mismo detective es secuestrado por un delicioso asesino que comienza a hacerle la vida imposible.

Razones para ver Poker Night

Lo brillante de ambas tramas es cómo la información se va revelando de a poco y sirve para hacer avanzar la otra historia paralela. Aun así, el título es engañoso. Los muchachos realmente no juegan NADA al póker, y en entrevistas los actores revelaron que nadie sabía realmente lo que estaba haciendo. El foco no está puesto en el juego, sino más bien en las conversaciones.

Los actores son todos caras conocidas: está el flaco de Hellboy, el humo negro de Lost, ¡GUS FRING de Breaking Bad! Ninguno es una súper estrella pero todos están bien. Quien realmente se destaca es Michael Eklund (¡qué parecido que es a Ethan Hawke) con un rol tremendo como el asesino serial.

Luego de conocer el final, hay que admitir que la película tiene sus baches (¿por qué estarían jugando al poker tan relajadamente siendo que eso estaba sucediendo a su alrededor?). Indudablemente no alcanza el nivel de complejidad que tenían las primera películas de Saw (hable respecto a eso en esta nota: Saw: la complejidad en el cine de terror) pero sí sorprende constantemente con unos giros argumentales muy creativos.

Ver Poker Night

Me gustó mucho como está contada la historia, con saltos al presente y pasado, cambios en el foco del narrador y una edición original donde el detective novato participa activamente de las historias de cada veterano.

Un gran momento del film es cuando se muestra el pasado del asesino serial. Es muy gracioso, y esa comicidad termina siendo adecuada dentro del relato. La película nunca se torna demasiado seria ni escalofriante.

Conclusión

Ver Poker Night es animarse a una experiencia cinéfila diferente. Es para espectadores astutos y despiertos. Constantemente bombardea con preguntas, ideas bastante creativas y buenas sorpresas. El final hay que pensarlo un poquito para darse cuenta de lo que realmente pasó.  Evoluciona con cada escena hasta un climax final que no decepciona. Recomendable para los fans de thrillers policiales.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Cine

Publicidad

Trending

Publicidad
Publicidad
Arriba