Conectate con nosotros

Alta Peli

Repasando la filmografía de Ricardo Darín

Cine

Repasando la filmografía de Ricardo Darín

Ricardo Darín es uno de los actores más prolíficos y exitosos del cine argentino, por lo que siempre es un buen momento para repasar algunos hitos de su filmografía.

Su carrera empezó en la televisión siendo un niño y ayudado por esa fama pudo acceder a papeles importantes desde muy joven, pasando por una variedad de géneros que abarca no sólo el drama y la comedia donde más ha trabajado, sino también el policial, el romance, el misterio y hasta el noir. Con estos trabajos traspasó las fronteras de la industria local para participar en producciones españolas o en Estados Unidos bajo dirección de Aristarain, siempre con un piso de calidad alto que hace difícil seleccionar sólo algunas de sus obras más representativas.

Repasando la filmografía de Ricardo Darín

La Discoteca del Amor (1980)


En una época en que muchas películas llevaron el caprichoso sufijo  “-del amor”, Darín interpretó a un locutor de moda que se implica con un detective privado contratado para investigar a una banda que se dedica a hacer copias piratas de discos. La ridícula premisa que parece escrita por algún ejecutivo de discográfica muestra a una banda más letal que la de Pablo Escobar dedicada a grabar cassettes en vivo durante los shows de distintos artistas en un boliche regenteado por Cacho Castaña, excusa perfecta para meter varios shows musicales en el medio de la trama que en su momento deben haber atraído público.

El Desquite (1983)


Con esta producción inicia la
trilogía criminal dirigida por Desanzo en los 80s donde esta vez Ricardo Darín ocupa un papel secundario pero importante como uno de los secuaces del empresario de la noche asesinado por una banda de delincuentes, para luego acompañar al que que toma las riendas del peligroso negocio para vengar la muerte de su amigo de la infancia.
Disponible en Odeon

Perdido por perdido  (1993)


El director
Alberto Lecchi le confió el protagónico de su ópera prima al ponerlo como un joven vendedor de cristalería que agobiado por las deudas, acepta estafar a la compañía donde tiene asegurado su auto para no perder su departamento. Sin saber que por ese acto de desesperación quedará envuelto en una red de criminales organizados para lucrar con casos como el suyo.
Disponible en Odeon

El mismo amor la misma lluvia (1999)


La primera producción en Argentina de Juan José Campanella fue también el inicio de una larga relación con Darín, a quien convocaría para casi todos sus siguientes largometrajes hasta la fecha. En esta comedia romántica interpreta a un crítico de teatro incapaz de sostenerse en sus posturas y elecciones de vida, perdiendo amigos y amores lo largo de dos décadas con la realidad política argentina como telón de fondo.

Nueve Reinas (2000)


La corta carrera de
Fabián Bielinsky en la dirección comenzó con uno de los papeles más emblemáticos de la filmografía de Ricardo Darín, al punto que el experimentado y cínico estafador que interpreta con grandes dosis de un humor ácido parece escrito a su medida. Realizada en el momento justo, supo explotar el contexto de crisis social y económica que la historia necesitaba para hacernos seguir con atención las andanzas de un villano sin intenciones de redención, dejando varias frases instaladas en el dialecto popular y unas cuantas bocas abiertas con la resolución de la historia.

Disponible en Odeon

La Educación de las Hadas (2006)


Algunos de los ejemplos menos conocidos por nosotros de la filmografía de Ricardo Darín corresponde a las veces en que fue convocado por directores españoles para producciones como
El baile de la Victoria o Una pistola en cada mano. En este caso interpreta a Nicolás, a un creativo juguetero que se enamora a primera vista de una mujer y su hijo, con quien comparte su pasión por las historias de hadas y pronto se convierte en la figura paterna que el niño nunca tuvo. El vínculo se ve puesto a prueba cuando la pareja comience a tener dificultades, convenciendo al niño de buscar la ayuda de un hada del bosque.

La señal (2007)


Situado en 1952 durante los últimos días de Eva Perón, Corvalán es un investigador privado que se ve arrastrado a una guerra entre grupos mafiosos por proteger a una mujer. Aunque no fue uno de los puntos más altos en la filmografía de Ricardo Darín, La Señal se merece un lugar en la lista por ser hasta el momento la única vez que se puso detrás de las cámaras como el co-director de este policial noir con todos los ingredientes clásicos del género y una propuesta estética muy interesante que alcanza a compensar una historia sin sorpresas.
Disponible en Netflix

El secreto de sus ojos (2009)


Después de ser nominados con El Hijo de la novia, la dupla con Campanella finalmente logró alzarse con el Oscar a mejor película extranjera con esta adaptación de la novela de Eduardo Sacheri que parada entre dos épocas recrea la violencia de la década de los setenta recordada treinta años después por el ya retirado funcionario judicial que sigue obsesionado por el homicidio que nunca lograron resolver.

 Un cuento chino (2011)


Como contrapunto de aquella superproducción, esta comedia es una película pequeña con prácticamente sólo dos personajes que llevan adelante toda la historia y uno de ellos ni siquiera habla español. Darín vuelve al personaje amargado y hastiado que tantas veces supo sacar provecho, logrando hacer gracioso algo tan simple como ponerse a contar una caja de clavos mientras busca la manera más diplomática de deshacerse del joven chino que se le instaló en la casa.
Disponible en Netflix

Relatos salvajes (2014)

La película argentina más exitosa de los últimos años tuvo su segmento dedicado a los estallidos de furia de Bombita, quizás no sea el mejor logrado en lo interpretativo pero así y todo es uno de los más recordados porque muchos se han sentido en la misma posición que el torturado ingeniero que no encuentra otra forma de resistir a los abusos de la burocracia que recurriendo a sus conocimientos en demoliciones.

Mención especialDelirium (2014)

Entre los efectos colaterales de tener una trayectoria como la suya, está el beneficio de tener cierto nivel de impunidad que Ricardo Darín usó para participar de proyectos independientes como El Destino del Lukong o convertirse en el narrador del cortometraje de terror fantástico La Chica más Rara del Mundo. Quizás inspirado justamente en ese rasgo real de su personalidad, en Delirium hace de si mismo siendo persuadido de protagonizar una película de nulo presupuesto dirigida por tres jóvenes que aunque no tengan idea de cómo llevar adelante un rodaje o escribir un guión, saben que tenerlo a Darín en el protagónico garantiza que mucha gente quiera ver la película.

Podrá ser una comedia absurda, pero si en algo tienen razón es que difícilmente cualquier nueva adición a la filmografía de Ricardo Darín pase desapercibida por la taquilla y que su sola presencia en el poster ya alcanza para que unos cuantos miles compren una entrada.

1 comentario

1 comentario

  1. Pingback: REVIEW: El Amor Menos Pensado - Alta Peli

Deja un comentario

Más en Cine

Arriba
Salir de la versión móvil