Conectate con nosotros

Alta Peli

Razones para ver A Girl Walks Home Alone at Night

Cine

Razones para ver A Girl Walks Home Alone at Night

Razones para ver A Girl Walks Home Alone at Night

El primero, y quizás único, western vampírico de origen iraní. Te contamos los motivos para ver A Girl Walks Home Alone at Night.

En una ciudad fantasma conocida como “Bad City” –un lugar que apesta a muerte y soledad– los pueblerinos no se dan cuenta de que están siendo acechados (y asesinados) por una peculiar vampira (Sheila Vand).

Ver A Girl Walks Home Alone At Night (gran título, por cierto) es una experiencia fascinante para cualquier cinéfilo. Cuando recorrió el festival de Sundance, allá por el 2014, cosechó un buen número de seguidores que la consideraron la “primera película de vampiros ambientada en Irán”.

Razones para ver A Girl Walks Home Alone at Night

Está filmada íntegramente en blanco y negro (tiene un cinematografía hermosa) y cuenta con grandes escenas de suspenso, aunque la trama quizás queda relegada a un segundo plano. La crítica en general la calificó de innovadora por contar la misma historia de vampiros de siempre con una perspectiva diferente.

Y es que la película combina toques lyncheanos con aspectos típicos de los westerns, las novelas gráficas, el romance gótico y el terror. Una mezcolanza hermosa que la iraní/americana Ana Lily Amirpour logró llevar adelante con mucha estética.

Aquella experiencia representó su debut en la silla de directora. Amirpour luego pasaría a dirigir más suspenso en producciones televisivas como Castle Rock y el revival de The Twilight Zone de Jordan Peele (que reseñé por este lado).

Western vampírico: por qué ver A Girl Walks Home Alone at Night

Western vampírico y un romance sangriento

La ciudad ficcional donde toma lugar la acción, Bad city, se asemeja en varios sentidos a Sin City. Ya saben: mala gente, prostitutas, chulos, asesinos. Ahí, un joven de nombre Arash intenta rebuscarse la vida mientras cuida de su padre adicto a la heroína.

Mientras tanto, una misteriosa y sensual mujer (la actriz Sheila Vand, que hoy podemos ver en la interesante ópera prima de Dave Franco The Rental) recorre la ciudad andando en skate, escuchando música y alimentándose de la escoria de la ciudad. Ellos dos se conocerán y tendrán una extrañísima historia de amor.

Si no fuera por los actores de origen iraní y el hecho de que hablan farsi (el idioma persa) no hay nada que nos indique directamente que estamos en Irán. Y, de hecho, ¡ni siquiera estamos en Irán! Me desencantó un poco que en realidad se haya filmado en Taft, California, y no en el medio oriente como nos hacen creer.

Tenés que ver A Girl Walks Home Alone at Night

Imposible no relacionar esta producción independiente con aquella hermosura de película del 2008 que es Let the right one in.

Una tendencia de los últimos años es que las mejores historias de monstruos chupasangre no nos han llegado desde Hollywood, sino desde Europa y Asia. Ver A Girl Walks Home Alone At Night no hace más que confirmar esta búsqueda de creatividad. Sin duda se las ingenia para salir del odioso lugar común.

Minimalismo y economía narrativa

Algo que algunos espectadores van a encontrar como virtud (y quizás otros como un defecto) es el uso minimalista de las conversaciones. A mí eso me atrapó y creo que le suma capas de profundidad temática a la historia. Gracias a la falta de diálogos, se ponen en juego otras cuestiones: la mirada, los gestos, lo visual, el lenguaje no verbal.

Hay mucha economía narrativa en A Girl Walks Home Alone At Night. Aclaremos también que contiene escenas de violencia fuertes (una en particular me hizo dejar de mirar), con lo cual no es para los sensibles.

Sheila Vand en A Girl Walks Home Alone at Night

Quienes estén en busca de algo alejado del terror tradicional (hay momentos de suspenso bien logrados que hasta pueden ser perturbadores) se trata de una producción inquietante que destaca por su rica atmósfera, el brillante trabajo de cámara y una inusual banda sonora.

Conclusión

Ver A Girl Walks Home Alone At Night es muy recomendable para aquellos que quieran una historia de vampiros diferente. No esperen una película rápida ni movida; tiene un ritmo más bien aletargado. Su protagonista, Sheila Vand, está excelente, con unos ojos intoxicantes y sutiles gestos faciales. Hipnótica desde lo visual y con mínimo diálogo, este western vampírico se destaca entre las grandes historias de vampiros.

1 comentario

1 comentario

  1. Savioors

    01/09/2020 en 22:13

    Con las imagenes, me hace acordar al cine expresionista aleman. Pero la voy a ver y vemos que tan cerca de eso está, que no parece que esté cerca para nada.

Deja un comentario

Más en Cine

Arriba
Salir de la versión móvil