Conectate con nosotros

Alta Peli

Viejas y Olvidadas: Cujo

Cine

Viejas y Olvidadas: Cujo

Viejas y Olvidadas: Cujo

Viejas y Olvidadas es una sección dedicada al cine de culto y al rescate de películas que rara vez alcanzaron un público masivo.


Una pareja en crisis aprovecha un viaje de trabajo del marido para tomarse un tiempo personal. Nadie esperaba que en la soledad, tanto la esposa como su hijo, deban luchar contra Cujo, un San Bernardo infectado de rabia.

Perro rabioso

Los Trenton son una familia más del pueblo. Debido a un problema laboral, Vic Trenton deberá alejarse de su familia, mientras la relación con su esposa pasa por una crisis por un affaire de ella. Aprovechando la soledad, Dona Trenton va con su pequeño hijo Tad a llevarle el auto a un mecánico alejado del lugar. Allí inicia la pesadilla, pues Dona y Tad tienen que enfrentarse a Cujo, el perro rabioso del mecánico.

Cuiden a sus mascotas

Corría 1983, una época donde el cine con perros y gatos como protagonistas se empezó a poner medio de moda por un tiempo, y un grupo de productores no tuvo mejor idea que adaptar Cujo, el libro del «Maestro del Terror» Stephen King, a la gran pantalla.

El resultado terminó siendo una película de terror clase b, pero que con los años se ganó merecidamente el mote de film de culto por varias virtudes que presenta, pese a no tener ninguna estrella en el reparto o el equipo técnico y a una evidente escasez de recursos.

Antes de empezar a analizar el film tengo que aclarar que no leí el libro aun, así que solo voy a hablar de la película como cinta de horror en sí y no como adaptación.

Una de las grandes virtudes que tiene esta producción son las actuaciones tanto de Dee Wallace y Danny Pintauro como Dona y Tad Trenton, en especial en los momentos donde deben refugiarse en un auto, en pleno rayo del sol, para evitar ser asesinados por el perro rabioso. Por un lado Wallace sabe transmitir la desesperación y el agobio producido por el propio refugio, mientras ve cómo su hijo se acerca peligrosamente a la muerte debido a la insolación que están padeciendo; y Pintauro lo hace bastante bien pese a su corta edad. Solemos ver actuaciones (en especial en estas películas) bastante irritables de los chicos, pero el pequeñín aprueba sin llegar a molestar al espectador.

El (o seguramente los) San Bernardo que usaron para recrear a Cujo también merecen su párrafo aparte. Al entrenamiento obvio que tienen estos animales, se le suma el trabajo de maquillaje para ir pudriendo al perro que cada vez se vuelve una máquina de matar más implacable, dando como resultado un perrazo que produce bastante asco y nos hace pensar en el julepe que nos pegaríamos si viéramos semejante bicharraco todo sangriento corriendo hacia nosotros mostrándonos los dientes.

Vale aclarar para quienes no la vieron, que la película no escatima en escenas gráficas de sangre a la hora de que Cujo vaya sumando victimas mientras se va poniendo cada vez más rabioso. Es una lástima que en este sentido el film sea tan desbalanceado, presentando una primera mitad donde prácticamente no pasa nada y solo vemos el conflicto familiar de los Trenton, y en la segunda parte de golpe empezamos a ver la carnicería cortesía del San Bernardo.

Conclusión

Cujo es una buena película de terror y hasta el propio Stephen King alabó su realización (en especial la actuación de Dee Wallace), con el paso de los años también se hizo un lugar en el corazón de los fans del género. Sin mucho presupuesto (queda a la vista con las pocas locaciones y cómo se reciclan) se nos cuenta una historia bastante realista donde el asesino de turno es quizás el mejor amigo de muchos de nosotros. Así que ya saben, eviten que sus perros sean mordidos por un murciélago.


Ediciones anteriores:

Silver Bullet
Motel Hell
Revenge

Un Hombre Lobo Americano en París

1 comentario

1 comentario

  1. Pablo Coria

    26/08/2015 en 20:33

    es el castigo a las mujeres infieles jaja, muy buena peli.

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba
Salir de la versión móvil