Noticias

¿Cómo se traducen los títulos de las películas?

Nota por el 26/04/2016
 

Miles de películas se estrenan en nuestro país año a año, y junto con ellas nos llegan traducciones que nos producen migraña. Es por eso que analizamos cómo se traducen los títulos de las películas, y así intentamos darle un poco de aire a aquellos encargados de marketing en las distribuidoras que tantas quejas reciben.

¿Cómo se traducen los títulos de las películas?

Muchas veces, cuando una determinada cinta aterriza en nuestros cines con un título espantoso que nada tiene que ver con su nombre original nos preguntamos ¿Quién fue el imberbe que optó por esa traducción? Y aunque nos burlemos de los títulos de los hermanos de nuestra Madre Patria con sus A Todo Gas y Lobezno Inmortal, nosotros tenemos varios muertos en el placard también.

fotonoticia_20141102105935-668349_800

   Título original: Lost in Translation (2003)

Para los países hispanohablantes, en ocasiones las discusiones de las tramas pasan a un segundo plano como si la historia de la cinta se tratara de algo superfluo, y pasan a verse ensombrecidas por la eterna discusión: doblaje versus idioma original: aquellos que defienden el doblaje y sus actores contra quienes ponderan la interpretación original del actor, o el caso que hoy nos incumbe: titulo original versus título traducido.

Detrás de cómo se traducen los títulos de las películas existe todo un mecanismo: a los encargados de marketing de las distribuidoras se les envía una sinopsis y el titulo original en inglés, siempre se trata de optar por una traducción literal, pero cuando se torna inviable un título en español idéntico al original, empiezan a llover los nombres hasta que los encargados se deciden por uno. Con algunas películas de fuste, generalmente tanques taquilleros o cintas de Disney, el titulo tiene que ser aprobado por la distribuidora internacional.

Pero lo cierto es que existen ciertas reglas a seguir a la hora de titular una película en determinado país, se toman en cuenta cuestiones como la idiosincrasia local o si el titulo original es más o menos llamativo. Por más que las traducciones de los nombres de las cintas parezcan hechas por algún trasnochado delirante, detrás de ellas existe un estudio de mercado y un análisis buscando generar impacto y ser atrayente. Es por eso que existen diferentes tipos de traducciones:

Traducciones desde cero: en este caso, los encargados de marketing deciden apostar directamente por el nombre original agregándole un subtítulo, como es el caso de Ghost: La Sombre del Amor (Ghost) o la reciente Creed: Corazón de Campeón (Creed). Esta fórmula a veces suele fallar, como por ejemplo el ridículo nombre que decidieron ponerle en México a la cinta del 2007 protagonizada por Ellen Page, Juno: Crecer, Correr y Tropezar (Juno).

Para algunas películas independientes que tienen poca salida en los cines vernáculos, se opta directamente por el título en su idioma original, soslayando una traducción, como sería el caso de Tangerine o la ganadora del Oscar, Ida.

Atraccion_peligrosa_poster

          Título original: The Town (2010)

Traducción literal: como su nombre lo indica, los traductores se deciden por traducir de forma literal el título de una cinta, optando por no cambiar ni siquiera una coma del título, un gran ejemplo de esto es Fast & Furious, que llegó a nuestro país como Rápido y Furioso, el clásico El Sexto Sentido (The Sixth Sense) o Eternal Sunshine of the Spotless Mind, que aterrizó por estos lares bajo el nombre de Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos.

Adaptación de título: en este caso, los encargados optan por hacer una adaptación del nombre de la cinta, teniendo en cuenta algunas formas lingüísticas y otros factores de la población a la que va destinada la cinta. Como por ejemplo Rescate del Metro 123 (The Take of Pelham 123) o La Increíble Vida de Walter Mitty (The Secret Life of Walter Mitty).

Creación de título: este es el peor de los casos, y es cuando los encargados se deciden por crear un título totalmente nuevo, desde cero, y que no tenga absolutamente nada que ver con el nombre originalmente dispuesto para la cinta en cuestión, esta opción es la última opción a elegir de la lista para los encargados, y la que más quebraderos de cabeza da al público, llevando a la audiencia a preguntarse quién –inclusive a veces por qué– y cómo se traducen los títulos de las películas.

Si bien es cierto que este caso es la excepción, y no la norma, no hay caso donde esta opción haya quedado bien, y en Hispanoamérica nos llegaron dolores de ojos como Desapareció una Noche (Gone Baby Gone), Nada es lo que Parece (Now You See Me) o Lluvia de Hamburguesas (Cloudy With a Chance of Meatballs) y un largo etcétera. En este apartado se encuentran títulos muy queridos como Mi Pobre Angelito (Home Alone) o Mi Villano Favorito (Despicable Me), es decir, aunque los nombres sean un oprobio hacia el título original, la audiencia termina aceptándolos.

Dejanos un Comentario

Comentarios