Conectate con nosotros

27° MDP – REVIEW: El muerto y ser feliz

Críticas

27° MDP – REVIEW: El muerto y ser feliz

La película de apertura del 27° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata de Javier Rebollo se estrenó anoche y seguirá proyectándose a lo largo del festival.

La peli

Un asesino a sueldo, José Sacristán está cerca de la muerte. Lo último lo sabemos, como muchas cosas a lo largo de la película gracias a la voz en off que nos guía y compite con lo que aparece en pantalla. Este recurso que aparece en la película y que continúa hasta casi el final, con ciertas intermitencias.

Una enfermera le vende morfina, la misma que lo masturba en el Hospital de Clínicas en el ala donde atienden a los pacientes con tumores. Santos decide escaparse de esa prisión, quizá porque es muy aburrida y no hay nada para hacer. Pasa por su casa brevemente y luego sube al auto hacia ningún lado en particular, salvo la galería en la que se encuentra con un hombre misterioso de lentes quien le paga para que asesine a alguien.

Apuntes

A Santos le falla la memoria y no puede recordar a la primera persona que había matado. Al viaje se une Érica quien también se va a cualquier lado. Los dolores causados por los tumores son muy fuertes y la morfina se acaba. Esa anestesia que lo aleja del dolor, de él, que no puede recordar a su primer asesinato ya en el final de su vida.

Conclusión

Me recordó al cuento de Borges, Sur, en donde el protagonista decidía abandonar la clínica. Si debía morir, no sería en una cama de hospital, sedado. Acaso pasa lo mismo acá en la película de Rebollo, con un asesino que se escapa para que su destino sea otro, el que se merece y no el de cualquier persona que se enferma y muere en Hospital de Clínicas.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Arriba