Conectate con nosotros

27° MDP – REVIEW – Student

Críticas

27° MDP – REVIEW – Student

The student

De Kazajistán a Tokyo y de ahí a Mar del Plata. Basada en Crímen y Castigo.

La película kazaja de Darezhan Omirbayev se basa en la novel del escritor ruso siguiendo una línea casi argumental por momentos.

La peli

El joven en cuestión no superará los veintitrés años de edad. Estudia economía, o por lo menos eso suponemos, en una ciudad sumida en la división de castas de la manera más brutal y justificada posible. Dentro de esa apatía que se describe, y así como en la novela de Dostoyevski, comete un asesinato -esta vez por partida doble- y huye. Conoce a una jovencita sorda -él que casi no habla y ella que no oye pero sí escucha- con quien comienza en una relación, sutil y progresiva como toda la película. A medida que se acerca más a la joven pareciera que la culpa lo ahoga aún más hasta que se entrega a la policía ante la mirada de la muchacha.

El último plano tiene una fuerza enorme y creo que cierra muy bien la peli: él está encerrado y ella lo va visitar, sus manos se entrecruzan por medio de las rejas y se miran a los ojos, ya está todo dicho.

Es una película intimista si se quiere buscar un término. La cámara lo busca a él continuamente, el mundo en el que se desenvuelve y vive esta miseria apática de un capitalismo enfermo.

Darwinismo social

El capitalismo desde su nacimiento ha estado en crisis. Digo esto porque ha promovido brillantemente la división entre sectores sociales llegando a crear como único valor el del dinero -que curiosamente no tiene valor per se-. El Darwinismo social dicta básicamente que en la sociedad gana el más fuerte, el más capaz, como así pasa en la naturaleza -idea del siglo XIX que ya deberíamos de haber desterrado-. Por momentos en la película esta presentación es directa y obvia como lo es en la vida real, la sutileza pasa por otro lado. El llamado a la supervivencia del más fuerte confunde a los alumnos, representación de la sociedad, y los obliga a aceptar este modelo y no otro -ring a bell?- mezclándolo con ideas de lo ya pre establecido en la naturaleza y varias justificaciones más que al día de hoy debieran parecernos absurdas. Un alumno responde a la profesora «pero entonces está bien que matemos a alguien para ganar». Esto antecede al asesinato del almacenero por parte del protagonista y sirve para reflejar el este tema central de la película. Los pobres son cada vez más pobres y los ricos cada vez más ricos, entonces ¿Quién mata a quién? ¿Qué muerte está justificada? La que está del lado del dinero.

Una curiosidad, en una escena un hombre habla sobre la necesidad de sacar un crédito -esa deuda de la que uno paga el triple luego devolviendo toda la vida- y que su hija en Bélgica no puede hacerlo porque no operan de esa manera -Bélgica fue el primer país continental en llevar adelante la Revolución Industrial encarada por Inglaterra muchos años atrás, gracias a sus bancos-.

Conclusión

Student es una película tan clara como sutil que realiza una crítica directa a una forma de vivir, a la sociedad y a la juventud. Está en cada espectador encontrar lo que busque y haya, también. Plano a plano se muestra el descenso del protagonista, relacionado con la trama del crimen, y el ascenso, relacionado con la joven, por la superación de la apatía y la posibilidad de relacionarse, de comunicarse.

Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto…

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Arriba