Conectate con nosotros

29MDQFest – REVIEW: Come to My Voice

come to my voice

Críticas

29MDQFest – REVIEW: Come to My Voice


El pasado sábado se dieron a conocer los ganadores del 29º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, y «Come to my Voice» se llevó el Astor de Oro en competencia internacional. 

«Otoño en Kosovo»

«Come to My Voice», del realizador turco Hüseyin Karabey, cuenta una historia  simple de una familia kurda en la Turquia actual y las peripecias que deben atravesar debido a la discriminación que sufre este pueblo en ese país.

Todo comienza con tintes mitológicos cuando un trovador se encuentra narrando la historia de la anciana Berfé y su pequeña nieta Jiyan. Temo, el hijo de la primera y padre de la segunda, es detenido junto a todos los jefes de hogar de la aldea kurda tras un fallido allanamiento realizado por la gendarmería en base a una denuncia por portación de armas. Esta denuncia es falaz, sin embargo el sargento decide llevarlos detenidos de todas formas, y no serán liberados hasta que lleven a la delegación las supuestas armas que la aldea kurda esconde.

Aquí comienza el camino y la búsqueda de un arma por parte de Berfé y Jiyan, que recorren impactantes geografías montañosas de Turquia para liberar a Temo de la cárcel.

Historias Mínimas Turcas

come-to-my-voice-poster_feat come to my voiceYo, astuto como un zorro, esperé la premiación y fui a ver «Come to My Voice» el domingo cuando se suelen proyectar las películas ganadoras de la competencia oficial. Sinceramente, me es sumamente difícil pensar tan contrario al mismísimo Paul Schrader, guionista de «Taxi Driver» e integrante del jurado que eligió a esta película como la ganadora, pero me faltan motivos para encontrarla merecedora del Astor de Oro habiendo estado en competencia películas como «Jauja» y «The Duke of Burgundy».

Quizás, el mayor atractivo de esta película sea su temática, que si bien no es tan ajena al mundo occidental, sí es llamativa. Sin embargo, en cuanto al guión, está bien construido durante los dos primeros actos y un descenlace que tira por borda todo lo erigido anteriormente. ¿Recuerdan la escena de la serie «The Big Bang Theory» en la que Amy expone la falla de guión que tiene la película «Indiana Jones y el Arca Perdida» sobre que el héroe es irrelevante porque a los nazis los termina matando el Arca de la Alianza y la historia se hubiera desarrollado igual? Bueno, en «Come to My Voice» ocurre algo similar cuando uno como espectador comprende que todos los periplos que atravesaron las protagonistas no sirvieron para nada.

Respecto a lo estético no hay nada a destacar. La película se compone de planos fijos continuos sin ningún movimiento de cámara, que oscila entre el trípode y una sutil cámara en mano. La fotografía y el paisaje logran compensar las carencias de la cámara, aunque siempre es rescatable en cualquier película la prolijidad y el cuidado de la imagen, como en este es el caso.

Por último, las actuaciones guardan credibilidad aunque no hay tampoco escenas en las que los actores desarrollen un dramatismo tal que hagan estremecer a quien ocupa su butaca.

Conclusión

«Come to My Voice» es una película buena pero no resalta en comparación a las otras competidoras del festival, lo cierto es que pese al cansancio y las pocas horas de sueño logró mantenerme atento a la narración que tiene un inicio y desarrollo impecable. Sin embargo no logra deslumbrar estéticamente más que por los paisajes recorridos, lo que genera la inquietud de cuáles fueron los argumentos para que se lleve el máximo galardón del festival de cine más importante de nuestro país.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba