fbpx
Conectate con nosotros

Alta Peli

Al Morir la Matinée (REVIEW)

Críticas

Al Morir la Matinée (REVIEW)

Crítica realizada durante el 35° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

Al Morir la Matinée, un slasher estilizado que tilda bien todos los casilleros. Crítica a continuación.

Al caer el sol una tarde de tormenta, el público familiar abandona un cine a principios de los 90s. Y es Al Morir la Matinée cuando un pequeño grupo de montevideanos se refugia allí del mal clima, dispuestos a ver en la última función del día una película de terror en una sala casi vacía.

Incluso se marchan varios de los empleados, dejando apenas a una proyectorista suplente y un acomodador para hacerse cargo de la proyección para ese puñado de espectadores poco entusiastas. Entre ellos hay un niño que logra esconderse para ver clandestinamente una película que no se supone que vea. A la mayoría, lo que ocurre en la pantalla no los atrapa demasiado, pero la oscuridad le permite a un misterioso encapuchado moverse entre las butacas, acechando a los espectadores para eliminarlos uno por uno sin que el resto se entere.

Al Morir la Matinée no queda ni el caramelero en el cine

poster Al Morir la Matinée crítica mar del plata al morir la matinéeYa en los primeros minutos de Al Morir la Matinée queda establecido el código dentro del que se va a mover el resto de la película, mostrando desde la perspectiva del asesino su llegada al cine y los preparativos previos para lo que planea hacer.

El piloto con capucha que apenas deja intuir su rostro, sin necesitar de alguna de esas polémicas máscaras del género, más los gruesos guantes con los que se prepara antes de bajar del auto, inmediatamente hablan del slasher y hasta del giallo (su abuelo con pretensiones visuales un poco más remarcadas). A este primer acto, que es lo más interesante de la película, lo sigue un desarrollo intermedio algo estirado y sin mucho que contar hasta el desenlace, cuando la acción alcanza su punto máximo con el esperado enfrentamiento entre el asesino y el último grupito de sobrevivientes.

La elección que hace Maximiliano Contenti de ambientar la historia de Al Morir la Matinée en 1993 no parece ser un simple capricho nostálgico: fue más o menos en ese momento cuando el género slasher tuvo su declive, para volver unos años más tarde reconvertido casi en una parodia autoconsciente que tuvo su propio y breve pico de éxito. Si bien en Al Morir la Matinée hay humor, está más cercano a esa comicidad indirecta que supo tener en la etapa anterior, donde todavía se pretendía mantener algún margen de verosímil para que las risas fueran un complemento del suspenso y el terror, más que al revés.

Dentro de una estructura clásica de género, sin muchos componentes fantásticos y con un repertorio de personajes apenas desarrollados como para poder distinguirlos entre sí y decidir si queremos que se salven o sean atrapados por el asesino -sin necesidad de recordar sus nombres o conocer algo de sus pasados- Al Morir la Matinée aprovecha la ambientación para ir insertando referencias cinéfilas y construir climas con una cuidada propuesta estética.

al morir la matinée
Al Morir la Matinée (REVIEW)
Conclusión
Una película donde el cómo se ven las acciones que suceden resultan tan o más interesantes que las acciones en sí mismas.
Nota de lectores0 Votos
0
75
Total
Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba