Conectate con nosotros

Alta Peli

Esquirlas, memorias de Río Tercero (REVIEW)

Críticas

Esquirlas, memorias de Río Tercero (REVIEW)

Crítica realizada durante el 35° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

Esquirlas, las explosiones de Río Tercero a través de los ojos de una niña. Crítica a continuación.

Cuando la familia de Natalia Garayalde compró esa cámara para registrar recuerdos hogareños, seguramente no esperaban que les iba a servir para registrar de primera mano sus experiencias tras las explosiones en el polvorín de la Fábrica Militar de Armamentos que se encontraba en Río Tercero, Córdoba.

Las semanas y meses previos, esa cámara era tan solo un juguete que Natalia y su hermano usaban para simular noticieros y programas infantiles, además de grabar al resto de la familia en su vida cotidiana. Eso cambió un poco cuando, en noviembre de 1995, la primera explosión en la fábrica destruyó el establecimiento y parte de la ciudad, dejando a su paso la muerte de siete personas y más de trescientos heridos, además de una ciudad atemorizada frente a lo que sospechaban podía ser un ataque terrorista en una situación edilicia crítica.

Desde ese día, lo que era un simple juego se convirtió también en una herramienta fundamental para retratar los primeros momentos del caos, incluso antes de la llegada de cualquier medio periodístico. Pasado el pánico inicial, los vecinos se dedicaron a examinar el daño provocado en sus casas, algunas de las cuales quedaron reducidas a ruinas por la onda expansiva o las esquirlas que llovieron en toda la ciudad.

Las imágenes captadas por esta niña que aún juega a conducir un noticiero sin tomar completa magnitud de lo que está observando, hacen creer que fue milagroso que la cuenta de muertos y heridos no fuera incluso mayor.

Esquirlas, las armas no son del pueblo

Pero aunque Esquirlas toma como anclaje los trágicos hechos y sus días posteriores, no pretende explicar ni dar respuestas sobre lo sucedido. La investigación buscando demostrar que no se había tratado de un accidente, y la causa judicial que vino décadas después, son casi una anécdota tanto para la Natalia de 12 años como para la actual.

Esquirlas es la historia de una familia y sus vecinos, de la gente común que quedó atrapada en los márgenes de una tragedia que marcó sus vidas durante años, quizás para siempre. Queda claro cuando una segunda explosión le hace tomar verdadera conciencia de lo que está sucediendo y el juego pierde su gracia; también cuando sin proponérselo retrata la angustia de su padre, seriamente preocupado por las consecuencias que la explosión puede tener para la salud de todos ellos. Hasta entonces, la pequeña Natalia retrata los destrozos de la ciudad con tanta inocencia como oficio, juntando en una cinta pedazos de esquirlas, escombros y municiones.

Se tomó muy en serio el juego que olvidaría por décadas en una caja llena de viejos VHS, a la espera de que una versión más grande de ella misma se decidiera a recopilarlo junto a material de archivo para contar su historia.

crítica Esquirlas mar del plata esquirlas
Esquirlas, memorias de Río Tercero (REVIEW)
Conclusión
Esquirlas ofrece una mirada intimista de la tragedia que sacudió a un país entero y llevó a destapar uno de los que debería haber sido un gran escándalo de corrupción por el que rueden cabezas. Debería.
Nota de lectores0 Votos
0
75
Total
1 comentario

1 comentario

  1. Pingback: Las Motitos, cine argentino | Crítica AP

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba
Salir de la versión móvil