Conectate con nosotros

Alta Peli

La Historia de las Palabrotas (REVIEW)

Críticas

La Historia de las Palabrotas (REVIEW)

Hablar de lo que no se debe suele ser una buena forma de hacer comedia

La Historia de las Palabrotas, breve historia de la lengua tabú. Crítica a Continuación

¿Por qué son malas las malas palabras? ¿Quién las define? ¿Qué actitud tienen las malas palabras? ¿Le pegan a las otras palabras? ¿Son de mala calidad y se deterioran cuando uno las dice? Así comenzó, en 2004, el escritor rosarino Roberto Fontanarrosa su exposición sobre el tema, el cual ahora es abordado en La Historia de las Palabrotas (History of Swear Words) con un enfoque similar pero bajo la dirección de Christopher D’Elia y la conducción del inclasificable Nicolas Cage.

Con seis episodios de escuetos 20 minutos, La Historia de las Palabrotas recorre los mayores clásicos del rubro en la lengua inglesa, dedicando cada capítulo a una palabra específica. Las “eminencias” invitadas a opinar sobre ello se dividen principalmente en dos grupos: comediantes y estudiantes de la lengua; mientras que los primeros hacen un repaso de los usos populares y significados contemporáneos de cada término, los otros aportan algo de contexto histórico sobre los orígenes de tal palabra y los cambios de significado que fue sufriendo a lo largo de los siglos, agregando un poco de seriedad a La Historia de las Palabrotas pero sin nunca tomarse el tema con demasiada solemnidad. 

Ese constante estado de tensión y contradicción es uno de los mayores logros del programa, que explota el recurso para hacer comedia sin la necesidad de caer repetidamente en chistes fáciles.

La Historia de las Palabrotas intraducibles

El resultado es una serie documental que explora muy por la superficie el recorrido histórico de los términos seleccionados y su relación con los diferentes cambios sociales que hubo a lo largo de la historia, intentando explicar sintéticamente cómo fue que alguna palabra inicialmente inocente se convirtió en tabú y otra que era socialmente reprochable hace menos de un siglo fue perdiendo su peso negativo, o hasta llegó a ser resignificada por el sector social que era originalmente insultado con ella.

Con esta premisa y enfoque, La Historia de las Palabrotas no se propone ser profundamente educativa pero sí logra ser permanentemente entretenida y hasta ofrece unos cuantos momentos de comedia muy bien resueltos. Eso para quienes entiendan inglés, porque si bien varias de las ideas que desarrolla sobre el sentido cultural y el por qué de la existencia de las malas palabras son globales, mucho de lo que se dice sobre los ejemplos específicos es intraducible al castellano y a nuestra cultura de forma directa.

Algo similar sucede con la mayoría de los chistes; un problema ante el que se encuentra con frecuencia la comedia cuando se apoya en juegos de palabras y dobles sentidos para desarrollar su humor. Es exactamente la base de los mejores momentos de La Historia de las Palabrotas, junto a un Nicolas Cage sosteniendo un acartonado academicismo al mismo tiempo que maldice como marinero borracho, claro.

La Historia de las Palabrotas (REVIEW)
Conclusión
Con ritmo ágil y un buen balance entre información y comedia, La Historia de las Palabrotas es un producto diseñado para un público bastante específico que quizás no coincide mucho con el nuestro.
Nota de lectores0 Votos
0
75
Total
Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Arriba
Salir de la versión móvil