fbpx
Conectate con nosotros

Alta Peli

Nocturne (REVIEW)

Críticas

Nocturne (REVIEW)

Nocturne, un genérico film de terror de Blumhouse que se introduce en el exigente y competitivo universo de los conservatorios de música. Crítica a continuación.

Las historias ambientadas en escuelas de arte ya se han convertido en todo un tópico dentro de la industria cinematográfica. Películas como Suspiria (1977) de Darío Argento, El Cisne Negro (2010) de Darren Aronofski o Whiplash (2014) de Damien Chazelle, muestran cómo los demonios internos van carcomiendo la psiquis de personajes dominados por la presión, propia y ajena, que supone el camino del artista profesional. Indudablemente, existe algo seductor en la disciplina artística y este ecosistema en donde el talento y la perseverancia parecen nunca ser suficientes para ascender al estrellato, llevando a que a los realizadores quieran zambullirse allí.

En esta ocasión, y tomando el carácter competitivo y ambicioso como elemento crucial de la temática, la productora Blumhouse presenta una nueva historia demoníaca englobada dentro del paquete conocido como Welcome to Blumhouse, el especial de ocho películas transmitidas por medio de la plataforma de Amazon y que hasta ahora ha dejado mucho que desear (ver REVIEW de Black Box y The Lie).

El turno de Nocturne

Crítica de Nocturne amazon blumhouse nocturne

Poster de Nocturne – Crítica AP

Escrito y dirigido por la debutante Zu Quirke, el film comienza con la trágica muerte de Moira, una estudiante de violín: a poco tiempo de lucirse como solista en la presentación anual de su prestigiosa escuela de música clásica, decide suicidarse arrojándose desde lo alto del edificio. Aquel instituto es el mismo al que asisten Juliet y Vivian Lowe (Sydney Sweeney de Euphoria y Madison Iseman de Annabelle 3), dos hermanas mellizas de 17 años con personalidades opuestas que se destacan por ser unas talentosas pianistas.

Vivian se alza como la más virtuosa de ambas. Además de ser elegida para realizar un solo de piano homenajeando a Moira en la exhibición anual, acaba de ser aceptada para estudiar el próximo año en la famosa universidad de artes Julliard de Nueva York.

Celosa de los triunfos de su hermana, quien a diferencia de ella no ha tenido que sacrificar su vida adolescente de fiestas, amigos y amoríos por su carrera artística, Juliet intenta superarla a toda costa. En el momento en que la joven descubre un viejo cuaderno de música de Moira impregnado por una serie de truculentos dibujos y frases escritas al revés, la obsesión de Juliet toma un impulso oscuro. Como si de una profecía se tratase, la historia parece condenada a volver a repetirse y aquellos dibujos avecinan que algo terrible está por suceder.

De la misma forma que sucede en Midsommar (2019), la directora nos exhibe de antemano a través de ilustraciones todo lo que ocurrirá en este tortuoso y desesperado viaje de la protagonista por obtener el éxito. Con la ayuda de ciertos efectos que también recuerdan al folk horror de Ari Aster, tales como el uso de voces agónicas, un diseño de sonido envolvente y la visión recurrente de un sol enceguecedor, Quirke intenta combinar la estética sobria de la puesta escena con una atmósfera psicodélica que lamentablemente nunca termina de convencer del todo.

nocturne

Está claro que la gran falencia de Nocturne (y de buena parte de los contenidos de Blumhouse) no radica tanto en su ejecución sino en la escritura. La película coquetea con el elemento sobrenatural del libro y el sacrificio satánico, pero en realidad no es más que un dispositivo para dar rienda suelta a un drama psicológico profundo sobre la madurez, la ambición y el acercamiento poco sano hacia el arte. El problema aquí es que la directora no tiene idea de cómo resolver las situaciones que ella misma plantea, acabando con descubrimientos y conclusiones estúpidas para salir del paso.

En cierta escena donde vemos a una Juliet furiosa yendo a enfrentar a su hermana con la mano cubierta de sangre (víctima de una broma de Vivian), uno puede percibir incluso la influencia de la provocadora película francesa Raw (2016), aunque el guion acaba diluyendo rápidamente, mediante un diálogo insulso, el impacto que podría haber tenido este momento. Y así ocurre con otras escenas intensas que terminan desaprovechándose por falta de ingenio.

En cuanto a realización, Nocturne se encuentra a un nivel superior de las otras propuestas del proyecto Welcome to Blumhouse vistas hasta el momento. Aún así, los problemas de guion afectan severamente la construcción de climas y la tensión in crescendo se pierde en tramos largos y revelaciones decepcionantes.


nocturne
Nocturne (REVIEW)
Conclusión
Otra película mediocre y genérica de la factoría Blumhouse. Más allá de una premisa interesante y las referencias a otros filmes, no logra mantener la atención del espectador. Los buenas intenciones de su directora por crear una atmósfera psicodélica e inquietante quedan cortas ante un guion chato que recurre a tontas resoluciones
Nota de lectores2 Votos
30
45
Total
Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba