Conectate con nosotros

REVIEW: 13 Reasons Why Temporada 2

Críticas

REVIEW: 13 Reasons Why Temporada 2

Los alumnos de la secundaria Liberty vuelven a ser atormentados por los fantasmas de su pasado en la nueva temporada de la serie adolescente.

13 Reasons Why Temporada 2Tras ser renovada para una segunda entrega debido a su éxito, la historia que nos dio bastante de qué hablar el año pasado volvió a Netflix: algunos la esperaban con ansias, otros desearían que no existiera, mientras hay muchos que no deciden si verla o no. Para ayudar a estos últimos a saber con qué se van a encontrar, van nuestras reflexiones sobre 13 Reasons Why Temporada 2.

13 Reasons Why Temporada 2: ¿Era necesaria?

Después de escuchar todas las cintas que dejó su difunta enamorada, Clay Jensen (Dylan Minnette) consigue la confesión del abusador que merodea impune por la escuela; al entregárselas a los padres de Hannah, se inicia una demanda en busca de justicia. Pero pasados 6 meses desde el hecho todavía no se ha avanzado en la causa, por lo que todos tratan de seguir con su vida normal (principalmente Clay).

Sin embargo, aunque la escuela quiera llegar a un acuerdo, la madre de Hannah está determinada a que los responsables por la muerte de su hija paguen su condena. Es así como comienza el juicio de los Baker o, más específicamente, de Olivia Baker contra Liberty High.

Siguiendo el formato original, cada episodio es protagonizado (y también narrado) por uno de los 13 integrantes de las cintas en su camino a testificar en el juicio, sea para un lado o el otro de la demanda. A medida que van contando su historia, se descubren nuevos detalles sobre la relación que cada uno tuvo con Hannah antes de la tragedia, por lo que nos encontraremos volviendo en el tiempo constantemente. Mientras tanto, en la actualidad, alguien comienza a dejarles misteriosos mensajes a los involucrados: algunos de ellos son amenazantes, mientras que otros contienen pistas que podrán guiar a Clay en su intento desesperado de encarcelar a Bryce Walker.

Demás está decir que la primera temporada se creó teniendo el libro de Jay Asher como inspiración, mientras que esta segunda parte de la historia se siente un tanto sacada de la galera: si bien no necesariamente se reemplaza el elemento de las cintas con polaroids, la dinámica de la temporada es igual a la anterior, perdiendo el elemento de originalidad desde el punto de vista narrativo.

Otro drama adolescente.

Partiendo desde la base, voy a aclarar que aquel que sea fan de la primera temporada y se haya desesperado por saber cómo seguía, no va a quedar decepcionado. En cuanto a los demás… otra puede ser la historia.

Aquellos que hayan leído mi Review de la primera entrega (sino, click ACA), quizás recuerden que esta sección llevaba el mismo título pero entre signos de pregunta (¿Otro drama adolescente?). La razón del cambio gramatical ahora se basa simplemente en que la entrega original tenía un trasfondo más profundo que la simple historia de unos jovencitos en la secundaria: se tocaban temas serios de forma bien contada. Y aunque esta temporada también trata esos temas (y algunos más), es desarrollada de tal manera que la serie pasa a ser “otro drama adolescente”, estirando su trama con capítulos en los que no pasa nada realmente trascendente.

El argumento se vuelve pesado al poco tiempo pues hay MUCHOS cabos sueltos. En los relatos que incluyen testimonios de los protagonistas surgen historias que en vez de sumar al relato original de la primera temporada, lo destruyen poco a poco. Todos empiezan a pensar que no conocían realmente a Hannah (incluidos nosotros) porque cada declaración revela un aspecto diferente de su vida, aspectos que ella no tuvo la amabilidad de contarnos en las cintas que dejó post-mortem. Como consecuencia, si comparamos la linea temporal con lo que vimos el año pasado, empiezan a aparecer hechos sin sentido… Ni hablar de un cierto romance que se revela como un as bajo la manga y no encaja PARA NADA con lo que sabíamos hasta ahora.

Un guión caótico

El guión está tan desordenado tratando de tocar problemáticas varias (acoso, drogadicción, TEPT, enfermedades mentales, etc), que no logran desarrollar ninguna con éxito. Eso produce que perdamos el hilo de la trama y de aquello en lo que están tratando de centrarse. Llega un punto en el que incluso dejamos de sentir empatía por Clay, después de pasarnos toda la temporada pasada viéndolo sufrir por la chica que amaba, y ahora al verlo enloquecer por todo lo que no sabía sobre ella.

Sí, es verdad que una vez finalizada sentimos enojo por cómo se resuelve la historia, abriendo un debate sobre la dimensión del abuso sexual y la similitud de lo que estamos viendo en ficción con la realidad. Pero, a su vez, los últimos minutos y el final abierto con que nos dejan, no tiene ni pies ni cabeza. Pasamos de un lado al otro, como si todo lo que vimos no importara realmente, porque ahora vamos a tratar un tema diferente (probablemente en la planeada tercera temporada).

Conclusión

13 Reasons Why Temporada 2 hubiera brillado más por su ausencia, ya que la sólida primera entrega funcionaba perfectamente como única. En este conjunto de capítulos lo que se logra es desmerecer la historia contada en su predecesora con un caso que en vez de aclarar, oscurece.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Arriba