Conectate con nosotros

Alta Peli

REVIEW: Así nos Ven (When They See Us)

Críticas

REVIEW: Así nos Ven (When They See Us)

Con Así nos ven, Netflix consigue su gran miniserie: 4 demoledoras horas de pura injusticia.

Tal vez les suene el caso real que relata Así nos Ven (When They See Us), conocido popularmente como «el de los cinco de Central Park». Si no lo conocen, aprovechen y eviten investigar sobre el tema hasta luego de terminarla, donde seguro tendrán la imperiosa necesidad de informarse.

así nos ven críticaComo sea, conociendo o no los verídicos sucesos, la sensación será la misma: la de una impotencia mayúscula que culminará indefectiblemente en lágrimas.

Lo que no es spoiler (aunque la misma realidad invalide aquí la utilización del concepto) es que conoceremos a cinco adolescentes, 4 afroamericanos y uno hispano, injustamente acusados por la violación de una muchacha, Trisha Meili, en 1989 en el más célebre parque de Nueva York. La inocencia es algo que la serie deja claro de entrada: sabremos, desde el inicio del primer episodio, que estos menores de edad nada tuvieron que ver con el hecho por el cual serán condenados.

Ese saber que se está cometiendo una atroz injusticia es lo que la serie toma como bandera para someternos a un torbellino emocional, haciéndonos pasar de la indignación al llanto, con altas dosis de ira incluidas.

Ese racismo que destruye

Ava DuVernay (Selma, A Wrinkle in Time) dirige los 4 episodios de algo más de una hora cada uno, duración que podría sonar excesiva en los papeles, pero está tan bien ejecutada que ni siquiera se notan. Hasta pueden parecer poco ante la necesidad que tendremos de saber más, de querer una escena que nos calme o reconforme, situaciones que no llegarán porque lo que se cuenta es profundamente dramático. Si hasta las elipsis temporales, con saltos de varios años donde no sabremos qué ocurrió, parecen fríamente calculadas para que el vacío emocional que nos invadirá se sienta más efectivo.

caso los 5 de central park

La manera en que los niños son utilizados por el sistema policial y penal, el profundo racismo inherente en cada decisión tomada, la violenta forma en que los personajes ven sus vidas destruidas solo por ser «diferentes», indigna y llama a la acción. DuVernay no peca de solemne ni se guarda ninguna de sus intenciones al contar una historia como esta, que si no fuese por detalles de la dirección de arte indicando el año de los hechos, tranquilamente podría estar sucediendo ahora mismo mientras, inmutables, observamos para otro lado.

Obliga a observar desde otro punto de vista la forma en que vemos a los demás, invita a mirarnos a nosotros mismos y replantear prejuicios que solo fortalecen un sistema por demás injusto y arbitrario. La posibilidad de que eso «increíble» que viven los personajes podría estar ocurriéndole a cualquiera, es realmente una idea demoledora que atraviesa la trama y la resignifica a cada paso.

El relato del odio es ayudado por un contexto donde ver a Donald Trump exigiendo pena de muerte para quienes sabemos son inocentes, genera pánico conociendo el devenir de la historia. Y al que vemos es al Trump real, en un noticiero de la época, no una dramatización, lo que lleva el terror a otro nivel.

Los muchachos serán condenados utilizando tácticas incriminatorias que de tan burdas parecieran un chiste, pero siendo reales toman ribetes trágicos. El buen ritmo y la afilada mirada de DuVernay se beneficia escapando de lo que podría ser un simple descargo contra el sistema penal, y tal vez ese sea su mayor acierto. Evitando rollos jurídicos, lleva el eje hacia lo verdaderamente importante: esos 5 niños y sus juventudes robadas. No necesita escupir bronca contra el sistema: poniendo especial atención en lo humano del caso, lo convierte en universal, en un brutal relato sobre las desigualdades.

Ayuda un elenco estelar, muchos con participaciones mínimas, secundando a desconocidos niños (desconocidos en su mayoría, ya nos dedicaremos «al conocido») que con naturalidad consiguen traspasar la pantalla expresando el dolor, la incertidumbre y la desprotección que enfrentaron los cinco de Central Park mientras sus vidas eran destruidas por completo.

La consagración de Jharrel Jerome

jharrel jerome Así nos Ven When They See Us

Hay ciertos momentos en que notamos estar observando un despegue, un lanzamiento de un actor o actriz que se convierte en estrella delante de nuestros ojos. Eso ocurre con Jerome en Así nos Ven (When They See Us). Si bien ya tenía algo de experiencia en series como Mr. Mercedes, o hasta incluso participó en la ganadora del Oscar Moonlight (Luz de Luna), la transformación que experimenta exige a gritos nominación al Premio Emmy, como mínimo.

Es el único de los 5 que atravesará toda la serie, sin que su personaje cambie de actor al producirse los saltos temporales. Claro que los 5 casos son terriblemente injustos, pero lo que le ocurre a su Korey Wise, la razón por la que termina preso, es ciertamente la más increíble y devastadoramente ridícula. Por eso empatizamos inmediatamente con ese jovencito quien, encima, por unos días en su fecha de nacimiento, termina siendo un niño atrapado en una prisión de adultos, con todas las pesadillas habituales incrementadas. Verlo crecer, madurar, convertirse en un sobreviviente, nos coloca ante un episodio final centrado prácticamente en él, entregando una de las actuaciones más demoledoras y contundentes que hemos visto en mucho tiempo.

Felicity Huffman es una de las villanas del año, y no estoy hablando de su polémica vida real, sino de su personaje: la fiscal Linda Fairstein. Imposible no destaquen Vera Farmiga, Michael K. Williams, John Leguizamo, Blair Underwood, Niecy Nash, Jovan Adepo y Joshua Jackson, todos correctísimos en sus breves pero potentes participaciones.

Nota de lectores10 Votos91
100
Total
Conclusión
Logra que no quieras ver más, porque puede ser excesivamente doloroso presenciar tamaña injusticia. Pero es tan fascinante lo narrado, como sensible y a su vez fria la manera de narrarlo, que no se le puede quitar los ojos de encima a esta miniserie que ya está entre lo mejor del año. Sin tono aleccionador, pues DuVernay confía en que la historia es sumamente poderosa, genera una impotencia que solo será superada por la mezcla de sensaciones (y lágrimas) con que nos dejara el capítulo final.
Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba