Conectate con nosotros

Review: Cambio de Planes

Críticas

Review: Cambio de Planes

¿Qué analizo?

No sé si criticar la película o la obra filantrópica que tiene detrás. En sí, la ópera prima del español Paco Arango es un cuento navideño cual Dickens, pero en lugar de “vicios” hay cáncer. La película trata la historia de Manolo (Diego Peretti) que está sumergido en una crisis existencial. Su matrimonio con Beatriz está en las puertas del divorcio, la rutina del trabajo le resulta insoportable y la comunicación con sus dos hijos es casi nula. Sin embargo, el destino lo lleva a cruzarse con Antonio, un chico de 15 años enfermo de cáncer pero con una vitalidad muy contagiosa. A partir de entonces, su amistad con él, su madre, un divertido repartidor de comida y una extravagante enfermera, todo se convertirá en una concatenación de coincidencias.

[adsenseyu2]

Int – Oncología – Día

Hace más o menos una semana el CEO de Alta Peli me comunicó que debería ir a una función de prensa sobre la que astutamente no me detalló nada. Luego me enteré que la película se llamaba “Cambio de Planes” y lo maldije. No por la película en sí, sino por la temática que trataba. Me desperté, el día estaba lluvioso, no había dormido bien –como todas las noches- y encima debía viajar en el Roca para ver una Cancer Movie. Durante la presentación de la película estuvo presente su director, Paco Arango, quien muy didácticamente explicó el destino que tendrá lo recaudado por la película en los cines. Esto irá para la lucha contra el cáncer infantil. Paco también dijo que no era una película más sobre el cáncer y que no se buscaba el drama sino algo más. Al oír esto, respiré aliviado porque el día no daba para pseudo concientizaciones, que además no necesito porque conozco muy bien sobre el tema. No sé porqué confié en el simpático director español, pero me equivoqué.

Voy a rescatar la filantropía que acarrea en sus espaldas el film, pero es una película y debo analizarla. Este tipo de obras, hijas parias del género dramático y que siempre están al borde de cosas realmente desagradables, de mal gusto, demagógicas a tal punto que toman a un chico enfermo de cáncer como un “angelito”, ya ni sé si es una falta de respeto o un respeto excesivo. Más que una concatenación de “casualidades” es un encadenamiento de clichés efectistas para ver qué espectador medio va a llorar más al final de la película con el chico “buena onda” que salva una familia, pero que está sentenciado a muerte. Esto es peor que la sensiblería Campanellense o ese cine nefasto de hollywood como “Antes de Partir” con Morgan Freeman y Jack Nicholson. Parafraseando al querido Rossellini, esto es “Virginia Lago, año cero”.

Por último, el eslogan del film es «La diferencia entre vivir y estar vivo». ¿O sea que en menos de dos horas me vas a aleccionar sobre lo qué es la vida? Quizás aquel chico, Antonio, el de la vida real (porque no olvidemos que está basado en un hecho real), podía llegar a esclarecerme algo porque tiene un punto de vista completamente distinto al de cualquiera de nosotros. Pero esas cosas no se hacen por medio de las películas, para eso se pueden dedicar a escribir libros de auto-ayuda o crear alguna religión, el arte no.

Conclusión

Evidentemente hay público para este tipo de películas al igual que lo hay para Arjona o para ver como denigran chicos downs en una pista de baile. Lejos de la inclusión y cerca del golpe bajo, quien busque llorar y hacer catarsis, puede ir a ver “Cambio de Planes” y de paso da una mano a la lucha contra el cáncer infantil, que es lo único positivo del film (además de la actuación de Peretti, como casi siempre). Si querés simplemente ayudar y cooperás pese a la película, mi admiración para contigo.

P.S.1: La calificación de la película va más por su altruismo que como obra cinematográfica.

P.S.2: Si la ven, no tengan dudas sobre el personaje del delivery, es el gordo de Lost hablando en un español rarísimo.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba