Conectate con nosotros

Alta Peli

REVIEW: Come to Daddy

Críticas

REVIEW: Come to Daddy

En Come to Daddy, su primer largometraje como director, el neozelandés Ant Timpson desparrama sangre y humor negro mientras narra el reencuentro entre un joven y el padre que lo abandonó siendo pequeño.

Crítica realizada durante el 20º Buenos Aires Rojo Sangre (BARS 2019).

Mejor perder que encontrar

Come to DaddyDespués de más de 20 años de ausencia, Norval (Elijah Wood) reciba una carta de su padre con indicaciones para llegar a la remota cabaña donde vive junto a un lago, aparentemente con intenciones de recomponer el vínculo que rompió al desaparecer de su vida cuando era apenas un niño.

Desesperado por encontrar esa parte de su identidad que le fue negada, Norval corre a su encuentro. Se interna en el agreste entorno adonde lo lleva el plano de la carta, algo muy diferente al Beverly Hills donde se crió con su madre, con quien aún vive mientras intenta reponerse de los problemas con el alcohol que lo llevaron a un intento de suicidio.

Para su frustración, el hombre que lo recibe (Stephen McHattie) está muy lejos de ser ese padre cariñoso y arrepentido que esperaba encontrar. Por el contrario, parece haber olvidado que escribió la carta. Alejado de los modos tímidos del hijo, él es un hombre rústico y violento que disfruta maltratando a un joven con el que solo parece tener en común el consumo problemático de alcohol.

Cuando finalmente el hijo hace un tibio intento de resistirse al maltrato y exigir respuestas, se desata una pelea que termina trágicamente con la muerte del padre. Imposibilitado de hacer las paces o conseguir las respuestas que tanto necesita, Norval termina forzado a convivir con su cuerpo embalsamado por algunos días, mientras extraños ruidos de golpes lo aterran por las noches y alguien parece acecharlo desde el bosque. ¿Parece que conté toda la película? Esto es apenas el comienzo.

Como en toda buena comedia, mucho del mejor humor de Come to Daddy está directamente entrelazado con la trama y el desarrollo de sus personajes más que en gags aislados, aunque tampoco faltan ellos para completar un ambiente que se va volviendo más oscuro a medida que Norval descubre datos sobre la verdadera vida de su padre.  

Nunca pierde la voluntad de generar situaciones incómodas con un fuerte nivel de humor negro, pero el ritmo, el clima y hasta el género de Come to Daddy cambia más de una vez de forma orgánica. Empieza como lo que parece un drama millenial, pasando luego al terror sobrenatural y finalmente a un thriller violento siempre poblado por personajes ridículos enroscados en situaciones igualmente absurdas que causan gracia simplemente por estar ahí, sin necesitar de nadie que exprese el chiste con palabras y haga un guiño a cámara para asegurarse que se entendió. Aunque siempre la prioridad es divertir, claramente el director también pretende hablar de algo más mientras tanto: eso aporta solidez a una película que nunca parece una simple secuencia de chistes.

Come to Daddy

A riesgo de quedar encasillado en el papel de treintañero cínico, cobarde y deprimido, Elijah Wood (Dirk Gently, Ya no me siento a Gusto en este Mundo) muestra una vez más tener potencial para este tipo de comedias. Logra mostrar verosímil a un personaje que le toca transformarse de golpe para sobrevivir a lo que se le viene encima, mientras debe aceptar que no va a recibir lo que quiere sino lo que hay. Se luce especialmente durante el primer tramo, cuando interactúa con un Stephen McHattie que pone los pelos de punta con apenas una mueca y su silencio.

Teniendo en cuenta las limitaciones evidentes de producción que tiene Come to Daddy, hay motivos más que suficientes para guardar a Ant Timpson entre los directores a los que prestar atención en el futuro, mientras nos preguntamos quién será el próximo que salga de Nueva Zelanda para sumarse a esta camada que promete la necesaria renovación de la comedia en el cine.


Come to Daddy (2019)
93 min|Comedy, Horror, Thriller|25 Apr 2019
6.7Sinopsis: 6.7 / 10 from 438 users
A man in his thirties travels to a remote cabin to reconnect with his estranged father.

Come to Daddy
REVIEW: Come to Daddy
Nota de lectores1 Vota90
85
Total
Conclusión
Ácida y con mucho humor negro, Come to Daddy es una comedia de gran ritmo que no para de atacar al público con situaciones absurdas o incómodas, más de una vez logrando risas de puros nervios.
1 comentario

1 comentario

  1. Jenny Lane

    26/11/2019 en 15:26

    Pero contaste toda la pelicula hermano! Contar la trama sin contar todo el guion es mucho pedir? Pero donde estudian ustedes?

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba