Conectate con nosotros

Alta Peli

REVIEW: El niño y la bestia

Críticas

REVIEW: El niño y la bestia

Mágica y Reflexiva, Mamoru Hosoda nos trae una historia de tenacidad, dolor y reconciliación.

El niño y la bestia, la historia de un huérfano que cruza la frontera hacia el mundo de las bestias como aprendiz del terrible Kumatetsu, quien desea convertirse en el gobernante de su mundo. Poco a poco deberán aprender mutuamente a convivir el uno con el otro, sorteando infinidad de aventuras.

Un papá genial

Pocas veces tenemos acceso a una película de animación japonesa si esas piezas no pertenecen a Studio Ghibli o, excepcionalmente, a grandes que han triunfado como series.

Mamoru Hosoda nos trae una historia de tenacidad, dolor y reconciliación, mágica y reflexiva. Es necesario aclarar que hablamos del autor de la tan popular Los niños lobo. Aunque a primera vista creemos que nos encontramos con una película infantil, con el correr de las escenas descubrimos que no es ese el público al que apunta.

Ren tiene nueva años y acaba de perder a su mamá; quedará a cargo de unos familiares que mucho no le agradan. Ante esto decide huir: vaga por las calles de Shibuya acompañado de una especie de ratoncito blanco. Escondido entre las sombras de la ciudad conoce a Kumatetsu, un oso bastante rudo que le pregunta de malos modos si quiere ser su discípulo. Ren lo sigue y termina transportándose al mundo de las bestias.

Resulta que en este mundo el gran Señor ha decidido que reencarnará y como tal necesita un sucesor. Kumatetsu es uno de los principales candidatos. Pese a que su mala educación le juega en contra, el gran Señor le pide que tome un discípulo para poder competir por el título. Kumatetsu es bruto y arrogante, y como tal no tiene experiencia como mentor. Sin embargo toma a Ren como su discípulo apodándolo Kyuuta (Kyuu: 9 en japonés) y se convierte en la primera bestia que trae a un humano a ese mundo. La convivencia entre Kyuuta, Kumatetsu y los amigos de este último se hace bastante caótica pero de alguna manera parece funcionar.

La figura paterna que le ofrece Kumatetsu a Kyuuta es la que tejerá los hilos de la historia. Parece al principio un cuento típico, pero como Hosoda suele hacer, lo predecible se torna impredecible y nos encontramos en un terreno de auto superación. El desarrollo de Kyuuta trae consigo las dudas de todo joven: tiene que lidiar con ser un humano en un mundo de bestias y un niño salvaje en el mundo humano. Los cambios alteran el orden de su vida pacifica con Kumatatsu y el vínculo entre ellos tambalea.

El arte es palabra mayor en este caso con escenarios coloridos, realistas y fantasiosos en perfecto equilibrio. La pieza es algo larga y se hace densa al inicio, pero el autor logra proponer un desenlace ordenado, sin caer en lo apresurado y con maravillosas reflexiones. Los distintos personajes secundarios condimentan la trama dándole un toque maravilloso y humorístico, aunque sean la calma que precede a la tormenta.


El niño y la bestia (2015)
119 min|Animation, Action, Adventure, Family, Fantasy|11 Jul 2015
7.7Sinopsis: 7.7 / 10 from 18,260 users
Kyuta, un niño solitario que vive en el mundo de los humanos, y Kumatetsu, una bestia solitaria que vive en un mundo fantástico establecen una relación de maestro-aprendiz que se irá fortaleciendo con el tiempo. Superando su soledad, se darán cuenta cuánto se necesitan mutuamente. Su afortunado encuentro será el inicio de una aventura más allá de tu imaginación.

Nota de lectores2 Votos92
90
Total
Conclusión
El niño y la Bestia no es una película para menores de 10 años, ya que los aburriría y se perderían de la magia que trae esta historia. Ideal para ver con púberes y adolescentes, y para el adulto que sabe disfrutar el cine de animación japonesa. Una película que perdura en el tiempo, dibuja sonrisas y lágrimas.
Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba