Conectate con nosotros

Críticas

REVIEW: Grasa

Crítica realizada durante el 16° Buenos Aires Rojo Sangre.

¡Impacto!

GrasaNunca un tagline resultó más atinado. LA PELÍCULA DEL ESCÁNDALO, leen todos y cada uno de los posters de Grasa. Y no caben dudas que si el nuevo film de la dupla Marini/Parés se hubiera proyectado -por obra y gracia de un ser superior- en el Festival de Mar del Plata o BAFICI, el resultado hubiera sido un escándalo de proporciones épicas, donde lloverían por igual butacas, juicios por difamación y denuncias frente el INADI.

El Rojo Sangre sirvió de cantera para la realización de esta película que nace del trabajo en conjunto de diferentes personas, casi todas ellas parte de productoras que dejaron una marca imborrable en el festival como son FARSA, Gorevisión y Fomento. Tomando lo mejor de cada una, Pablo Marini y Pablo Parés confeccionan una historia que busca inspiración en las producciones de los 80, década en la que explotó el cine pochoclero de la mano de la llegada del vhs, y donde compañías como la mítica Troma de Lloyd Kaufman comenzaron a producir historias ambiciosas, con presupuestos por demás de acotados. De esta manera llegamos a Grasa, una buddy movie irreverente que dificilmente podría haber existido fuera del marco del festival. Es una película para la tribuna, con todo lo que la gente que asiste al Rojo Sangre quiere ver: homenajes al cine fantástico, sangre y humor políticamente incorrecto.

La historia es la siguiente: Gordo, Gorda y Nene salen de campamento con la espera de pasar una noche de lujuria, acompañados de bebidas alcohólicas y estupefacientes. Muy cerca de donde acaban de acampar están las instalación de McKing, la hamburguesría más grande de Argentina que tiene a Alberto La Chota, el Rey de la Carne, a la cabeza (hmmm). El destino terminará por cruzarlos en el camino de una misteriosa criatura, un gusano con poderes especiales, que logra escapar de la fábrica y les revela un asqueroso secreto: su raza, a la cual debe liberar, es utilizada para manufacturar las hamburguesas que impunemente La Chota vende a sus clientes, haciéndolas pasar por carne de primera calidad. Ahora Gordo y Nene deberán ayudar al gusano Nestor en su cruazada, mientras que el dueño de McKing intentará silenciarlos por todos los medios, y evitar que este terrible secreto salga a la luz.

Probablemente nunca una película en la historia de la humanidad fue capaz de ofender a tantas razas, religiones, militantes por la igualdad de género, partidarios políticos, instituciones y organismos gubernamentales o no gubernamentales y hasta al propio intelecto humano, como lo hace Grasa. Es una película a la que todo, absolutamente todo, le chupa un huevo. Incluso si existe algo como “las reglas del cine”, Grasa se las pasa por el orto. Y ahí su mayor virtud, no es tibia, arremete contra todo, no deja títere con cabeza. Busca ser la película del escándalo y lo logra por amplio margen. Tiene un objetivo claro: indignar. Y lo hará con todos y cada uno que no entren en su juego. Pero si sos uno de los afortunados que logra hacerlo y que tiene la suficiente capacidad de entender que es tan solo una película, entonces está terminantemente prohibido perdérsela, porque muy probablemente pases los 90 minutos más divertidos de toda tu vida.

Conclusión

Grasa está más allá del bien y del mal, no puede ser juzgada. Es el equivalente cinematográfico a la absolución por inimputabilidad en un procesamiento judicial. Wikipedia define al cine como la técnica y arte de proyectar fotogramas de forma rápida y sucesiva para crear la impresión de movimiento. Y si, Grasa crea una impresión de movimiento en la pantalla, pero tambien en nuestros estómagos. Es una película repugnante, polémica, dañina, perjudicial, indignante, polémica, despiadada, racista, nociva y polémica. Pero nunca, NUNCA, es una película aburrida. Este honorable sitio me pide que emita un veredicto, el cual será tan justo como subjetivo. Lo que para unos es basura para otros es un tesoro, y para mi Grasa es oro puro.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Publicidad

Trending

Publicidad
Arriba