Conectate con nosotros

REVIEW: House of Cards Temporada 6 (Final)

Críticas

REVIEW: House of Cards Temporada 6 (Final)

La serie de Netflix se despide sin lograr escapar de la sombra de Frank Underwood.

Empecé la temporada con expectativas y por un momento tuve fe de que podrían darle cierre digno a la serie que inició el fenómeno Netfix. Es que Claire Underwwod era un personaje lo suficientemente potente como para ponerse al hombro el tramo final tras la partida del protagonista masculino. Pero con el correr de los capítulos quedó algo claro: no estaban haciendo ni el mínimo esfuerzo por dejar de hablar de Frank Underwood, hundiéndose con esa figura de la cual debían escapar.

Seguir sin Frank

House Of Cards temporada 6 críticaNo es la primera serie que continúa sin su protagonista (casos sobran, como los que detallamos en esta nota) y se entiende que el equipo y el propio show no debían pagar por los delitos de Kevin Spacey. Tras su despido surgieron todas las dudas sobre cómo seguir y dar un cierre al menos coherente sin la figura que erigió ese castillo de naipes que ahora debía caer para siempre.

Resultaba lógico también que -al menos durante los primeros episodios- tuvieran que referirse a él, pues semejante ausencia no podía ser dejada de lado. El problema surge cuando la serie avanza y eso no se corrige: el centro, por más intentos que hagan de darle a Claire muchas (demasiadas) cosas para desarrollar, sigue siendo el personaje que ya no está. No se cesa de nombrarlo, los conflictos giran a su alrededor, y hasta hacen prioritario el saber quién lo mató: lo único que logran es que el vacío se haga más notorio a cada paso.

Claire (Robin Wright) siempre fue tan o más peligrosa que su marido, por lo tanto verla sola, aferrándose a la cima y pisando cabezas, podía brindar material suficiente para aguantar una temporada más. Sumémosle el tema del feminismo, el empoderamiento (aunque sea con fines negativos) como arma extra para luchar. Claire todopoderosa, Claire mujer, Claire Presidenta dispuesta a lo que sea. No fueron lo suficientemente inteligentes para utilizar todo ello de manera orgánica, desdibujando al personaje, convirtiéndolo en secundario de un fantasma y ridiculizando ese feminismo del cual hicieron alarde.

El castillo de naipes sucumbe a la ridiculez

House of Cards hizo de la exageración un estilo. La política llevada al extremo, los manejos oscuros relatados como en una tragedia de Shakespeare, hicieron de la serie un emblema que sirvió de espejo deformado de lo real. Los problemas para la serie se hicieron evidentes cuando la propia política exageró su circo y el show debió subir la apuesta para no quedar debajo de esa realidad ya increíble.

O sea, no debemos asombrarnos de que las tramas de la serie suenen a incoherentes o pasadas de rosca: es justamente eso lo que esperábamos de ella. Pero en esta temporada 6, todo se acumula en apenas 8 episodios dando una sensación de fragilidad argumental que no le conocíamos al show.

Oscilando entre charlas soporíferas, diálogos imposibles hasta para el talentoso elenco, y una acción que de repente aparece forzadamente, la narración perdió todo vestigio de sentido común, con un guion que recurrió a manotazos irrisorios (ese embarazo) hasta para los propios estándares de la serie. Si a eso le agregamos personajes nuevos que poco importan, apenas si progresan y se los descarta a la primera de cambio, nos encontramos ante una monumental acumulación de clichés que ni siquiera el sobrio y prolijo estilo de la producción puede sostener.

Diane Lane y Greg Kinnear hacen lo que pueden ante la chatura de sus personajes, dos villanos que se supone ejercen una poderosa fuerza detrás del panorama político estadounidense, pero que apenas si son caricaturas de otros seres que ya vimos en la serie.

House Of Cards temporada 6 crítica serie final

No debe haber sido fácil el proceso de escritura, teniendo que hacer todo de cero ante un despido que los agarró por sorpresa. La temporada final era Claire vs Frank, Frank vs Claire, y para eso trabajaron durante años. De repente todo lo imaginado se esfumó. ¿Debían cancelarla? No lo creo: las series son mucho más que un solo personaje, por más fuerza que dicho ser tenga, y la primera de las grandes series del streaming no podía quedar inconclusa. Pero habiendo visto el final elegido, quizás todo eso que dije antes debería tirarlo a la basura.

El atisbo de intercambiar ese Claire vs Frank por Claire vs Doug (Michael Kelly) fue un destello de cordura. Era la salida lógica: un enfrentamiento de la protagonista con el otro gran personaje del show. Ambos se hicieron a la figura de Frank, fueron moldeados por él, y la compleja relación entre ellos auguraba un cruce épico que si resultó apenas satisfactorio es porque Wright y Kelly son dos monstruos de la actuación. La serie decide usar tímida y dubitativamente esa carta, desgastando incluso el recurso de romper la cuarta pared.

michael kelly final de house of cards temporada 6

El peor final

No hay peor final que un no final. Eso es justamente lo que entregó House of Cards Temporada 6. Una conclusión que no cierra nada, que deja tantas líneas sueltas como cuando empezó, y que hasta el último minuto se apoyó en el hombre que despidieron y al cual no pudieron o no quisieron soltar. Si hasta la revelación de quién y -principalmente- por qué mató a Frank es de una liviandad y pereza narrativa que generan bronca.

Y si la idea de ese “cierre” es que Claire ya puede hacer lo que quiera y que ahora es su momento, discúlpenme, pero eso mismo quedaba implícito al acabar la temporada 5, la cual hasta funciona mejor como fin de serie que este despropósito inacabado que acaban de brindar. Ni siquiera la frase final “No más dolor” que nos lleva a donde comenzamos (a ese piloto magistralmente dirigido por David Fincher), configurando la idea de círculo, salva la mala espina de una despedida tan pobre.


House of Cards (2013–2018)
51 min|Drama|01 Feb 2013
8.9Sinopsis: 8.9 / 10 from 412,175 users
El congresista estadounidense Francis Underwood y su esposa Claire no se detendrán ante nada para lograr sus propósitos. La historia de este drama político se adentra en un mundo repleto de avaricia, sexo y corrupción en la ciudad de Washington.

Nota de lectores3 Votos54
40
Total
Conclusión
Una temporada que se siente completamente innecesaria. Y no por la ausencia del protagonista, sino por haber tomado la decisión de echarlo para al mismo tiempo seguir atada a él de manera desesperada. Los pocos momentos de lucidez, donde parece que están encontrando un rumbo, sucumben ante desvaríos argumentales incomprensibles y personajes secundarios tan mal desarrollados que hacen extrañar aun más lo que alguna vez fue. House of Cards no dejará de ser una de las grandes series de estos tiempos, y justamente por eso no se merecía este ridículo final.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba