fbpx
Conectate con nosotros

Alta Peli

REVIEW: Infancia Clandestina

Críticas

REVIEW: Infancia Clandestina

¿Cuántas películas sobre los horribles sucesos de la dictadura tenemos los argentinos? Muchas, y seguramente no las suficientes, pero ninguna como Infancia Clandestina. La cual viene como una grata sorpresa, seguramente, a hacer historia en el cine nacional. Así de simple, así de categórico.

“Jugando” a las escondidas

Infancia Clandestina nos cuenta la vida y la cotidianeidad de un niño de 11 años que vive en la clandestinidad de un nombre falso, junto a sus padres militantes montoneros de alto rango durante la última dictadura militar.

infancia clandestina infancia clandestinaContrariamente a lo que uno supone, la infancia de este chico, si bien está llena de violencia y momentos límite, por otro lado está llena de amor, llena de familia, de sonrisas, llena de lazos fraternos, de lealtad, de ideales, y de despertares típicos de la edad. De hecho seremos testigos del paso de la niñez a la pre adolescencia de Juan.

Juan, elige su propio nombre clandestino para pasar a llamarse Ernesto; de este modo tras un exilio obligado en el comienzo de la historia y un periplo que se antoja interminable entre Brasil y Cuba, en el año 1979, la familia separada y exiliada decide volver a reunirse en la Argentina. En realidad es el padre de Juan quien lo decide, ya que cree que ha llegado el momento de intensificar la lucha. Es aquí cuando Ernesto entra en acción, un alter ego “social” de Juan, que será su cara visible cuando traspase las puertas de su casa.

Lo irá a buscar el hermano de su padre, el Tío Beto, acaso el mejor personaje de la historia, quien lo acompañará a lo largo de la travesía que es esta historia.

La ideología del amor

Si bien esta puesta en marcha que les acabo de contar a priori puede parecer  un ensalzamiento del movimiento montonero, de sus guerrilleros y de todas las acciones que llevaron a cabo, no lo es. De hecho es algo totalmente diferente. Ahí es donde Infancia Clandestina gana por goleada. La visión de este niño está exenta del bagaje y carga política que tiene todo su alrededor. Pero no se confundan: Juan/Ernesto es completamente consciente de lo que ocurre, de la lucha que llevan sus padres, de los miedos que atraviesan, de las mecánicas del escondite, y disimulo que tiene que llevar a cabo. De hecho es este disimulo el que lo llevará inevitablemente a ser Ernesto, un niño normal que va al colegio, que disfruta de sus amistades, que se enamora por primera vez, que comparte un beso, un abrazo femenino, una travesura infantil (o no tanto…)

Ernesto/Juan vive rodeado de amor: del amor de sus padres, del amor de su hermana de apenas un año, del amor interminable y entrañable de su Tío Beto, de los compañeros de armas de sus padres, de su abuela, aunque a cuenta gotas.

Entiendan por favor que Juan y Ernesto son la misma persona, pero que vivirán cosas diferentes. Juan quedará latente en su hogar, mientras que Ernesto será el que desarrollará el amor preadolescente, las amistades inocentes, los bailes juveniles. En tanto que Juan será el que enfrente a los padres, el que tome determinaciones, el que sufra y esté más al tanto de lo que pasa, y en definitiva el que prevalezca.

En los papeles

La película tiene una factura técnica IMPECABLE, destacándose en todos los aspectos importantes.

La fotografía es realmente increíble, y aunque en un principio me pareció excesiva la utilización de primerísimos primeros planos y planos detalle, después me di cuenta, que son las cosas en las que pone atención un chico de esa edad. Bien, otro poroto anotado. Otro fuerte es la actuación, destacándose en primera instancia Ernesto Alterio. Natalia Oreiro sorprende en su composición dramática, y se complementa perfectamente con Cesar Troncoso. Teo Gutiérrez Moreno, quien encarna a Juan, lleva la película adelante de manera perfecta y se advierte detrás un cuidadísimo trabajo de dirección. Por último, es necesario mencionar a Cristina Banegas, quien encarna a la abuela de Juan.

Otra cosa para remarcar es el uso de la animación en la película. En tres momentos específicos del film se utiliza una técnica de animación, pero ojo, no es animación o “dibujo animado” estándar, es una sobreposición y montaje de ilustraciones, llevadas a gran ritmo y vertiginosidad, las cuales cuentan la historia de lo que está pasando. GRAN acierto del director. Tanto estéticamente como a nivel guión funcionan a la perfección, después de todo esos momentos a los ojos de un niño de 11 años pueden parecer irreales, como oníricos, por eso me parece una buena elección como método de narración.

¿Suma, resta o divide?

Hay que tener en cuenta algo MUY importante, este filme no ahonda en la crítica (buena o mala) de lo que fue la lucha armada de los ’70, sino que es una historia de ficción, aunque basada en hechos reales, muchos de los cuales fueron vividos por el mismo director de película, Benjamín Ávila. Él mismo vivió en una casa de militantes y en la clandestinidad. Por lo que hay que ser muy cautelosos al momento de mirarla, juzgarla y asimilarla. Esta es la historia de Juan, más allá de que su entorno sea el que ya sabemos. Si bien es nodal e intrínseco a la trama, la situación del país y de la familia de Juan, son donde se inserta esta historia, y no al revés. Es la historia de Juan, de su primer amor, de su despertar a la adolescencia, de sus amores, de su infancia entre risas, asados y tardes de sol, pero insertada donde ya les conté.

Infancia Clandestina aporta una mirada nueva, sobre un tema ampliamente tratado por el cine argentino. Tan tratado es que las dos películas ganadoras del Oscar por la Argentina tienen esta temática, una como principal y otra como temática accesoria pero omnipresente.


infancia clandestina
Infancia clandestina (2011)
112 min|Drama|20 Sep 2012
7.0Sinopsis: 7.0 / 10 from 2,349 users
"Hoy emprendemos el regreso a la Argentina". Así empieza la nueva vida de Juan, un niño de 12 años que, después de vivir en el exilio, regresa con su familia a un país que sigue bajo el régimen militar que les hizo huir. Las instrucciones para él son claras: a partir de ahora ya no eres Juan, eres Ernesto...
infancia clandestina
Conclusión
Infancia Clandestina logra lo que se propone donde se lo propone, cuenta una historia que no todos conocemos, cuenta qué pasaba en el patio familiar de una familia militante, cuenta de qué se hablaba en esa mesa familiar, cuenta la historia de un niño, que es solo eso, un niño en medio de la coyuntura que supone vivir en una familia militante. Habrá pérdidas, no es nada descabellado decirlo, pero son las mismas que todos como sociedad hemos tenido en aquel capítulo espantoso de nuestra historia. Descontracturemos la visión “tradicional” de la temática, miremos un poco al sesgo y podremos disfrutar, compartir y enriquecernos con la historia de Juan y su familia. Si lo hacen, les prometo que terminarán de verla angustiados, es cierto, pero también llenos de amor.
Nota de lectores2 Votos
94
90
Total
Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba