Conectate con nosotros

Alta Peli

REVIEW: Mudbound: El Color de la Guerra

Críticas

REVIEW: Mudbound: El Color de la Guerra

Basada en la novela de Hillary Jordan y con dirección de Dee Rees, Mudbound: El color de la guerra es una historia coral contando, desde varias perspectivas, los conflictos raciales y de clase que después de la guerra entraron en ebullición en el sur estadounidense.

Jim Crow hasta para morir por la patria 

Alguien dijo que la esclavitud no se abolió, solo se privatizó. Bien podría ser la descripción de la vida que llevan Hap Jackson (Rob Morgan) y su familia como arrendatarios de una granja en el delta del Mississipi, en la primera mitad del siglo XX, atrapados en un sistema que los hace trabajar la tierra asumiendo los riesgos pero sin muchas esperanzas de poder cumplir el sueño de la tierra propia, forzados por la ley a seguir siendo ciudadanos de tercera por su origen africano.

Mudbound: El Color de la GuerraQue cambie el propietario de las tierras no afecta su rutina, pero no es muy alentador darse cuenta a simple vista que el recién llegado Henry McAllan (Jason Clarke), quien no sabe absolutamente nada de ser un granjero, está destinado a una estadía mucho más rentable y tranquila que la de los Jackson; incluso con margen para cometer varios errores que a Hap lo hubieran dejado en la ruina.

Hay algo que realmente comparten: ambas familias tienen un miembro combatiendo en la Segunda Guerra Mundial, los Jackson a su hijo Ronsel (Jason Mitchell), y Henry a su hermano Jamie (Garrett Hedlund).

Todos tienen la suerte de que regresen vivos al terminar la guerra, aunque muy cambiados por lo que vivieron como para aceptar las antiguas normas del delta.

La alegría que supo tener Jamie McAllan ya no existe; solo puede seguir adelante con importantes dosis de alcohol. Encuentra en Ronsel a la única persona con la que realmente puede hablar sobre lo que está pasando. Sin embargo, no entiende del todo los conflictos de su nuevo amigo, un hombre que pudo probar la libertad y ya no puede verse a sí mismo como menos en una sociedad segregada que todavía los considera “más monos que humanos”.

Cada cual con su voz

Al ser una historia coral, Mudbound: El color de la guerra necesita mucho tiempo para explayarse en las distintas líneas que propone. En una novela eso no es un problema, pero en el cine resulta en una película a la que se le sienten las más de dos horas, porque no todas esas historias y personajes resultan igualmente atractivas. Algunas parecen prescindibles dentro del conjunto y solo engrosan un contexto que podría haber ganado con algo de síntesis y privilegiando las historias más fuertes.

Relata la segregación de forma creíble, con distintas capas y no de la forma caricaturizada en que muchas veces caen este tipo de historias; ya no todos ejercen la forma más transparente de racismo de capuchas blancas, pero eso no significa que dejen de ejercer otras formas más sutiles de poder, incluso a veces con aparentes buenas intenciones.

Del mismo modo, no todos los personajes responden de la misma forma ante la opresión; mientras algunos están más dispuestos a enfrentarla, otros la reciben con la resignación de quien ya no cree llegar a ver el mundo cambiar.

De esta forma se presenta a tres generaciones conviviendo con ideas diferentes al respecto. Muestra a la guerra en Europa como un detonante que permitió a los veteranos replantearse algunas cosas respecto al racismo, habiendo visto de primera mano que cuando las balas vuelan todos la pasan igual de mal.

Mudbound: El color de la guerra

Visualmente es muy prolija, impactan los paisajes llenos de barro que grafican las durezas e incomodidades de esa vida, pero es en el trabajo actoral donde hace pie con mayor fuerza. Cada personaje tiene su volumen, todos cuentan más de una cosa a la vez y dan a entender con acciones y gestos las cosas que no pueden decir. Esos instantes en los que un gesto mudo deja claro que la desconfianza o el rencor dieron paso a la compasión por alguien que sufre, son los que distinguen a la mirada de Mudbound: El color de la guerra.

No se estrenó en cines argentinos, disponible en alquileres de Cablevisión Flow

Nota de lectores1 Vota74
75
Total
Conclusión
No sorprende con su narración y se hubiera beneficiado de un poco de síntesis que le devuelva la potencia a la historia central, pero Mudbound: El color de la guerra no deja de ser un interesante drama con fuerte contenido social y muy bien ejecutado.
1 comentario

1 comentario

  1. sasasa

    13/06/2019 en 13:09

    Disponible en ALQUILERES. Vos podés tener el Flow HD y todos los packs premium que igual vas a tener que pagarla aparte… $55 mangos extra por alquilarla 48 horas…

    Siendo que es una película del 2017, casi te están apuntando con un arma exigiendo que la bajes usando torrent.

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba