Conectate con nosotros

Alta Peli

relicto

Críticas

REVIEW: Relicto

Un padre y una hija atravesando el duelo, una casa de campo y la posibilidad de presencias extrañas en Relicto, ópera prima de Laura Sánchez Acosta.

Crítica realizada durante el 18º Festival Buenos Aires Rojo Sangre

Extraños en la noche

Oscar (Oscar Molinari) acaba de perder a su esposa. Al dolor propio del duelo, debe sumar que su hija Tamara (Tamara Liberati) no puede afrontar la partida de su madre y lo expresa mediante una relación cortante con él.

Para subsanar heridas, ambos emprenden un viaje a una casa de campo en Entre Ríos perteneciente a la familia. La idea es encontrar la paz que tanto necesitan y que sirva de ayuda para el tratamiento que el psicólogo recomendó para Tamara.

Oscar advierte a los caseros que necesita paz, que no realicen la habitual tarea de caza; y estos parecen asentir. Sin embargo, extraños ruidos y movimientos comienzan a suceder.

Oscar repite las advertencias a los caseros. Pronto Tamara, lejos de mejorarse, presenta síntomas de ir empeorando en su comportamiento, obsesionándose con un ser mitológico de la zona mesopotámica. ¿Es la locura de ella, o realmente hay algo más en el campo?

Mitos, leyendas, y contemplación

Relicto es la ópera prima de Laura Sánchez Acosta, quien hasta la fecha solo contaba con el cortometraje Muerte prematura.

De reciente paso por el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y ahora presentándose en el Buenos Aires Rojo Sangre, la propuesta de Relicto pareciera tener que ver más con el ámbito del primero que del segundo.

Relicto utiliza una premisa propia del cine de género, pero lejos de ahondar en sangre o shocks de sobresaltos se inclina por la creación de climas y los tonos dramáticos parsimoniosos.

Abundan los silencios, las miradas frías, la lejanía, y la sensación de que todo redunda en esta relación de padre e hija con un gran elefante en el medio que es la ausencia de la madre, contenedora de ambos, y con quien Tamara se llevaba mejor, al punto de decir que la mujer era su única amiga.

La utilización de cámara en mano y una fotografía apagada hace que en determinados tramos la imagen se vea movida, confusa, casi como un found footage sin serlo.

El ritmo del relato es lento y sin demasiado progreso, como si asistiésemos a un momento en la vida de estos dos personajes y a aguardar lo que sucede.

Cuando finalmente el climax llegue y nos aguarde lo que veníamos esperando desde el lado fantástico, Relicto opta por el juego de ocultar, de esconder, y hacer uso de una fotografía muy oscura en la que será poco lo que veamos, más allá de oír los fuertes respiros.

Ni de aquí, ni de allá

Queda claro que Relicto es una propuesta de bajo presupuesto, con recursos limitados y remados entre todos los participantes. Pero si algo nos vienen dejando en claro las últimas ediciones de este festival Buenos Aires Rojo Sangre y la explosión de cine de género nacional, es que sabiendo utilizar bien los pocos recursos con los que se cuenta, pero con tono y clima adecuado, se pueden lograr resultados muy convincentes.

Relicto peca de indefinición, de oscilar entre tono dramático pesado y contemplativo, y un clima propio del cine de género sobrenatural, logrando confusos resultados a ambas orillas.

La joven Tamara Liberati convence con este personaje difícil, extraviado, que va emprendiendo un camino cada vez más profundo hacia la locura. Ella, sin dudas, es lo mejor de esta propuesta.

Conclusión

La ópera prima de Lara Sánchez Acosta, Relicto, es un drama de tranco lento con una base dentro del cine fantástico. Los problemas técnicos y un ritmo narrativo no del todo acertado, no permiten que su experiencia sea más grata.

Continuar Leyendo
Te recomendamos
Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba
Salir de la versión móvil