Conectate con nosotros

REVIEW: Sex Education

Críticas

REVIEW: Sex Education

Con Sex Education, Netflix entrega su primera gran sorpresa de 2019.

Con ello les estoy spoileando que la nota final será bien alta. Pero no importa, porque quiero dejar en claro de arranque que Sex Education es de esas series que enamoran: tanto desde la construcción de personajes y arcos narrativos, como desde lo relevante de los temas que visibiliza, este coming of age divierte, conmueve y es realmente necesario.

Naturalizando hablar de sexo

crítica sex education netflixLa adolescencia es traumática. El encontrarse ante un cuerpo que muta, reacciones que no entendemos, hormonas alocadas y sudores nocturnos que no parecieran algo natural, llevan a vivir esa etapa de nuestras vidas como una experiencia realmente dramática, casi catastrófica. Ese ha sido material para miles de series y películas, por lo que tal vez no encontremos nada realmente nuevo en la producción inglesa del servicio de streaming. Lo que la hace diferente es una sensibilidad especial a la hora de retratar esa etapa de descubrimientos y exploración.

La premisa inicial puede sonar algo tirada de los pelos: Otis, un jovencito de 16 años sexualmente inexperto y socialmente torpe, utiliza los amplios conocimientos teóricos sobre sexo obtenidos al tener una madre terapeuta sexual, para implementar una especie de clínica en la que tratará de solucionar las disfunciones de sus compañeros y compañeras de colegio. La tiene tan clara en palabras como así de grande es su falta de experiencia, si hasta ni siquiera es capaz de masturbarse.

Esa clínica de terapia adolescente sirve como excusa para ver desfilar un sinfin de problemáticas tratadas con total desparpajo y naturalidad. Repleta de ideas inteligentes, personajes carismáticos, y un guion que no se anda con vueltas, Sex Education habla de sexo, educa y entretiene con un resultado tan satisfactorio que deja a otras series semejantes directamente en el medioevo.

La mezcla de una estética que remite a las películas de John Hughes, con la desfachatez de esa joyita animada llamada Big Mouth (también de Netflix, de la que les hablamos ACA), se suman a una banda sonora realmente impresionante y a un elenco donde absolutamente nadie descoloca. Todo con el sello distintivo y de calidad de ser una serie británica. Así Sex Education atrae de inmediato.

El humor podría resultar chocante, con genitales en primer plano y cuerpos púberes intentando hacer como adultos cosas que apenas comprenden, pero hay algo en el enfoque que impide verlo así y le otorga simpatía a chistes que en otro contexto serían completamente burdos.

Tal vez la explicación a ese hallazgo se encuentre en un equipo de guionistas casi íntegramente femenino, bajo las ordenes de la showrunner Laurie Nunn. No es que los hombres no puedan escribir de este tipo de temas, pero se siente el cambio de paradigma y la habilidad para colocar el ojo desde otro punto de vista, quizás uno mucho más sincero. El episodio 3 sobre el aborto debería ser un ejemplo claro de lo que intento decir.

The Sex Files

Sex Education temporada 1

Sí, como dije cuando presenté esta serie en nuestra habitual nota de las más esperadas de cada mes (en este caso de enero 2019, texto que pueden leer aquí) la razón fundamental por la que entramos al show fue Gillian Anderson. Una de nuestras actrices preferidas (no lo vamos a negar), que últimamente elige proyectos dispares en cuanto a estilos y roles, es la madre del protagonista. A Anderson se la nota disfrutando de un personaje que le cabe como anillo al dedo: madre moderna, liberada sexualmente, un tanto controladora pero tan comprensiva que sería obligatorio que todas las madres sean como ella.

Lamentablemente, su personaje aparece mucho menos de lo que desearíamos. Pero esa ausencia no llega a ser importante pues Sex Education es muchísimo más que Gillian Anderson en su mejor momento. El resto del elenco, encabezado por un sorprendentemente tierno y divertido Asa Butterfield (Hugo, The Boy in the Striped Pajamas), calza a la perfección en esta trama sobre las inseguridades y confusiones sexuales adolescentes. La Maeve de Emma Mackey (casi una Margot Robbie teen) y el Eric de Ncuti Gatwa se las traen y van directo a la lista de grandes personajes del año.

Los diferentes arcos están muy bien planteados y solucionados, sin rellenos, paseando a lo largo de los 8 episodios por temas como el consentimiento, las relaciones románticas y familiares, las represiones, la inclusión y la masculinidad (tanto la tóxica como la verdaderamente sana), sin ponerse jamás solemne, entregando a la vez tramas enternecedoras y momentos extremadamente divertidos.


Sex Education (2019–)
45 min|Comedy, Drama|11 Jan 2019
8.5Sinopsis: 8.5 / 10 from 39,194 users
Como el inseguro de Otis (Asa Butterfield) tiene respuesta para cualquier duda sobre sexo gracias a que su madre (Gillian Anderson) es sexóloga, una compañera lo anima a abrir una "clínica" en el instituto.

Nota de lectores12 Votos73
90
Total
Conclusión
Sex Education tiene la habilidad de utilizar temáticas y giros cliché (que algunos se ven venir a la legua) de manera cero prejuiciosa y bien guionada, transformándose en una experiencia fascinante. Actualizando tropos, es divertida y profunda por igual. Una serie repleta de seres adorables que logran sacarla del lugar de "típica historia de adolescentes" para ser una realmente trascendente. Deja ganas de más, y ni siquiera tener episodios de 50 minutos (cosa poco habitual en una comedia) le llega a jugar en contra.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba