Conectate con nosotros

Alta Peli

REVIEW: Yo, mi mujer y mi mujer muerta

Críticas

REVIEW: Yo, mi mujer y mi mujer muerta

Carismáticas interpretaciones que no consiguen salvar una débil propuesta narrativa.

Hay ciertos clichés de ciertos géneros que estamos dispuestos a aceptar porque los encarnan con mucha habilidad actores de renombre haciendo lo que saben hacer mejor. ¿Pero qué ocurre cuando ni todo el renombre, ni todo el talento, pueden salvar un guion que no está, lo que se dice, en su mejor forma? Es en dicho escenario donde encontramos a Yo, mi mujer y mi mujer muerta

Una proyección dentro de otra

crítica Yo, mi mujer y mi mujer muertaEs momentáneamente valorado el gesto de proyectar escenas de un pasado feliz sobre un presente que no lo es tanto. Pero a esto no le toma mucho tiempo en agotarse y -de hecho- alcanzar el abuso, esencialmente por exceder el límite en que la simple ternura pasa al terreno de lo cursi.

La razón por la cual este recurso es desestimado como un simple efecto es porque la historia donde está enmarcado no es lo suficientemente fuerte, atrapante o diferente. Amén de ser una historia que ya vimos muchísimas veces, deja a la deriva el desarrollo de varios personajes, incluso mostrándose más interesada en ilustrar cómo son en un momento de relax, algo que sin duda aporta a la naturalidad del aspecto interpretativo pero no suscita mayor interés en la narración.

Esta misma relajación que les juega en contra, es también la que les pasa factura en el apartado visual, con una cámara en mano que más que aportar narrativamente llama demasiado la atención sobre sí misma. En especial por su desesperación en subrayar una inestabilidad emocional en los protagonistas; algo que los actores pueden retratar tranquilamente sin la ayuda de ningún artilugio.

Los personajes son la razón por la que muchos espectadores amamos una historia, pero, tristemente, la trama que vehiculiza la acción es la que proveerá los obstáculos que generarán dicho afecto en los espectadores. En Yo, mi mujer y mi mujer muerta se ve esa intención, pero a medida que avanza no es persistente ni sostenida, y cuando se acuerda de serlo, desilusiona por su previsibilidad.

A pesar de los pocos logros del guion, el aspecto interpretativo es lo único que consigue destacar: las pocas sonrisas (no risas) surgen del choque de personalidades entre el arisco profesor a quien da vida Oscar Martinez y el chapucero agente inmobiliario interpretado por Carlos Areces, al igual que las interacciones con Ingrid García Jonsson que sirve como pared confrontativa de los defectos del protagonista.


Yo, mi mujer y mi mujer muerta (2019)
N/A|N/A|N/A
Sinopsis:
N/A

Nota de lectores1 Vota32
45
Total
Conclusión
Yo, mi mujer y mi mujer muerta es una propuesta que si bien corre con la ventaja de tener carismáticos intérpretes, estos no consiguen salvar una propuesta narrativa que no supo salirse de lo predecible y una propuesta visual más efectista que al servicio de la historia contada.
Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba