Conectate con nosotros

Alta Peli

REVIEW: Zama

Un ejercicio de sutil clasicismo

Con solo tres largometrajes (La Cienaga, La Niña Santa y La Mujer Sin Cabeza), Lucrecia Martel ha conseguido coronarse como una de las realizadoras nacionales más reverenciadas. Tras nueve años de añejamiento de su última película, Martel regresa a las salas nacionales con su cuarta película Zama, adaptación de la novela homónima de Antonio Di Benedetto publicada en 1956.

La Odisea de un Letrado

Corre el Siglo XVII, y Don Diego de Zama, un oficial de la Corona Española, lleva mucho tiempo estacionado en Asunción y espera por una transferencia que le permita reunirse con su esposa y sus hijos. Como si las trabas burocráticas no fueran suficientes, se le plantea la misión de cazar a un forajido responsable de varios crímenes.

El guion de Zama es de una construcción bastante prolija y con un objetivo concreto. Si bien cuenta con varias subtramas, las escenas que las integran desarrollan todo su potencial y contribuyen como un todo a la meta definitiva del filme. Es una historia que se las ingenia para arrojarle constantemente obstáculos al deseo de su protagonista, pero no de un modo directo; esto es clasicismo, pero abarcado con muchísima sutileza. Lo que muchos le van a achacar es que el flujo narrativo no sea dinámico; esta es una narración de cocción lenta, incluso contemplativa, pero en donde ningún hilo argumental queda a la deriva.

En materia actoral, Daniel Giménez Cacho se lleva al hombro con mucha habilidad al protagonista titular; la angustia y la ansiedad se perciben en sus ojos cada vez que Martel le otorga un primer plano. Lo acompaña una jovial interpretación de Lola Dueñas y sobrias labores de Daniel Veronese, Rafael Spregelburd y Juan Minujín. Matheus Nachtergaele, quien da vida al forajido que persigue el protagonista, entrega una interpretación fresca que transmite lo perverso de su personaje con una gran economía de gestos y un preciso lenguaje corporal

En materia técnica es donde Zama tiene sus más grandes lauros. La dirección de arte y el vestuario son de un extremo nivel de detalle que te transportan inmediatamente a la época en donde transcurren los hechos. A nivel fotográfico, cada encuadre está compuesto con una riqueza digna de un cuadro.

No obstante, de todo este apartado, el logro más destacado es el diseño de sonido, que no pocas veces en el metraje resulta ser una herramienta crucial para insertar al espectador en el punto de vista del protagonista. Si Zama consigue ser una experiencia sensorial es precisamente por los aportes del diseñador de sonido Guido Berenblum.


Zama (2017)
115 min|Drama|28 Sep 2017
6.8Sinopsis: 6.8 / 10 from 4,291 users
Narra la historia de Don Diego de Zama, un oficial español del siglo XVII asentado en Asunción que espera su transferencia a Buenos Aires. Es un hombre que espera ser reconocido por sus méritos. Pero en los años de espera pierde todo. Decide atrapar un peligroso bandido y recuperar su nombre... Basada en la novela existencial de Antonio Di Benedetto escrita en 1956.

Nota de lectores2 Votos88
80
Total
Conclusión
Si hay algo de lo cual no se le puede acusar a Zama es que sea una película en donde no pasa nada. Es una narración muy clara en sus ideas y en cómo las ejecuta, pero que es dueña de un ritmo que exige mucha paciencia y atención al detalle del espectador. Si se le presta dicha atención y se le extiende un manto de piedad a la densidad de su ritmo, se van a encontrar con una narración única.
Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba