Noticias

El agujero de guión de Los cazadores del arca perdida

Nota por el 17/11/2016
 

El año 1981 nos introdujo al carismático arqueólogo Indiana Jones al mismo tiempo que disparó una de las franquicias cinematográficas más populares de todos los tiempos. La película ganó cinco premios de la Academia, fue alabada universalmente por la crítica y se convirtió en un éxito entre los espectadores. Pero no hay argumento a prueba de balas. Acá te contamos el gran agujero de guión Los cazadores del arca perdida.

El argumento en pocas palabras

Recordemos de qué va la historia: estamos en 1936, unos años antes de la Segunda Guerra Mundial. El ejército yanqui se acerca al profesor, arqueólogo, aventurero… pistolero, aviador y prácticamente superhéroe Indiana Jones para que logre recuperar el Arca de la Alianza, un artefacto bíblico cuyo poder podría eliminar a ejércitos enteros.

Así comienza una loca carrera por ver quien lo encuentra primero, viajando por Nepal, El Cairo, Inglaterra y otros países del mundo. Durante la búsqueda, Indy (Harrison Ford) se reencuentra con una antigua conocida (Marion, interpretada por Karen Allen)  y se enfrenta a un feroz adversario, el saqueador de tumbas francés René Belloq (Paul Freeman).

Un recuerdo refrescante

pp31453-raiders-of-the-lost-ark-poster

Volví a ver la película para armar esta nota, aprovechando que el gigante del streaming (Netflix, claro) está últimamente subiendo grandes clásicos a su plataforma. En las últimas semanas colgó la trilogía original de Indiana Jones.

Revisar la película una vez más fue una experiencia genial. Especialmente porque hacía, por lo menos, una década que no la veía de nuevo.

Me llamó particularmente la atención lo violenta y terrorífica que es por momentos. Indy parece tener licencia para matar, dispara sin cuestionarse nada e incluso hace comentarios (medio xenófobos) respecto a que a nadie le importa quién vive o muere en lugares como El Cairo.

Por otra parte, algunas escenas son verdaderamente perturbadoras. Más allá del desenlace, donde varios nazis son literalmente quemados vivos por fantasmas ancestrales, hay una buena cantidad de momentos en los cuales aparecen esqueletos, trampas mortales, víboras venenosas y asesinos despiadados.

¡Esas cosas mirábamos de chicos!

Un dato de color es que Steven Spielberg tuvo que realizar varios ajustes para que la película no fuera apta para mayores de 18. Pero lo cierto es que está bastante al límite, con escenas tenebrosas, violencia desmedida y algunas situaciones muy fuertes.

El agujero de guión de Los cazadores del arca perdida

En cine nos referimos a plotholes (o agujeros de guión) cuando hablamos de partes del argumento que contradicen la lógica de la película y del universo que se construye alrededor de ella. No hay guión sin fisura, y si bien algunos agujeros de guión pueden dejarse pasar (al fin y al cabo, el cine debe ser escape, entrenamiento, debe tener una historia con ritmo y que valga la pena contar) hay otros que directamente invalidan la historia.

Vayamos al grano. ¿Cuál es el agujero de guión de Los cazadores del arca perdida? La lógica que usan los nazis parece bastante sólida. En la Biblia, el Arca tendía a favorecer a los ejércitos que la portaban, creando la leyenda de que se convertían en algo invencible. Claro, esos ejércitos estaban formados mayoritariamente por judíos, el grupo de gente que Dios decidió salvar y que los nazis decidieron extinguir.

La cuestión es que Indy conoce el secreto sobre el Arca que los nazis parecen ignorar. El artefacto tiene un hábito molesto de derretir los rostros de quienes la ven directamente, enviando a los individuos hacia los abismos del infierno.

Acá es donde vemos el famoso agujero de guión en la película: habría tenido mucho más sentido que, directamente, Indiana Jones no hiciera nada. Primero: el ejército nazi venía gastando millones de dólares cavando en el lugar equivocado. Si Indiana no se hubiera metido, ellos habrían malgastado todo su presupuesto en una actividad improductiva.

Pero digamos que los americanos no saben que los nazis tienen cero en Geografía. Esto sólo incrementaría las razones para no hacer absolutamente NADA. En lugar de intentar hacerse con el Arca, tendrían que haber ayudado a los nazis para que la encuentren.

En el mejor de los casos, la misión salía exactamente como querían: la encontraban, la llevaban a Alemania, la abrían frente a Adolf Hitler, y la Segunda Guerra Mundial nunca ocurría.

El caso de Amy

No soy el único que notó que la mejor decisión en Los cazadores del arca perdida era no hacer nada. Este es considerado uno de los agujeros de guión más emblemáticos y hasta fue mencionado en varios medios de ficción. Uno, en particular, es sumamente interesante.

En el episodio 7×04 (“The Raiders minimization”) de la sitcom The Big Bang Theory, Sheldon le propone a Amy ver este clásico dominguero. Cuando termina, ella comenta que el film es indudablemente entretenido pero que la presencia de Indiana Jones es innecesaria para el desarrollo de los acontecimientos.

agujero de guión de Los cazadores del arca perdida

En efecto, de no existir el sexy aventurero, los nazis habrían descubierto el Arca (eventualmente), se habrían fundido al abrirla y el resultado final sería el mismo, convirtiendo al protagonista en algo inservible. En esencia, el gran agujero de guión de Los cazadores del arca perdida implicó que Indy indirectamente salvó a Hitler. Creer o reventar.