Noticias

El camino del hedonista: Historias de ascenso y caída del mundo criminal

Nota por el 26/08/2016
 

¿Qué tienen en común Scarface, Goodfellas, Lord of War y The Wolf of Wall Street? Son todas historias de caballeros que empezaron de abajo, llegaron a la cima por una ilegalidad y que pagaron un alto precio para dejar de ser, como ellos los definen, “un don nadie”.

Hay quienes dicen que los guiones de estas películas no tienen estructura, y no podrían estar más equivocados, porque la tienen, solo que no se trata de la noción tradicional de introducción, nudo y desenlace, sino que se trata de etapas que abarcan el ascenso y la caída del protagonista de cada relato. Esta estructura es algo que doy en llamar El Camino del Hedonista.

Etapa 1: Empezando desde Cero

Acá se presenta al protagonista como un laburante más como todos nosotros, y que como todos nosotros desea una mejor vida: Autos veloces, mujeres despampanantes, cenas en finos restaurantes, viajes alrededor del mundo, etc. Cosas que parecen ser inalcanzables para nuestro protagonista.

En Scarface, Tony Montana está en un campo de refugiados en el supuesto “país de las oportunidades”.

En Goodfellas, Henry Hill tiene que ir a la escuela para fumarse “la bazofia del buen gobierno” y bancarse a los padres que le rompen las bolainas.

En Lord of War, Yuri Orlov es un inmigrante ucraniano que labura en el restaurante de su padre, añorando poder estar con una modelo.

En The Wolf of Wall Street, Jordan Belfort es un inofensivo broker más bueno que el pan casado con una mujer igualmente más buena que el pan (no me refería a eso, malpensados).

Etapa 2: El llamado a la ilegalidad

Acá el protagonista, en inicio inofensivo, se le introduce formalmente a la actividad delictiva que tiene el potencial de hacerlo demencialmente rico de la noche a la mañana.

En Scarface, Tony incurre en dos ilegalidades: el asesinato de Rebenga, que lo saca del campo de refugiados, y su primera operación para Omar que lo introduce al mundo del narcotráfico.

En Goodfellas, Henry consigue un trabajo en el puesto de Taxis de Paulie Cicero, y es arrestado cuando intenta vender cigarrillos ilegalmente.

En Lord of War, Yuri atestigua accidentalmente un atentado mafioso que le hace pensar que el tráfico de armas no es una mala idea.

En The Wolf of Wall Street, es cuando Jordan recibe los consejos de Mark Hanna acerca de hacer que el dinero pase del bolsillo del cliente al suyo. Amén de que lo introduce al vicio de la cocaína y las prostitutas.

Etapa 3: Los humildes inicios

Acá el protagonista, ya completamente inmerso en su actividad ilegal, empieza a subir peldaños, siendo tomado como un pichi, pero se consolida de a poquito y se gana paulatinamente a los capos, que acaban por verlo como alguien que promete.

En Scarface es cuando Tony se gana la confianza de Frank Lopez tras su primera operación y prueba ser un miembro de provecho en su organización cuando consigue el contacto con Sosa.

En Goodfellas, Henry se gana la confianza de Paulie Cicero y compañía al no delatarlos tras su primer arresto, y se prueba como alguien digno de estar en el grupo con el robo de Air France.

En Lord of War, Yuri, a pesar de ser considerado un amateur por un gran traficante de armas, consigue venderle armas a ambos lados del conflicto en El Libano, no obstante considera que lo que está sacando de esos negocios es muy poco.

En The Wolf of Wall Street, Jordan consigue exitosamente que la gente compre acciones de compañías que no poseen mucho valor. Luego, se empieza a armar de un equipo al que provee de un guion con el cual persuadir a sus clientes. A la larga, pasan de estar en un garaje a estar en su propio edificio. A pesar de todo, su compañía sigue siendo considerada una nada en Wall Street.

Etapa 4: La Mujer Trofeo

¿Que sería de nuestro hedonista protagonista sin su dama trofeo?, una muy atractiva mujer, a la cual gracias a su nueva línea de trabajo, puede llenar de lujos para conquistarla. El protagonista no tarda en descubrir que dicha dama es algo más que sólo belleza, y termina siendo la primera en cuestionar la procedencia del dinero que paga los miles de lujos que los rodean

En Scarface, tenemos a Elvira, que inicialmente es novia de Frank Lopez, pero cuando Tony toma el poder ella se casa con él.

En Goodfellas, tenemos a Karen Hill, a quien inicialmente Henry no da bola, pero termina ganando su atención al ver como ella responde al plantón que le hizo Henry.

En Lord of War, tenemos a Ava Fontaine, gran motor si los hay de las motivaciones hedonistas del protagonista.

En The Wolf of Wall Street, tenemos a Naomi, la duchess, por quien Jordan deja a su mujer.

Etapa 5: La pega 

Nuestro protagonista concreta una acción que al parecer lo deja parado para toda la cosecha, se compra todo lo que se puede comprar un hombre y se casa con su dama trofeo. Todo esto, resumido, significa que nuestro protagonista consiguió su objetivo de dejar de ser un don nadie.

En Scarface, Tony se desliga de Lopez cuando este intenta matarlo, y con las buenas migas hechas con Sosa, empieza a construir su propio imperio. Autos rapidos, una mansión descomunal, se casa con Elvira, etc.

En Goodfellas, es el robo de Lufthansa que deja a Henry y a su equipo con un cuantioso botín, volviéndose indispensable para la organización de Paulie Cicero.

En Lord of War, al terminar la Guerra Fría, Yuri aprovecha los contactos de su tío, un militar ruso, para adquirir artillería que le vende a André Baptiste, un dictador de un país en una permanente guerra civil; o sea, un cliente ideal para Yuri.

En The Wolf of Wall Street, es cuando la firma de Jordan se hace cargo de la oferta pública de una conocida marca de zapatos, generándole 22 millones de dólares en tres horas, un hecho que lo pone finalmente en el mapa. 

Etapa 6: El descenso por la colina nevada

Tener la vaca atada no es lo que parece, y A nuestro protagonista se le sube el éxito a la cabeza. Esto no es otra cosa que el inicio de una serie de descensos que ponen en evidencia las consecuencias de su estilo de vida: roces con la ley y/o con la muerte, alejamiento de sus seres queridos y, dependiendo del caso, adicción a las drogas.

En Scarface es cuando Tony empieza a forrear a Manny y Elvira, mientras que empieza a tener problemas con el banco que le lava las ganancias, y termina siendo arrestado por dicho delito.

En Goodfellas es cuando Henry sucumbe a su adicción a las drogas, que vende junto con Jimmy, volviéndolo increíblemente paranoico. Aparte de cometer múltiples infidelidades hacia su esposa.

En Lord of War, es cuando Yuri es coaccionado por André a matar a su competencia, tiene su viaje inducido por el “Brown-Brown” (cocaína mezclada con polvora), se le hace cada vez más difícil ocultarle la realidad de su trabajo en a su esposa, y la Interpol le cierra cada vez más el puño.

En The Wolf of Wall Street, es cuando a Jordan le empieza a caer encima el FBI y su excesivo estilo de vida lo aleja cada vez más de Naomi y sus hijos.

Etapa 7: Se acabó la joda

Al final del barranco que significa la etapa 6, nuestro protagonista se da de bruces contra una pared que lo obliga a tomar una decisión que puede costarle la vida.

En Scarface, Para zafar de la cárcel, Tony debe hacerle de chófer a un sicario, contratado para matar a un político, antes de que este dé un discurso que podría sacar del negocio a Sosa y compañía. Pero cuando ve que el político esta con sus hijos, Tony decide impedir el atentado y mata al sicario.

En Goodfellas, es cuando tras su arresto por drogas, a Henry se le ofrece la oportunidad de entrar al programa de protección a testigos. El termina eligiendo este camino cuando descubre que Jimmy intenta llevarlo a Florida por un negocio, pero sabe que es para matarlo.

En Lord of War, es cuando Yuri, tras un intento frustrado de empezar un negocio honesto, vuelve a hacer negocios con Andre Baptiste, pero a su hermano la carcome la conciencia en plena negociación y hace estallar un cargamento de armas con una granada. En respuesta, el ejército de Baptiste lo cose a balazos.

En The Wolf of Wall Street, Jordan es abandonado por Naomi (quien le pide el divorcio) y es arrestado por el FBI, quienes le dan a elegir entre delatar a sus asociados o pasar 20 años en una prisión de máxima seguridad. 

Etapa 8: Pagando el Pato 

En Scarface, Tony encuentra la muerte a manos del escuadrón de sicarios de Sosa.

En Goodfellas, Henry delata a su gente para zafar de la cárcel, es metido en el programa de protección de testigos, quienes lo mandan a vivir a un lugar lejos de los lujos de la vida de un gángster.

En Lord of War, Yuri zafa de la cárcel, pero su esposa lo abandona ––junto con su hijo–– y su familia no quiere tener nada que ver con él.

En The Wolf of Wall Street, Jordan delata a varios de sus asociados a cambio de una pena en una cárcel de mínima seguridad. Al salir, termina dando seminarios sobre cómo hacerse rico a gente que es tan ambiciosa como ingenua, igual que él en sus inicios.

Otras películas que siguen este camino son Casino, o Boogie Nights, por decir algunas. Cabe aclarar que este modelo no se limita sólo a los norteamericanos; Plata Dulce (Arteche y la p*ta madre que te parió!!!) es una película argentina que sigue este modelo al pie de la letra, así como las películas francesas La French y el díptico Killer Instinct/Public Enemy Nº1. La televisión también ha sabido aplicarlo, por ejemplo, el episodio de Los Simpson, “Simpson y Dalila” también sigue este modelo narrativo.

Todas las historias del camino del hedonista son por naturaleza historias de moralidad donde el mensaje no es tanto “el crimen no paga”, sino que “la ambición desmedida nunca es buena”. Todos los personajes de estas historias son adherentes de la ley del menor esfuerzo, ya que hay una razón por la cual llamo a esta estructura El Camino del Hedonista, y es en la definición en sí misma de la palabra:

“Alguien que busca el placer de forma continua, sin considerar los intereses de los demás y buscando la ausencia absoluta de cualquier dolor”

Este concepto define en su plenitud a los protagonistas de estas historias. Pero si quieren ir más hondo, la escuela epicúrea arroja al final de su definición de la palabra algo muy importante:

“Ningún placer es malo en sí, solo que los medios para buscarlo pueden ser el inconveniente, el riesgo y el error

Es esta última explicación la que otorga dramatismo ––y por ende atractivo–– a estas historias. Disfrutamos ver a los personajes pasándola bomba, cediendo a todos y cada uno de esos placeres, pero al final del dia, lo que le atrae al espectador es ver como el protagonista elige deliberadamente ignorar los inconvenientes, los riesgos y los errores de las acciones que debe realizar para acceder a esos placeres, y hasta donde se puede salir con la suya. El hecho de que una gran mayoría de las películas acá ejemplificadas estén basadas en hechos reales no hace más que reforzar estas teorías.