Noticias

House of Cards Temporada 4: la reinvención de los Underwood

Nota por el 22/03/2016
 

Debo admitir que House of Cards un poco me perdió durante su 3º temporada. Los enrevesados conflictos y tramas fueron un lastre que hicieron sucumbir ante el tedio al buque insignia de Netflix. ¿Existe alguien que logre acordarse de lo ocurrido con Rusia sin distraerse ante la primer mosca que se pose delante? El maquiavelismo que hizo de Frank Underwood todo un emblema del antihéroe, desapareció junto con el elemento sorpresa de los dos brillantes primeros años. House of Cards Temporada 4 dio cuenta de ello y se corrigió entregando la tanda de capítulos más desquiciada, poderosa y entretenida hasta el momento.

frank vs claire house of cards temporada 4

¿Qué es lo mejor de House of Cards? Frank Underwood (Kevin Spacey), sin dudas. ¿Qué es lo segundo mejor? Su esposa Claire. Quizás algunos quieran invertir el orden y no me molestaría para nada que lo hicieran, pero era claro que si Beau Willimon y equipo tenían que hacer algo para reencauzar el camino del show era utilizarlos justamente a ellos. Vaya si lo hicieron transformando la relación en una especie de Guerra de los Rose televisiva que resultó fuego puro.

House of Cards Temporada 4: la guerra Underwood

Hacia el final de la 3º temporada Frank había perdido parte de su magia: ser golpeado una y otra vez al haber alcanzado el cargo político más importante del mundo, no era lo que nos habían vendido. Las inescrupulosas tácticas que utilizó para llegar a la cima se vieron ensombrecidas por el aburrimiento hasta que llegó el golpe final con esa crisis matrimonial que un poco nos despertó: el matrimonio arrancó este cuarto año en pie de guerra y la inminente batalla activó todos nuestros sentidos.

Claire y Frank se enfrentaron en una primera tanda de episodios que parecieron salidos de la mente de Shonda Rhimes pero sin perder el clasicismo y estilismo marca registrada de la serie. Presenciamos un culebrón que no dio respiro aunque sin dejar de lado ese aire de “serie de premio” que la propia Shonda debe envidiar desde su millonario sofá.

House of Cards Temporada 4 hizo suyos diferentes elementos de una tragedia shakesperiana y los aplicó a sus detestables pero a la vez carismáticos personajes: la muerte que acecha al protagonista casi como un destino ineludible, el amor como arma que solo trae sufrimiento, la traición como pieza fundamental y engranaje que mueve los hilos de los atormentados protagonistas.

Frank se enfrenta a un enemigo digno de él: la mujer que conoce hasta el más mínimo de sus secretos. Tenerla en el bando contrario, orquestando cada puñalada silenciosa, lo pone en un peligroso lugar al que ni el político más experimentado había logrado acercarlo. Lejos de achicarse, tener una rival de esta envergadura afilará las garras del Presidente quien intentará mantenerse en el cargo doblegando a su propia esposa.

Este enorme acierto narrativo no está exento de giros argumentales dignos de la telenovela más rebuscada, ejecutados con tanta firmeza y nulo sentido de culpa que engrandecen la serie al despojarla de tibiezas: se permiten todo, desde intentos de asesinato hasta pesadillas que persiguen la mente del protagonista, trayendo los muertos que mancharon con sangre las manos de Francis.

vuelve zoe sueño de frank house of cards temporada 4

Tomó tanto impulso este drama marital con dos seres obnubilados por el poder, que cuando el arco cierra (y aún resta media serie por delante) lo que viene logra mantener el interés. De un capítulo a otro esa batalla queda como un borroso recuerdo, marcando las acciones de dos personajes que deben tratar de recuperar la confianza entre ellos al tiempo de volver a las viejas andanzas de destruir a sus oponentes.

House of Cards Temporada 4 tiene lo mejor del culebrón sí, pero no olvida que es un thriller político y que debe cumplir con una enorme cantidad de espectadores que no están buscando ver Scandal. Para ese fin encuentra otro acierto fundamental: en vez de ingresar infinidad de nuevos personajes como escollos en la carrera presidencial de la pareja, recupera viejos conocidos del show (acumulados durante las 3 temporadas anteriores) y los coloca a modo de naipes claves que van a hacer temblar el tambaleante castillo.

Junto a ellos, los pocos nuevos miembros del elenco resultaron tan convincentes y bien desarrollados que asombra: la mamá de Claire en piel de Ellen Burstyn, la congresista interpretada magistralmente por la enorme Cicely Tyson (que al mismo tiempo entrega un trabajo nivel Emmy como madre de Viola Davis en How to Get Away With Murder), el regreso triunfal de Neve Campbell y el matrimonio que también aspira a la presidencia encarnado por Joel Kinnaman y Dominique McElligott actuando cual versión 2.0 de los Underwood: jóvenes, con la familia que Frank y Claire no formaron, las mismas ínfulas de poder.

Y si por las dudas no alcanzaba con la guerra matrimonial y las maquinaciones políticas, los guionistas se deben haber preguntado ¿por qué vamos a dejar de lado el otro tema central de la agenda mundial? Es así como el terrorismo se suma al exceso de House of cards Temporada 4 y nos conduce hacia un desenlace tan inverosímil (no existe verosímil en un noticiero, ¿por qué habría de haberlo en una ficción?) como atrapante.

Los Underwood volvieron con todo, Frank siguió rompiendo la cuarta pared como nadie y esa mirada final de ambos interpelándonos genera escalofríos por un simple motivo: estamos fascinados con ellos, dos seres tan inescrupulosos que deforman cual retorcido espejo lo que somos como sociedad y como personas. Acaso, ¿no votarías #FU2016? Yo sí.

house of cards temporada 4 frank y claire miran a camara

El cielo de House of Cards Temporada 4: entregarle el protagonismo a Claire fue una decisión magistral, cederle la dirección de 4 capítulos a Robin Wright también. Capítulo 42, 43, 48 y 49 están a su cargo y son justamente los mejores de la temporada (al nivel de los mejores de toda la serie).

El infierno de House of Cards Temporada 4: nunca superaremos la pérdida de Meechum y jamás podremos apoyar una mano en la pared sin derramar una lágrima.

mano de meechum house of cards teamporada 4