Noticias

La búsqueda del equilibrio en las películas de Batman

Nota por el 29/07/2016
 

A lo largo de los años, las películas de Batman han ido pivoteando entre dos polos opuestos: lo oscuro y sombrío por un lado, lo infantil y luminoso por el otro. En esta nota repasamos cómo se fue dando la búsqueda del equilibrio en las películas de Batman.

películas de Batman

La corrección del rumbo

Batman V Superman no fue un fracaso comercial bajo ningún punto de vista, pero la película recibió opiniones mixtas de los fans y fue apaleada por la mayoría de los críticos. Esto llevó a DC Comics a intentar “corregir el rumbo”. Su estrategia comenzó con la refilmación de algunas escenas de Suicide Squad para volverla menos lúgubre y deprimente. Le tengo mucha fe a esa película, que aparenta ser una fiesta pochoclera. Además, DC presentó trailers de Wonder Woman y Justice League muy amenos en la Comic-Con San Diego 2016. (Al respecto, acá podés ver todos los grandes trailers del evento).

En serio: ahora la Liga de la Justicia viene con un 50% más de chistes y no te dan ganas de cortarte las venas con una cuchara. Creo que es preciso parar un poco con toda la negatividad hacia DC y aceptarles que tienen ganas de encarar las cosas desde otro lado (si bien Zack Snyder sigue a la cabeza de “Los Vengadores de la Justicia”, digo… la Liga de la Justicia, la Liga… no se parece en nada a los Avengers).

La búsqueda del equilibrio en las películas de Batman

Esta noticia, este cambio de perspectiva, me llevó a pensar en el equilibrio y cómo lo buscamos imperiosamente en todos los ámbitos de nuestra vida. No es raro que luego de una borrachera tremenda digamos “no tomo más por un tiempo”, o que busquemos una comedia tonta en la tele para pasar un momento triste. El equilibrio no es más que la capacidad (o mejor dicho: la habilidad) de cada uno de nosotros de corregir un desplazamiento que nos aleja del centro, para volver a acercarnos a él.

Las personas que hacen películas en Hollywood son justamente eso: personas. Claro que son personas codiciosas que están más interesadas en hacer plata que en presentar un producto artístico de calidad. Pero lo cierto es que también funcionan como un agente en busca del balance, de ese famoso “punto medio” (el mesótes) del que hablaba Aristóteles.

Batman tuvo varias caras en los medios. Veamos el caso particular en la pantalla grande (con esto quiero decir que no me voy a  referir a cómics, novelas gráficas o dibujos animados).

Batman (1989)

Todo comenzó en 1989 de la mano de Tim Burton. Con una ambientación inspirada en Blade Runner y Metrópolis, el largometraje se convirtió en una influencia fundamental dentro de las películas comiqueras. Michael Keaton y Jack Nicholson hicieron un trabajo increíble en sus roles de Batman y el Joker, brindando una historia divertida que revolucionó a la industria del cine de superhéroes.

El Batman de 1989 era adulto, maduro, serio. ¿Por qué el público se sorprendió tanto? ¿Qué fue lo que les voló la cabeza? Básicamente, que la imagen que la audiencia tenía del superhéroe era la que había presentado Adam West en la serie de los años ´60. Una parodia burlesca y tonta que no tenía nada que ver con el personaje de las historietas. Me refiero a cosas como ésta:

Fuck-sharks

Batman Returns (1992)

La primera continuación de Batman también fue un hit pero más que nada desde lo comercial. En esta continuación Michael Keaton encarnó a un héroe un poco más sombrío y se enfrentaba no a uno, sino a tres villanos. La película –una de mis favoritas de la saga– era tenebrosa y mucho más violenta que su predecesora.

Si la primera tuvo un tono mucho más serio que la serie de Adam West, Batman Forever se había ido directamente hacia el lado oscuro. Aunque fue un éxito sustancial, la crítica y los fans repudiaron el tono fetichista y siniestro. Seguramente todos en el área de marketing fueron despedidos, porque la publicidad y los trailers la vendían como una película familiar cuando claramente no lo es.

Batman Forever (1995)

Nuevamente en busca de un balance más moderado -aunque en este caso yendo hacia el otro extremo- Warner Bros le dijo “gracias” a Burton (dejándolo exclusivamente como productor) y trajo al hoy infame y odiado Joel Schumacher. ¡Pobre tipo! No fue su culpa, él sólo siguió órdenes. Warner pidió que las próximas películas no asustaran tanto ni fueran tan perversas y crudas. Básicamente querían que mamá, papá y los nenes pudieran tener una salida familiar sin tener que encontrarse con cosas como ésta:

La situación de DC y Warner Bros luego de Batman Returns era complicada. No querían soltar una franquicia claramente rentable pero tampoco podían darse el lujo de perder a su mejor cliente: la familia. El resultado fue Batman Forever, una película tonta, colorida, hogareña, que se alejó completamente del aspecto cínico de las dos anteriores.

Batman (ahora, Val Kilmer) se enfrenta a Dos Caras (Tommy Lee Jones, en una de los roles más olvidables de toda su carrera) y a El Acertijo (Jim Carrey). Si bien tiene un tono más brillante y suave, es calificada como una cinta entretenida. Incluso Bob Kane (el creador de Batman) dijo que Val Kilmer era más físicamente apto para el rol que Keaton.

Sin embargo… ahora que parecía que habían rectificado el curso, el mismo envión los llevó a crear una película con villanos todavía más caricaturescos y escenas de acción todavía más exageradas. Pero de eso hablaremos en el siguiente párrafo.

Batman & Robin (1997)

Hola y gracias por llegar al próximo párrafo. Batman y Robin –la cuarta de la franquicia– es considerada una de las peores películas, no sólo de la saga sino también de la historia del cine. Sigue la línea argumental del film anterior, aunque tiene aun más caricatura y exageración, al punto que parece un live-action de Looney Toones. Ah, y aparentemente Batman tiene tetas.

películas de batman Batman y robin

En esta oportunidad, Batman es George Clooney; se enfrenta a un Mr. Frezee (Arnold Schwarzenegger) cuya especialidad es tirar malas líneas de diálogo, y una Poison Ivy encarnada por Uma Thurman. Todo se trabajó con muy poca seriedad, las actuaciones son mediocres tirando a malas y el guión es como un tren descarrilado. Obviamente, luego del desastre y la catarata de chistes que surgieron (y siguen surgiendo) con esta cinta, había que hacer algo.

La saga de Nolan (2005, 2008 y 2012)

Y así llegamos (casi) al final del recorrido. Luego del enfoque ridículo, infantil e irrespetuoso que le dio Joel Schumacher a la saga, llego Christopher Nolan para redimirla y volverla –nuevamente– sombría. Con sus más y sus menos, esta tríada de películas es una de las mejores cosas que le pasaron al hombre murciélago. Es oscura en su justa medida, rinde tributo a los personajes en los que se basa, tiene acción, humor, momentos de suspenso impresionantes y nos llevó hacia lugares insospechados.


En su última aparición, el Batman de Ben Affleck volvió a tornarse un ser apagado y absolutamente lúgubre… lo que indicaría que, en el futuro, volvamos a tener una versión del superhéroe más jocosa, ocurrente y alegre. Por lo menos el último trailer de la Liga de la Justicia parece apuntar a eso. La búsqueda del equilibrio en las películas de Batman, ese infinito imposible, inalcanzable, utópico, se seguirá persiguiendo hasta el fin de los tiempos.