Noticias

La guerra de los sexos en 100 mujeres

Nota por el 24/05/2016
 

Es indiscutible que hay grandes joyas del cine adolescente, pero una que se mantuvo bien escondida –y que además representa una de mis películas favoritas de todos los tiempos– siempre fue 100 mujeres (2000). Dirigida por un desconocido Michael Davis, la encontré de casualidad en HBO durante mi adolescencia y la he vuelto a ver (con grupos diferentes) a lo largo de toda mi vida, especialmente para charlar la temática de la guerra de los sexos.

Desde un maravillo James Dean en Rebelde sin causa (1955) hasta la genial y contemporánea Mean Girls (2004) –pasando por clásicos como The Breakfast Club (1985), Ferris Bueller’s Day Off (1986), Dazed and Confused (1993) y 10 Things I Hate About You (1999)– las películas sobre la rebelión juvenil y el despertar sexual siempre han fascinado tanto a un espectador adolescente (para comprender ese mundo que está comenzando a hacerse palpable) como a uno ya maduro (trayendo el recuerdo de aquellas gloriosas épocas).

El sub-género de comedias adolescentes ha estado entre nosotros desde los tempranos años 50, y parece nunca aburrir. En serio: mi nota sobre Las ventajas de ser invisible es, históricamente hablando, la entrada más visitas en mi blog (¡con más de 65.000 visitas!).

Uno contra 100

La particularidad de esta comedia es su tono filosófico y un enfoque especial en la guerra de los sexos. La historia nos presenta a un Jonathan Tucker en el rol de Matthew, un pibe simple, del primer año de universidad y –lo adivinaron– virgen. Matthew es absolutamente crítico de la vida, y tiene la facilidad de identificar estereotipos, emociones y conflictos en las personas sin que siquiera se lo digan. Mientras se está yendo de una fiesta, tiene un primer encuentro sexual con una chica en un ascensor que se queda sin luz. A la mañana siguiente, despierta sin encontrarla por ningún lado. Como nunca pudo ver su rostro, comienza una hilarante búsqueda dentro del edificio de las chicas, aprendiendo los secretos, miedos y pormenores de las cien mujeres que viven allí.

El chico de al lado… explorando mujeres

La trama es realmente divertida gracias a todos los recursos que Matthew tiene que utilizar para aprender a conocer a las chicas y poder encontrar a quien lo desvirgó. En el medio realiza interesantes observaciones sobre la naturaleza del sexo, el romance y las relaciones interpersonales entre el hombre y la mujer.

La guerra de los sexos en 100 mujeres es un tema que funciona como leitmotiv y principal fuerza impulsora de la trama. La exploración que el protagonista hace del mundo de las mujeres es absolutamente maravillosa y me ha llevado a plantear interminables debates con amigos.

100_girlsDAS062810

Esta son algunas de las observaciones que aparecen a lo largo de la película (en los momentos justos) y que pueden dar una idea de lo que estoy hablando:

  • “Los hombres tienen un campo de fuerza de anti-intimidad que los rodea. Está fortalecido por el sarcasmo, el humor y la aversión.”
  • “No hay reglas definidas entre los hombres y las mujeres. Así, cada lado cree que está jugando limpio y cree que el otro lo está estafando. Tal vez esta es la razón por la cual los hombres y las mujeres tienen la habilidad innata de sacarse el veneno unos a otros.”
  • “La verdad es que las mujeres están listas para reinar el mundo, pero todavía no están en las posiciones como para llegar a hacerlo.”
  • “Se toca a un hombre en cualquiera lado y se siente bien, pero con una mujer es como encontrar una aguja en un pajar. Somos menos egoístas, estamos dispuestos a darles lo que ustedes quieren, cuando quieren.”
  • “Los hombres piensan que una mujer no puede estar mal a menos que esté teniendo su periodo.”
  • “Las hombres y las mujeres son como el yin y el yan, trabajando juntos, son capaces de hacer más y mejor… son el complemento perfecto.”

Todos los estereotipos, todos

100 mujeresSi 100 mujeres desborda en clichés, es porque la trama necesita que sea así. Es exactamente lo que busca: pone en relevancia los estereotipos para parodiarlos, observarlos y enjuiciarlos. Se trata también de una película que trabaja (con mucho humor) temas como el feminismo, el machismo, la homosexualidad, el acoso y los grandes conflictos del adolescente promedio.

Es una película sexy, atrevida, sorprendentemente profunda y verdaderamente graciosa, repleta de escenas desopilantes e ingeniosas. Y quienesno se terminen de convencer con eso, también hay un ejército de hermosas mujeres que son un festín para los ojos: Emmanuelle Chriqui, Katherine Heigl, Jaime Pressly y Larisa Oleynikm (a quienes muchos recordamos de “El mundo secreto de Alex Mack”).

Palabras finales

En resumen: con sus diálogos filosóficos (al mejor estilo Dawson´s Creek), situaciones divertidas, grandes frases destacables y personajes entrañables, 100 mujeres es una de mis comedias de adolescentes preferidas, y una que les recomiendo chequear si tienen la oportunidad. Ideal para plantear un debate respecto a la guerra de los sexos.