Noticias

La opinión de Stephen King sobre sus adaptaciones

Nota por el 13/09/2017
 

Lo hemos dicho más de una vez: Stephen King no sólo es una de los autores más prolíficos de nuestros tiempos, también es uno de los que realizó más veces el salto a la pantalla, con tanta variedad de presupuestos como de resultados. Uno de los estrenos más esperados de este año es justamente la remake en manos de Andy Muschietti de uno de los clásicos del género: vuelve el payaso que causó pesadillas a una generación de chicos hace casi treinta años, y el autor de la novela fue una de las primeras personas que pudo ver la primera parte de la remake.

La opinión de Stephen King sobre sus adaptaciones

La devolución que hace es bastante alentadora, afirmando ser mejor que sus expectativas e invitando a sus fans a relajarse, esperar y disfrutar, algo que no siempre sucede con la opinión de Stephen King sobre sus adaptaciones.

El Fondo

opinión de Stephen King sobre sus adaptaciones

Es bastante sabido que -aunque reconoce sus valores técnicos- no le gustó para nada la adaptación que Kubrick hizo de El Resplandor, convencido de que el director nunca captó el espíritu de su historia, por lo que su visión de los personajes principales no tiene desarrollo. Ha criticado concretamente en algunas entrevistas que, para él, Jack Torrance (Jack Nicholson) desde el comienzo del film muestra signos de estar desequilibrado y desde entonces lo único que hace es empeorar un poco; mientras que en la novela era sólo un hombre común perdiendo la cordura al ser sobrepasado por la situación, lo cual es su verdadera tragedia.

Este caso es el más llamativo porque del otro lado está un director de prestigio y una película que con el tiempo se convirtió en un clásico, pero no es la peor opinión de Stephen King sobre sus adaptaciones. El puesto se lo lleva Graveyard Shift (conocida como Las Tumbas Malditas en español, por esas cosas de las traducciones), a la que considera apenas una película hecha a las apuradas para explotar el mercado del gore. Está basada en una historia corta, la única profundidad que propone es que sucede en una mina donde los trabajadores son atacados por una monstruosa rata gigante.

En su lista negra le siguen otras películas que claramente fueron producidas para explotar su nombre, como las secuelas de Children of the Corn (¿Cosecha Negra? ¿En serio?) una película que estaba bastante bien pero que no necesitaba ninguna continuación.

La Cima

Con sus dos preferidas, el público y la crítica están bastante de acuerdo. Por un lado tenemos Stand by Me, inspirada en su novela El Cuerpo. Opinó que es muy fiel a su libro porque tiene el mismo gradiente emocional. Originalmente se pensó como una película bastante modesta con un estreno limitado, pero creció rápidamente entre la opinión del público.

opinión de Stephen King sobre sus adaptaciones

Su otra mención va para The Shawshank Redemption (Sueños de Libertad. Me rindo) dirigida por Frank Darabont, a quien King elogió mucho por su trabajo. Ambos volvieron a cruzarse otras veces ya que el director también estuvo a cargo de La niebla y Milagros inesperados. De La Niebla se habló mucho sobre el polémico cambio de reemplazar el final indefinido de la novela, pero el mismo Stephen King declaró que no solo fue consultado antes de hacerse sino que le pareció genial la idea que le proponía el director, por ser tan “anti hollywoodense, anti todo. Nihhilista”. El resultado es uno de los finales más intensos y crueles del cine contemporáneo: quizás por dentro King estuviera gritando por no habérsele ocurrido a él antes.

En los ochenta y noventas hubo una gran explotación de los textos de King, con modestas películas saliendo de libros no tan exitosos o aclamados. Entre sus favoritas está Cujo, de la que recuerda que le propusieron cambiar el final de la historia y fue fácilmente persuadido porque lo trataron con un respeto que no podía ser fingido; en ese momento era apenas un escritor muy joven y sin el prestigio que logró años más tarde, por lo que realmente no necesitaban de mucho permiso para hacerlo.

Leyendo e algunas entrevistas la opinión de Stephen King sobre sus adaptaciones, parece descifrarse un autor que no es estricto con la literalidad de sus textos, pero pretende que se conserve el espíritu que había en ellos. Su visión sobre el tema se vio modificada también después de sus intentos como director y guionista, un rol que él mismo admite haber subestimado hasta que tuvo que hacerlo, entendiendo las complejidades del cambio de formato.