Noticias

Las 10 mejores series argentinas

Nota por el 16/06/2015
 

Mejores series argentinas con que la pantalla chica nos ha sorprendido. Porque no todo lo bueno tiene que venir necesariamente de afuera y muchas veces los relatos de nuestra tele han alcanzado niveles de calidad y narrativos impecables. Les traemos este Top 10 con esas series nacionales que están a la altura de cualquier serie extranjera.

Vamos a centrarnos en las producciones más nuevas, no nos remitiremos a las longevas que provienen de los inicios mismos de la ex caja boba simplemente por una cuestión generacional, pero si alguien nos quiere nombrar alguna bienvenida la sugerencia.

Las 10 mejores series argentinas

1- Los Simuladores

sim

No es necesario explicar qué es esta serie. Archi-mega-recontra-repetida por Telefe, así y todo es imposible no quedarse viéndola cuando la encontrás en el zapping. Y que alguien pueda ver una y mil veces un episodio sin cansarse es un logro que pocos pueden adjudicarse.

Federico D’Elia (Santos), Alejandro Fiore (Lampone), Martin Seefeld (Medina) y Diego Peretti (Ravenna) son los 4 simuladores que estrenaron allá por 2002 y nos dieron 2 temporadas de lujo con la promesa nunca cumplida de una película que esperamos ansiosos (lo negarán todas las veces que puedan: algunos de los muchachos no se pueden ni ver con los otros, por lo que la unión es casi imposible – Tenemos algunas novedades sobre esto, lean AQUI). Guiones de relojería, una producción impecable, latiguillos que quedaron grabados en nuestra memoria (¿No hay un piquito para mí?) gran caracterización de cada uno de los personajes y lo mejor de la planta actoral nacional desplegando su talento en estos episodios autoconclusivos donde diferentes personajes con problemas de toda índole recurren a este grupo que todo lo soluciona a fuerza de creatividad y trabajo en equipo.

Reminiscencias a Brigada A, claro que sí. Pero podríamos decir que son los magníficos de nuestros tiempos. Y se los extraña. Cada uno de nosotros seguro tiene su capítulo preferido de entre esos 24 que vimos hasta el hartazgo y queremos ver otra vez. La segunda producción de Szifrón, Hermanos y detectives, fue también genial pero nos quedamos con Los Simuladores, lo mejor de un tiempo a esta parte en que las series han sido relegadas en pos de ficciones diarias para quienes es imposible -no porque no quieran- llegar siquiera a compararse.

2- Okupas

Okupas_front

Serie estrenada en Canal 7 en el año 2000 y que también gozó de varias reposiciones hasta en diferentes pantallas. Primera producción de ficción de Marcelo Tinelli y su Ideas del Sur tapándole la boca a los que consideraban no podían hacer algo de esta magnitud.

Uno de los pilares fue la dirección de Bruno Stagnaro (también en los guiones junto a Esther Feldman) en pleno auge del “nuevo cine argentino” en el que unos cuantos jóvenes se dispusieron –y lograron- cambiarle la cara a un cine nacional con tufillo a rancio que alejaba la gente de las salas. Stagnaro, uno de los responsables de ese movimiento con su Pizza, Birra, Faso (junto a Adrian Caetano, de quien nos ocuparemos a continuación) trajo a la tele el lenguaje urbano como nunca antes se había hecho.

Puteadas de todos los colores, violencia incontenible, marginalidad. Un retrato nada cómodo de un sector de la sociedad que sólo era condenado en documentales que los mostraban pero no les daban voz. Rodrigo De la Serna encabezaba un elenco de desconocidos (en esos momentos él tampoco era la estrella que es hoy) representando la rabia des-contenida en las calles y mostrando como esos okupas tomaban casas para instalarse y vivir su casi trágico día a día.

3- Tumberos

tumberos

Otra vez Ideas Del Sur ahora en América, un canal que desconocía la ficción y encontró en esta producción su estandarte y su programa más exitoso del 2002 con ratings inimaginables para una pantalla helada como esa.

Germán Palacios era Ulises Parodi, el abogado que conocerá el encierro de la prisión y terminará convertido en un “tumbero” de esa cárcel en la que se mezclaba corrupción, travestis y rituales umbandas. La completa locura que supo exponer su director Adrian Caetano tomó la forma de una narración lisérgica donde todo estaba permitido, desde clips musicales a escenas totalmente descolocadas de la trama que actuaban como mordaz crítica a un país en constante crisis que llenaba cárceles para abandonar esos seres a su triste suerte.

Como Okupas estigmatizó a Diego Alonso con su “Pollo” (del cual le va a ser imposible despegarse), aquí Carlos Belloso nos entrega en su magistral Willy un papel que marcó su carrera en antes y después.

Los libros estuvieron a cargo de Caetano junto a Alejandro Maci y los propios productores Sebastián Ortega y Marcelo Tinelli (los chismes quedan para otrá página)


LEE TAMBIEN: LAS SERIES ARGENTINAS QUE VEREMOS EN 2017, ACA


4- El Garante

 marca_elgarante_tv

Nos trasladamos a 1997 y llegamos a esta creación de Sebastián Borensztein (el hijo de Tato) en Canal 9. Una de las pocas series que se animó al terror y salió bien parada en el intento, tal vez desde aquel clásico de Narciso Ibañez Menta llamado “El Pulpo Negro” que aterrorizó al país en los años ‘80.

2011-11-14_02-volver_tv_el_garanteLeonardo Sbaraglia es Martin, un psicólogo que de un día para el otro recibe la visita de un emisario del mismísimo Diablo, encarnado brillantemente por Lito Cruz.  Viene a reclamarle su alma pues es el garante de una antigua deuda no cumplida por su abuelo.

Nunca la televisión argentina emprendió una batalla épica entre el bien y el mal de esta manera. José Sagasti (Cruz) convertirá la vida del joven en una completa pesadilla que no terminará hasta que Martin firme el pacto con el diablo, ese que el pibe hará lo imposible por evitar.

El elenco lo completan Eleonora Wexler, Alejandro Urdapilleta, Luis Ziembrowsky, David Masajnik y Jorge Marrrale, entre otros. Los libros estuvieron a cargo de Borensztein junto a los hermanos Walter y Marcelo Slavich.

5- Locas de Amor

Locas_de_amor mejores series argentinas

El unitario semanal de Adrian Suar se fue transformando a lo largo de los años -desde aquel Verdad/Consecuencia de 1996- en un clásico de la Tv que hoy lamentablemente se ha perdido. Año tras año fue generando verdaderas joyas con mayor y menor suerte pero la primera a mencionar aquí (en un rato verán mas) es esta maravilla de 2004 dirigida por Daniel Barone.

Leticia Brédice, Julieta Díaz y Soledad Villamil son tres mujeres recién salidas de un neuropsiquiátrico que convivirán en un mismo departamento a modo de experimento manejado por el psicólogo personificado en Diego Peretti, quien las apoyará en su complicada reinserción en la sociedad.

Fobias, bipolaridad, manías, miedos, búsqueda desesperada del afecto. Las 3 protagonistas crearon seres tan entrañables y complejos como pocas veces la tv logró retratar. La locura como modo de vida, como escape y como salvación. Simplemente conmovedora.

La cortina musical fue compuesta especialmente para el show por Gustavo Cerati y sólo por ello la serie ya se merece el cielo de la tv argenta.

6- Vientos de Agua

Vientos De Agua

Antes de “El hombre de tu vida” y Entre Caníbales (lee nuestra crítica al arranque aquí) el ganador del Oscar Juan José Campanella brilló con esta co-producción argentina-española que en su momento fue maltratada como pocas veces una serie en un Canal 13 que la cambió de días y horarios a su antojo.

Héctor Alterio, Ernesto Alterio, Eduardo Blanco, Pablo Rago, Valeria Bertuccelli, Angie Cepeda, Claudia Fontán y gran elenco mixto de nuestro país y de la madre patria, recrean esta superproducción histórica que relata en paralelo dos historias de inmigración tan lejanas en el tiempo como similares en sufrimiento y nostalgia. Un hombre que se ve obligado a emigrar hacia Argentina en el año 1934 y su hijo, un argentino que debe emigrar hacia España en plena crisis económica de 2001, dan pie a una trama humana, de principios y familias de esas que Campanella tan bien sabe explotar.

7- Poliladron (una historia de amor)

95cd5-poliladron_esp_478pxQue no es lo mejor de Pol-Ka eso seguro, pero fue la serie que en 1994 abrió el camino a una forma distinta de producir ficción pasando de una televisión casi arcaica a una nueva manera de narrar.

Adrian Suar es el “Nene” Carrizo, Laura Novoa es Verónica Vega; él ladrón, ella policía, quienes van a desarrollar una historia de amor (como literalmente dice ese agregado al título sólo para evitar un juicio) imposible, fuera del clásico esquema chica pobre-chico rico que abundaba por esos tiempos, mezclando acción, romance y comedia en igual medida.

Un policial con escenas “de tiros” que hasta ese momento no se hacían y con mucho exterior que traería un aire fresco a una tele plagada de escenarios de cartón. Poliladron lo cambio todo y abrió las puertas de la tv argentina a la modernidad.

A lo largo de 3 temporadas (con guiones del propio Suar junto a Leonardo Bechini y Oscar Tabernise) desfilaran por la serie todas las figuras nacionales de todos los ámbitos posibles. Un final, con música de Los Chunguitos, inolvidable de impensado, trágico y emotivo.

8- Vulnerables

vulnerables mejores series argentinas

Año 1999. Canal 13. Otra vez Pol-Ka, otra vez la terapia como eje principal. Jorge Marrale es el Dr. Guillermo Segura, líder de un grupo de apoyo que a lo largo de 2 temporadas verá pasar entre sus problemáticos personajes a figuras como Inés Estévez, Alfredo Casero, Gustavo Garzón, Soledad Villamil, Sandra Mihanovich, Damián De Santo, Maria Leal y el gran (nos ponemos de pie) Alfredo Alcón.

Conflictos a flor de piel, la autodestrucción, el otro como causa y efecto de las fisuras de esas personas que semana a semana desnudaban el alma tratando de encontrar una salida a sus traumas.

Sólo la relación madre-hija que representaron Estévez con Leonor Manso vale por la serie y las colocan en el altar de las mejores interpretaciones del país. Pol-Ka se va a obsesionar con el tema y va a intentar durante varios años repetir la fórmula sin llegar ni por asomo a los niveles, en todo aspecto, de Vulnerables.


LEE TAMBIEN: ¿COMO VEN LAS SERIES NORTEAMERICANAS A LA ARGENTINA?, ACA


9- Todos contra Juan

todos_contra_juan

¿Y ahora me lo venís a decir? Gaston Pauls personificó durante dos temporadas (la primera en América, la segunda en Telefe) a Juan Perugia, actor famosísimo durante los años 90 por haber participado en la comedia juvenil más exitosa (emulando al propio Pauls con aquel fenómeno adolescente que le dio fama llamado Montaña Rusa) quien 15 años después está sumido totalmente en el olvido e intentará a toda costa recuperar la popularidad perdida.

Juan, tan simpático como arrogante, vive en su ocaso actuando como si la fama nunca se hubiese ido y te va a dar tanta pena como risa en cada una de sus acciones. En ese intento por resurgir se va a poner en contacto con las personalidades más exitosas de la farándula local que, al mejor estilo del Extras de Ricky Gervais, se van a representar y caricaturizar a ellos mismos: de Pablo Echarri a Julieta Díaz pasando por Julián Weich, Chiche Gelblung o Luis Ventura. Hasta Benicio Del Toro hizo una participación.

Producida por Rosstoc (que le traería todos los problemas todos a Pauls) y Farfán Televisión en 2008, con libros y dirección de Gabriel Nesci (Días de Vinilo). Entrañable y divertidísima.

10- Tiempofinal

2vrwwftLa acción en tiempo real incluso un año antes que Jack Bauer la hiciera mundialmente famosa con 24. En el año 2000 vio la luz este unitario que se mantendría durante 3 temporadas en la pantalla de Telefe. De la mente de los creadores de la ya mencionada El garante, llegó este ciclo que reunió prácticamente a todos los grandes actores del país, hasta estuvieron Ricardo Darín y Norma Aleandro.

Una sola locación, una historia diferente cada semana, apenas un puñado de personajes que se ven sometidos a una situación límite. Una hora de corrido, un tono entre el thriller y la comedia negra que se mantendría como unificador de estos relatos que siempre tenían un giro final sorpresivo que resolvía y cambiaba la mirada sobre lo que habías visto.

La serie experimentó con el terror, el policial, el horror y la comedia resultando uno de los productos más elaborados y disruptivos de la pantalla local.

Y quedan ahí, al borde, pujando por entrar entre las 10 mencionadas, otras genialidades como Tv por la Identidad, Epitafios, El Puntero o Bajamar, la costa del silencio.

Todas y cada una de estas series merecen ser vistas, por lo que no duden en quedarse y sorprenderse frente a ellas si las encuentran en un canal o en la góndola de DVDs de algún local. Y claro: siéntanse en la libertad, queridos lectores, de recomendarnos esa producción nacional que los atrapó al mismo nivel que la más aclamada serie norteamericana.