Noticias

Los gigantes del entretenimiento y la muerte del Hype

Nota por el 04/08/2017
 

Días atrás se conoció la noticia de que Disney pospondría el estreno de Star Wars Episodio IX: este no llegaría como regalo de navidad del 2018, sino que se estrenaría en enero del 2019.

¿Se dan cuenta de lo que estamos hablando? ¿Star Wars Episodio IX, cuando aún no se estrenó la VIII? ¿Enero 2019?

¡Paremos un poco!

Es noticia algo que sucedería recién en dos años. Los que sufren de ansiedad se van a volver locos con anuncios tan anticipados. Esta “noticia” sirve para que nos pongamos a pensar en la muerte del hype.

La palabra “Hype” surgió en el mundo de los gamers, aunque ciertamente es una palabra inglesa. “Hype” viene de “hyperbole” (hipérbola), podría entenderse como el entusiasmo que se le genera a alguien por algo, pero a la vez también significa una estrategia de marketing inteligente para anunciar a un producto como aquello que todo el mundo debería tener.

Curioso que esta nueva palabra -muy utilizada en redes sociales- tenga estas dos acepciones, porque ambas son útiles para el propósito de estas líneas. A lo que nos referimos con la muerte del hype, es a la posible pérdida del entusiasmo ante la llegada de un nuevo tanque cinematográfico. Podríamos pensar que al anunciarse con tanta anticipación un estreno, uno se sentiría más emocionado esperando que llegue ese día. Pero no es así, entre el anuncio del estreno y el día del estreno vamos a poder ver las primeras imágenes, vamos a leer en redes sociales los comentarios de sus protagonistas mientras están rodando, vamos a ver el primer póster promocional (seguido de otros tantos pósters), el teaser, el teaser del tráiler, y los trailers. Casi que el camino promocional de la película en cuestión podría entenderse como la segunda acepción de la palabra hype, ese énfasis puesto para que esa película se convierta en lo más deseado del momento.

A Capitán América: Civil War le siguó el debut cinematográfico de Dr Strange con Scott Derrickson en la dirección y Benedict Cumberbatch como el poderoso experto de las artes místicas. Luego ya en este 2017 recibimos (mientras cantábamos Mr. Blue Sky) Guardianes de la Galaxia 2 dirigida por James Gunn, y finalmente llegó la nueva versión del arácnido favorito de todos, Spider-Man Homecoming. Pero eso no es todo, para este año también nos queda Thor: Ragnarok (se estrenará en nuestro país el 2 de noviembre).  Además, en febrero de 2018 llegará Black Panther que estará interpretado por Chadwick Boseman, quién nos introducirá a la historia de T’Challa.

Este tipo de anuncios del gigante de los comics ya se ha vuelto una costumbre anual, y aunque las fechas pueden sufrir ciertas modificaciones,  la lista de títulos a estrenar parece no tener fin. Para el 2018 tenemos también con fechas confirmadas Avengers: Infinity War (Parte I) y Ant-Man and the Wasp. Ciertamente, cuando uno lee todos estos nombres y fechas aparece con fervor el entusiasmo, pero rápidamente se diluye, porque Marvel no es la única compañía a la que se le ocurrió esta gran movida publicitaria: hay más y más promesas de estrenos en futuros lejanos.

muerte del hype

Disney parece ser el experto en los grandes anuncios. El segundo día de la Expo D23 de este año comenzó con un panel dedicado a sus futuras películas, pero la Casa del ratón más famoso (dueña de las más importantes franquicias cinematográficas) decidió ofrecer un vistazo más amplio a todos sus proyectos.

Pudimos acceder al primer clip de la remake (generada por computadora) de El Rey León, dirigida por Jon Favreau; un espectacular primer trailer de Avengers: Infinity War de Marvel y el primer trailer extendido de El regreso de Mary Poppins. También pudieron verse algunas imágenes de The Nutcracker and the four realms, un músical que llegará a fines de 2018 a los cines estadounidenses con Keira Knightley, Morgan Freeman y Helen Mirren en el elenco.

También se confirmó la firme intención de Disney de continuar con las adaptaciones de antiguas cintas de animación a formato live action, entre las que están en distintas etapas de producción Mulan (sin fecha de estreno revelada pero con posibilidades de llegar el año próximo), Aladdin, y Dumbo. De esta última, que llegaría en marzo de 2019, se reveló el concept art del filme (importante si recordamos que será dirigida por Tim Burton) y que contará con un elenco integrado por Colin Farrell, Michael Keaton, Danny De Vito y Eva Green. Sobre Aladdin, que aún no tiene fecha de estreno, se reveló que estará dirigida por Guy Ritchie, que Mena Massoud interpretará el rol del título, Naomi Scott el de Jazmín y Will Smith el de El Genio de la Lámpara (extraña decisión).

Pero no son sólo Marvel, Disney y Lucas Films los que están provocando la muerte del hype, Netflix no se queda atrás. El gigante del streaming usa la misma estrategia de marketing, te anuncia nuevas series que se estrenarían dentro de un año, publica los trailers, y cuando se acerca la fecha del estreno te hace ver el tráiler cada vez que ingresas a su plataforma.

Estrena tantas series nuevas que parece ya no haber público para que las vea. Pocos espectadores (pocos según su criterio), sumado a los excesivos costos de producción: el resultado son sorpresivas cancelaciones; prueba suficiente es lo ocurrido con Sense8 o The Get Down.

Hace más de un año sabemos que la serie The Defenders (uniendo las historias de Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage e Iron Fist) sería una realidad. Pero lo que ocurrirá una vez estrenada es que la emoción durará solo unas pocas semanas, ya que enseguida Netflix volverá a su caballito de batalla, Stranger Things, pensando en su inminente estreno, y continuando con el raid de los jóvenes actores por todos los medios televisivos de todos los países posibles.

Después de leer estás líneas seguro estarás pensando que -al contrario de lo que planteamos- la expectativa se ve aumentada, la muerte del hype no es tal, el estreno de todos estos títulos te llena de emoción, y querés que sea ese día YA. Pero sí, está muriendo la expectativa, porque se ha vuelto efímera y pasajera. Una vez que llega aquello que hemos esperado por años, la emoción no dura nada. Pasa unas semanas en cartel, y luego lo desechamos y pasamos a otra cosa, porque es tanto aquello que estamos esperando que una cosa se superpone con la otra, y finalmente parece que realmente no estamos esperando nada.

Fugaz, volátil y efímero… así es el hype hoy en día, y eso para nosotros es la muerte del hype.