Noticias

Mortal Kombat X: la mejor película de la franquicia

Nota por el 18/07/2016
 

Luego de grandes tropiezos y películas olvidables que la franquicia de Mortal Kombat ha realizado a lo largo de los años, es paradójico que la mejor película de la saga aparezca como modo historia del último juego, que (por cierto) fue aclamado por la crítica. En esta nota te contamos por qué Mortal Kombat X es la mejor película de la franquicia.

mkx

De videojuego revolucionario a vergonzosamente ridículo

Desde su aparición en 1992, la franquicia de videojuegos de Mortal Kombat, creada por Midway Games, se convierte en un elemento transformador dentro de la comunidad gamer. Absolutamente transgresor, adictivo, violento y revolucionario.

Su éxito, con sus más y sus menos, fue siempre en ascenso, especialmente a partir del juego Mortal Kombat (2011) –también conocido como Mortal Kombat 9– que rebooteó la saga completamente. En materia de películas, sin embargo, la cosa nunca salió demasiado bien.

Muchísimas cosas ridículas han salido de la franquicia en un intento de explotarla: películas berretas (sí, te estoy hablando a vos Mortal Kombat: Annihilation), extravagantes tours en vivo, desastrosas cutscenes live-action en algunos juegos y figuras de acción de pésima calidad.

1-mortal-kombat-live-tour

La franquicia nunca se tomó verdaderamente en serio, pero tampoco logró pegarla con una película que sea especialmente buena. Claro, hasta que llegó Mortal Kombat X.

Mortal Kombat X es estúpidamente divertida

Más o menos así va la historia (tranquilos: sin spoilers). Luego de derrotar a Shao Kahn (y rebootear el universo de Mortal Kombat) en el juego del 2011, el modo historia de Mortal Kombat X nos muestra como nuestros héroes (Johnny Cage, Sonya Blade y el ninja ciego Kenshi) derrotan, junto al temperamental dios Raiden, a Shinnok, un Dios que ataca la tierra. Lo atrapan, oportunamente, en un amuleto del que no debería poder escapar nunca. (Énfasis en el “no debería”).

Avanzamos rápidamente 25 años en el futuro y ahora Johnny está canoso y Sonya es la General Sonya. Ah, y tuvieron una hija (Cassie Cage, muy copada, por cierto). Quan Chi, el hechicero de Shinnok, está intentando liberar a su amo. Para complicar las cosas, hay una guerra civil en el Outworld –un mundo oscuro conectado con la Tierra a través de portales– entre un guerrero inspirado en los aztecas (Kotal Kahn) y un grupo de rebeldes.

MortalKombatX_MileenaCaptured1

En el medio de todo este bolonqui aparece una nueva generación de guerreros, listos para patear traseros: Cassie Cage, Kung Jin (primo de Kung Lao), Jacqui Briggs (hija de Jax) y Takahashi Takeda, el asiático requerido para completar a un grupo étnicamente diverso. Juntos tienen que trabajar para salvar al mundo, una vez más…

Entretenimiento puro, entre cameos y peleas

Lo cierto es que Mortal Kombat X tiene una trama tonta donde personajes aparecen y desaparecen sin motivo, las alianzas y traiciones no terminan de cerrar y pequeñas historias se aceleran a través de flashbacks. Hay tantos, pero tantos, personajes, que asustarían al mismo elenco de Game of Thrones. Lo que es más: el diálogo es MALO. Pero tan malo, que divierte.

Si te gusta el estilo exagerado y violento que siempre caracterizó a la franquicia, la película (que es, en realidad, los pedacitos del modo historia del juego) está realmente bien. Y puede verse de forma completa en Youtube (hasta está traducida en español latino):

Hay algo de drama, los personajes tienen conflictos interesantes y la acción está impecable. Llaman la atención las coreografías de peleas bien logradas y el enfoque en diferentes estilos de lucha. Hasta hay trabajos de cámara atractivos y complejos. Todas las peleas están bien animadas, son diferentes una de otra y tienen un ritmo muy dinámico.

Qué importa si no entendemos bien a quién sirve Smoke, o qué demonios es exactamente el semi-dios Rain. Dentro de su propia sencillez, Mortal Kombat X se las ingenia para brindar una aventura memorable, con muchísimo pochoclo en el medio. Y es puro fanservice para los amantes del folkclore que Mortal Kombat supo crear. La película es un placer culposo que me divirtió de principio a fin, y eso no es poca cosa. Nada mejor para sumar a tu sábado a la mañana, acompañando con una chocolatada y cereales.