Peliculas
2 comentarios

La filmografía de Christopher Nolan

Nota por el23/03/2017
 

Siendo uno de los directores más exitosos y emblemáticos de lo que va del siglo, hace más de una década que cada nuevo estreno de la filmografía de Christopher Nolan es esperado con garantía de cierto estándar de calidad.

Viendo cronológicamente la filmografía de Christopher Nolan, se nota a simple vista un crecimiento gradual pero constante en los recursos de los que dispone para contar sus historias. Se le atrevió a varios géneros, siempre con una impecable ejecución técnica y sin miedo a probar distintas formas de narrar, pero su rasgo más característico es saber mantener atrapado al público hasta cuando se sumerge en tramas complejas, que desafían la capacidad de mantener la atención durante toda la película.

Following (1998)

Desconocida para el público masivo, la primera película de la filmografía de Christopher Nolan se grabó con un presupuesto casi inexistente, lo que obligó al equipo a trabajar durante los fines de semana cuando estaban libres de sus otras actividades diarias. Contada desde tres momentos en el tiempo, un joven escritor relata cómo su costumbre de seguir gente que se cruza por la calle al azar para imaginarse sus vidas, lo vincula con un ladrón y una mujer de la que se enamora a primera vista. Aunque tiene un aire bastante amateur, ya se dejan ver algunos de los rasgos que luego se volvieron característicos de su cine, especialmente en su forma de avanzar con la trama revelando sólo la información fundamental a cada paso para mantenernos atrapados.

Memento (2000)

Memento lo puso en la mira de todos y se la suele considerar su primera película en serio. Está basada en un cuento de su hermano Jonathan, con quien luego co-escribiría varias de sus siguientes producciones, antes de seguir su propio camino para guionar y producir las series de ciencia ficción Person of Interest y Westworld. La idea base es una clásica venganza de un protagonista que rastrea al hombre que mató a su esposa y lo dejó gravemente herido, pero aprovechando que debido a esas heridas la memoria del protagonista se reinicia cada algunos minutos esta película está contada ordenando esos fragmentos en sentido inverso, revelándonos la información que lo llevó a la escena anterior pero que él ya olvidó, y poniendo en duda cuanto de lo que el protagonista cree que es cierto realmente sucedió.

Noches blancas  (2002)

Una pareja de detectives son enviados a Alaska para rastrear a un asesino, pero en un confuso episodio uno de ellos balea al otro y decide encubrir el hecho, recibiendo la inesperada ayuda justamente del hombre que está investigando. Conflictuado por la culpa y con su cordura debilitada por la falta de sueño en un pueblo donde nunca se hace de noche, estará en simultáneo de ambos lados del mostrador, mientras busca la forma de neutralizar al asesino sin darle oportunidad de que delate el encubrimiento de su propio crimen.

A primera vista este es el trabajo más convencional de la filmografía de Christopher Nolan. Probablemente tenga que ver que sea una película por encargo, remake de un film noruego homónimo de 1997 y que la adaptación de guión no corrió por su cuenta, pero a la vez retuerce la fórmula clásica del thriller policial para que el misterio de la identidad del asesino y su eventual captura pasen a segundo plano. Se aprovecha de las actuaciones de Al Pacino y Robin Williams, ya en esa etapa de su carrera en que quiso alejarse de la comedia para encarnar personajes más oscuros.

Batman inicia (2005)

El género superheróico había tenido una buena época entre fines de los setenta y principios de los noventa con el Superman de Christopher Reeve y el Batman de Tim Burton, pero las olvidables versiones de Joel Schumacher a mediados de los noventa y la nefasta Catwoman parecían haberle atado un ancla al cuello que no sería fácil de sacarle. La jugada de reinventar a Batman desde una mirada más realista y adulta era arriesgada, pero la trilogía que finalmente estrenó Christopher Nolan está considerada no sólo entre lo mejor del género, también en buena medida es la responsable de que hoy no podamos dar tres pasos sin enredarnos en alguna capa. El nuevo origen del personaje prescindió de muchos de sus clásicos artefactos y habilidades de detective para focalizarse en los traumas del personaje y su entrenamiento en artes marciales, algo que le valió no pocas críticas entre la base de fans más tradicionalistas que al principio no estaban conformes con el ninja-emo que proponía Nolan. La realidad es que el Batman de Bale convenció pero no terminó de enamorar del todo, pero si algo supo hacer Nolan con esta historia es poblarla de personajes secundarios interesantes como el magnífico Alfred que interpretó Michael Caine o el extraño pero interesante Ra’s al Ghul de Liam Neeson que fue el antagonista y maestro de esta primera etapa.

El gran truco (2006)

Basada en una novela del mismo autor de eXistenZ, dos asistentes de un famoso ilusionista de fines del siglo XIX se vuelven enemigos después de que, durante un truco, la esposa de uno de ellos muere en circunstancias que podrían no haber sido accidentales. Se inicia desde ese momento una competencia salvaje entre ambos donde está permitido incluso el sabotaje, hasta que uno de ellos logra realizar un truco que parece imposible y el otro se obsesiona por descubrir cómo lo hace, llevándolo al borde de la locura, dispuesto a lo que sea por reproducirlo. Con una reproducción de época impecable y nuevamente recurriendo a una narración que rompe la linealidad, El Gran Truco no es de las más recordadas de la filmografía Christopher Nolan pero tiene una calidad innegable tanto desde la trama como desde la propuesta visual, que hasta se atreve a incorporar algunos detalles de reminiscencia steampunk.

El caballero de la noche (2008)

Una vez presentada la nueva versión del personaje, quedaba el desafío de poder sostenerlo en una saga, pero esta película entró instantáneamente en la selecta lista de secuelas que superaron a la primera entrega, utilizando una versión muy particular del villano más emblemático del encapotado. La segunda parte de la saga nuevamente limitó las escenas de acción para darle más profundidad a la trama y los personajes, estableciendo definitivamente desde ese momento que los superhéroes pueden ser bastante más que una cosa de chicos. Aunque el riesgo de convertir al clásico bromista sádico en un terrorista anarquista era enorme, el impacto fue tal que opacó por completo al héroe de la película y es reconocido por su gran interpretación hasta por quienes niegan que sea una versión válida del Joker.

El origen (2010)

Ya se había atrevido tímidamente a la ciencia ficción con El Gran Truco, pero esta vez se metió de cabeza en el género con una historia completamente propia, a pesar de la teoría de plagio que circula. En un futuro indefinido existe la tecnología para compartir los sueños entre varias personas, algo que el grupo que encabeza el protagonista de la historia utiliza para robar los secretos mejor guardados en el subconsciente de poderosos empresarios, en lo que es la vanguardia del espionaje corporativo. Una vez más la trama parece simple pero el mayor atractivo reside en el universo que la rodea, tanto por las oníricas secuencias de acción que desafían las leyes de la física como por el continuo cuestionamiento que se hace sobre los alcances de la percepción para determinar lo que es real y lo que no, un tema siempre interesante para que aborden las películas sobre los sueños.

El caballero de la noche asciende (2012)

Todo lo que sube termina bajando y al cierre de la saga le habían quedado unos zapatos enormes que llenar, con poco margen para seguir subiendo la apuesta. Hay que decir que llegado a este punto Nolan deja la sensación de estar tan cansado de Batman como el propio Bruce Wayne, algo que se deduce de una historia tosca y un villano poco carismático que no termina de convencer nunca. Del realismo con el que se había distinguido en un principio quedó poco. Lo que entra en conflicto con el tono de la película que no cambia de forma acorde; por otro lado el contenido político que tenía sentido cuando el vigilante se enfrentó a un anarquista, no se sostiene con un nuevo antagonista de discurso filofascista, que no está tan en las antípodas del protagonista, salvo por algunos ribetes populistas de Bane con los que difícilmente concuerde el billonario. Sin embargo, aunque no estuvo a la altura de las expectativas tuvo suficiente éxito como para marcar el tono de las siguientes películas que encaró DC, especialmente el reboot de Superman, para el que el mismo Nolan fue convocado para asistir en el desarrollo del guión.

Interestelar (2014)

Después de una carrera sin un solo fracaso los estudios parecen más que dispuestos a tirarle bolsas de dinero a cualquier proyecto que encare el director. Algo que él aprovechó para llevar adelante un ambiciosa película de exploración espacial que visualmente deja con la boca abierta a cualquiera, con su ejecución técnica y los entornos creados para cada planeta que visitan. Lamentablemente eso significó que descuidara otros aspectos más emblemáticos de su obra, por lo que una vez que la pirotecnia visual se desvanece la historia de Interestelar resulta bastante intrascendente e insostenible en una película tan larga, haciendo demasiado foco en la ciencia más dura pero dejando a la trama con una linealidad exasperante, que aburre con giros previsibles y personajes chatos con los que es difícil generar empatía. Aunque al menos podría quedar el consuelo de creer que a Matt Damon le sirvió de práctica para hacer The Martian el año siguiente.

Dunkirk (2017)

Pocos directores han tenido un nivel de efectividad tan alto, por lo que es inevitable que esperemos con ansias la próxima adición a esta filmografía de Christopher Nolan. Aunque eligió un tema bastante gastado en el cine como es la Segunda Guerra Mundial y sabemos que no tendrá grandes escena de violencia por su rating PG-13, siempre tenemos esperanzas de que su sello personal le dé una vuelta de rosca interesante al género y que después de semejante trayectoria todavía le queden ideas para contar y mostrar.

¿Cual es tu película favorita de la filmografía de Christopher Nolan?